Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Tormenta aconsejable a pesar de su artificialidad

Por Enrique Fernández Lópiz

La película cuenta la aventura de un barco de pesca enfrentado a una tormenta impresionante a la que llaman la “tormenta perfecta”, por la confluencia de factores que la hacen ser una tormenta de colosales dimensiones. La novela en la que se inspira el film, se basa en un hecho real con pescadores de pez espada de la localidad de Gloucester, Massachustts, EE. UU. El suceso ocurrió entre el 24 y el 31 de octubre de 1991. Hombres muy compañeros bajo un liderazgo fuerte, arriesgando por el negocio pesquero, afrontan la gran tormenta para salvar la carga que llevan en la bodega. A cambio se ven expuestos y azotados por olas de veinticinco metros.

El director Wolfgang Petersen embarca al espectador en un viaje emocionante, en una historia dramática, dura, de valentía y arrojo, propia de los aguerridos hombres de la mar. Tiene un guión bien construido de Bill Wittliff, adaptación de la novela del escritor norteamericano Sebastian Junger, The Perfect Storm: A True Story of Men Against the Sea de 1997. La lucha entre la tripulación de la embarcación de nombre Andrea Gail -capitaneada por Billy Tyne (George Clooney), un veterano con poca fortuna de capturas en las últimas salidas-, y las poderosas fuerzas de la naturaleza desatadas en esta supertormenta, es épica.

Cuenta el film igualmente con una música acorde con la historia, de James Horner, y una gran fotografía de John Seale. Es igualmente destacable la calidad de los efectos especiales, aunque a veces pequen de cierta artificialidad y solo al final y ya tarde, intenta lo imposible: emocionar. Así, escribe Holden: En sus escenas finales, la película intenta desesperadamente provocar un nudo en el estómago al estilo de ‘Titanic’, pero es demasiado poco y demasiado tarde, y parece ‘forzado’, a pesar de la química que Mark Wahlberg y Diane Lane aportan en sus papeles de una joven pareja salvajemente enamorada.”

la-tormenta-perfecta2

El reparto es excelente y está encabezado por el buen trabajo de George Clooney, Mark Wahlberg y Diane Lane, muy bien arropados por un gran equipo de actores de reparto como John C. Reilly, William Fichtner, John Hawkes, Allen Payne, Mary Elizabeth Mastrantonio, Karen Allen, Cherry Jones, Bob Gunton, Cristopher McDonald, Michael Ironside y Rusty Schwimmer.

En 2000 consiguió: 2 nominaciones al Oscar: Mejor sonido y efectos visuales. Premios BAFTA: Mejores efectos especiales. Nominada a mejor sonido.

A pesar de todo, el film no deja de ser un tanto simple y no atrapar al espectador, siendo que las emociones fuertes vienen al final, tardías y un poco forzadas. Como apunta Mc Carthy: El hilo emocional de los sucesos nunca te atrapa, resultando una película en la que te preguntas menos por el destino de los personajes, y más por cómo los actores tuvieron que pasar tanto tiempo del rodaje empapados.”

Sin embargo, no hay que quitarle su mérito. Como escribe Kurt: Petersen nos embarca en un viaje apasionante, consiguiendo sumergir al espectador en la dramática odisea de una gente sencilla y luchadora; ellos (los hombres) enfrentados a la naturaleza, ellas, a la angustiosa espera. En definitiva, una excelente superproducción que merece -y mucho- la pena”.

Sin ser la gran película de tormentas o acontecimientos naturales, no obstante pasa el corte como para que yo la recomiende para pasar el rato, desde mi modesta opinión. Al fin, es un film bien construido que ofrece sensaciones puras en un relato real y duro, como tantos que les ocurren a los hombres y mujeres que trabajan en la mar. Así y todo, no deja de ser una película de palomitas y refresco sin más pretensión que entretener.

Tráiler aquí: https://www.youtube.com/watch?v=gVwuy-4TzU8.

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Escribe un comentario