Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Thriller para pasar el rato

Por Enrique Fernández Lópiz

Relata la película Al borde del abismo (2012) las desventuras de Nick Cassidy (Sam Worthington), antiguo policía encarcelado injustamente y que logra huir para dirigirse al Hotel Roosevelt de Nueva York. Una vez allí se sube a la cornisa de un alto piso amenazando suicidarse ante la gran expectación del gentío que se agolpa abajo, y sobre todo frente a la zozobra de ciertos personajes que guardan grandes secretos. Paralelamente, se desenvuelve un plan urdido de antemano entre Nick y su familia para desenmascarar a quien se lo ha quitado todo.

Aunque sé que no tiene buenas críticas, sin embargo yo opino que este film te mantiene colgado de la cornisa, o sea sentado en tu butaca todo el metraje, pues se trata de un complejo rompecabezas con ritmo y tensión. No diré que es la gran película de siempre jamás, pero es enérgica, intensa, absorbente, y en su recorrido desde que Worthington se cuelga de la cornisa del Hotel, hay de todo un poco: el robo de un diamante, un pasado a esclarecer, una estupenda y comprensiva negociadora de la policía de corazón disponible y con la mejor buena voluntad, la gente abajo expectante, etc.; lo que no quita para que tenga sus ingredientes de inverosimilitud. Pero bueno, digamos por ahora que el cine es ficción.

albordedelabismo2

La dirección de Asger Leth en su ópera prima es más que aceptable, con buen guión de Pablo F. Fenjves, a lo cual que acompaña una música bonita de Henry Jackman y una fotografía estupenda de Paul Cameron. El montaje es muy acertado y el reparto lo califico de bueno, sobre todo las interpretaciones de Sam Worthington y Elizabeth Banks, así como el resto de actores que acompañan con profesionalidad la acción y la intriga de esta cinta; actores y actrices de reparto estupendos como Edward Burns, Kira Sedgwick Jamie y Ed Harris, actores que en su momento brillaron con luz propia; y les acompañan Jamie Bell, Titus Welliver, Anthony Mackie, Genesis Rodriguez (una sensual latina que goza de generosos planos en este film, hija por cierto de José Luis Rodríguez “El Puma”), William Sadler, Erryn Arkin, Geoffrey Cantor, Jabary Gray, Joe Urban y Elizabeth Logan.

La película tiene su “puntito” de plus por cuanto hay misterio y el sano afán de parte del espectador de que las cosas queden claras y emerjan los malvados que son los verdaderos culpables en este thriller tenso y entretenido, y no el pobre poli que fue encarcelado injustamente.

Aunque desde mi opinión Leth con esta película no pasa de ser un buen artesano de la cosa, sin embargo no hay que negarle que, como escribe Batlle, es un director que demuestra tener oficio (una correcta puesta en escena que combina el uso de grúas y de efectos visuales), que sabe dosificar las sorpresas y plantear los giros de la trama, que sostiene el suspenso (qué mayor tensión que un hombre que está todo el tiempo a punto de lanzarse al vacío) y que encuentra en el ascendente Sam Worthington, una suerte de nuevo Russell Crowe.

En resolución, es una película con su ramalazo hitchcokiano, con su grado de tensión conveniente, su punto de cara dura y un final feliz en familia. Por lo tanto, si no la has visto, te la aconsejo a modo de distracción, como thriller policíaco de acción, con buena puesta en escena y divertida… pero no la analices en exceso.

Escribe un comentario