Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Torrente, el vengador español

Por Javier Fernández López

Créanme que esta cinta no requiere de una crítica extensa ni un análisis profundo, no por lo típico que suele decirse de una película de estas características, pues la saga Torrente fue, es y será siempre cine de culto le pese a quien le pese. Porque pocos personajes duran en la gran pantalla tantos años. Santiago Segura dio con la fórmula para crear una franquicia de éxito, basada en la más superficial morbosidad de ver a los personajes más célebres del panorama español juntos en un mismo producto.

El problema latente en Torrente 5: Operación Eurovegas es que el cambio de género no le ha sentado demasiado bien. La película en sí misma no es un mal producto. Todo lo contrario, está rodada con tal fluidez que se hace sumamente entretenida. No obstante, le ha faltado algo más de metraje para que la acción no sea tan precipitada. Se nota, a su vez, una bajada de presupuesto. O quizá ha tenido más, ya que servidor aquí presente en realidad desconoce las cifras que se han movido en la producción de esta película, pero a priori no dudaría en decir que esta película carece de las cotas de calidad audiovisuales de su predecesora.

torrente5_2

Una de las grandes ausencias del film es precisamente uno de sus elementos más reconocibles: los créditos de inicio. La presentación de una película de Torrente venía acompañada de una cómica parodia de las cintas de 007, siempre muy picante y ciertamente divertida. Ahora vemos una intro de animación tradicional, que si bien tiene una estética que acerca más la película al estilo de la primera entrega, también puede dejar bastante frío al seguidor tradicional de la saga.

La película no deja de tener buenos gags y chistes, pero falla en el hilo argumental principal. Otros personajes están mal aprovechados y lo cierto es que faltan muchos cameos, se esperaba mucho más en este campo. Eso sí, ha sido todo un placer ver a Angy Fernández o a Alec Baldwin.

También resulta entrañable ver a personajes de películas anteriores, pero siendo sinceros, ha faltado un poco más de libertad en el guión, Segura se ha centrado mucho en el atraco, no dejando lugar a situaciones más secundarias y cómicas que habrían ayudado a mejorar la calidad de la cinta. Y una sensación que se lleva este espectador es que no se ha visto tanto al personaje de Torrente como al propio Santiago Segura, y es que no se ha visto tanta diferencia entre el Santiago Segura que seguimos disfrutando en el programa Tu cara me suena con el que se muestra en Torrente 5: Operación Eurovegas. En definitiva, no es una mala película pero ha dejado mucho que desear. Podría haber sido mucho, muchísimo mejor. Espero con ilusión una sexta entrega que haga desaparecer este sabor amargo. Me despido, eso sí, deseándole larga vida al personaje de Torrente. Saludos.

Escribe un comentario