Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Tonto y compañía

Por Rodrigo Aliende

Los ejecutivos de la Disney no son tontos. Necesitaban un nuevo éxito en el género de las aventuras, algo similar al que tuvieron con Piratas del Caribe, y tenían a Gore Verbinski y Johnny Depp disponibles. Uno más uno… Además, Verbinski viene de ganar un Óscar a mejor película de animación con un western (Rango) y tenían la licencia de El llanero solitario para resucitar. Dos más dos… El problema es que cuando uno intenta forzar la maquinaria hay veces que se rompe.

Este nuevo llanero solitario tiene muchos lastres. El primero y más obvio es la duración del metraje. ¿Dos horas y media para una película de este tipo? Antes de entrar en la sala del cine ya me parecía exagerado y cuando salí se confirmaron mis temores. Al menos, en los últimos veinte minutos, el director saca la artillería pesada y deja con buen sabor de boca al terminar.

La pareja protagonista tiene dos problemas: uno se llama Johnny Depp y otro Armie Hammer. Después de su papel como Jack Sparrow, Depp se ha quedado muy encasillado en ese tipo de personajes y resulta difícil coger uno nuevo y darle una personalidad totalmente diferente a la del pirata. Aunque no consiga esto, sí es cierto que ya no se le notan tanto los ademanes de Sparrow. Por otro lado, Hammer no tiene suficiente peso para equilibrar la balanza y Depp se lleva todas las miradas sin quererlo. Además, la química que hay entre ambos actores roza el cero.

llanerosolitario2

En cuanto a personajes secundarios, William Fichtner sobresale por méritos propios como un villano feo y visceral. Helena Bonham Carter está para rellenar el cartel, porque apenas aparece diez minutos como una madame pelirroja.

El llanero solitario es un intento de cinta de aventuras, que se queda a medias en tanto a la acción como el humor, con un Johnny Depp a medio gas y un Armie Hammer incapaz de soportar el peso del protagonismo. La fotografía de Bojan Bazelli y la banda sonora de Hans Zimmer hacen algo más amenas de ver las dos largas horas y media que dura. Además, Disney debería revisar el presupuesto (más de los 215  millones de dólares previstos), porque no dedicaron gran parte de él a los efectos especiales, de muy dudosa calidad.

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Escribe un comentario