Image Image Image Image Image Image Image Image Image

The Wolverine

Por Javier Burbano

Más que garra una buena precuela…

Luego de la muerte de Jean Grey (Fanke Janssen), un Logan (el ya imprescindible Hugh Jackman) sumido en el ostracismo y la culpa es contactado por Yukio (Rila Fukushima) empleada de Yashida (Hal Yamanouchi) un magnate japonés que quiere pagarle una importante deuda junto antes de morir. Esto involucrará a Logan en un entramado de poder y peligrosos líos familiares.

Luego de las pésimas críticas recibidas por X-Men Origines: Wolverine, para mí un poco exageradas, vuelve en solitario el carismático héroe de las garras de adamantium esta vez bajo la dirección de James Mangold, en una historia desarrollada casi totalmente en tierras japonesas. Lo primero que hay que decir es que este detalle aparta la historia de los tópicos tradicionales del cine de superhéroes, siempre nacionalistas y hasta con tinte político norteamericano. Creo que eso me predispone un poco frente al Capitán América; lo que desde mi punto de vista da frescura e independencia al metraje. Por otro lado, Mangold se las ingenia para que la cinematografía saque réditos del paisaje porque utiliza con un efectismo medido y equilibrado el colorido de las ciudades y tradiciones niponas, lo que contrasta con la rudeza y desparpajo del protagonista, que vale decir no veo encarnado en nadie más que Hugh Jackman –caso similar al de Christian Bale en Batman-. Aunque dicho contraste dio pie a uno que otro chiste irregular, esto era inevitable en pro de no “oscurecer” mucho la historia del mutante a niveles “nolanianos”.

Aunque parece que la película tiene la pretensión de aproximarse a los problemas existenciales del personaje, ésta parece ser una intención timorata -y por tanto desaprovechada- o más bien un sofisma pues el recuerdo de Jean Grey es más bien un elemento cuyo objetivo es tener un hilo conector con la trilogía X-Men y con lo que se nos viene en Days of the Future Past. Sin embargo, esto en todo caso no evita el disfrute de la película, y creámoslo o no estamos ante una precuela que a la vez es secuela.

lobeznoinmortal2

En cuanto a las esperadas escenas de acción, destacan los impecables efectos visuales de la escena inicial y de la escena del tren bala, un par de verdaderas joyas mucho más discernibles que mas de una set piece vista en otras mega-películas como Man of the Steel –lo siento si hiero susceptibilidades kryptoniananas- y al nivel de los de Star Trek: Into the Darkness. Pero también hay escenas menos fantasiosas muy bien hechas, como la protagonizada por los Yacuza que en medio del caos suscitado resulta trepidante, a pesar de la falta de habilidad de Mariko (Tao Okamoto) nieta de Yashida y la damisela en problemas de turno, bueno, viendo su físico, como culparla.

Aunque el guion gotea en uno que otro rasgo no tan relevante y uno queda esperando una poco más de maldad de la villana Viper (Svetlana Khodchenkova), se acepta que su mérito además de ser una femme fatale espectacularmente bella es hacerle muy incómoda la vida a Wolverine sin necesidad de puñetazos o metralletas, pues es una científica que tiene claro que ese tipo de cosas no le hacen daño y más bien ponen en ebullición sus elevadas reservas de testosterona. Otro aspecto al que quizá le falto un poco más de afilado fue al de la relación de Logan con sus contrapartes niponas, aspecto que hubiera podido explotarse un poco más, en especial con Mariko.

En resumen la película supera con creces a su antecesora, resulta un homenaje visual a Japón y su cultura, y constituye un refrescante punto aparte ante más de un blockbuster visto este verano, pues es consistente y equilibrada sin hacer un uso hiperbólico de chorros de hemoglobina, “kabooms”-salvo el inicial que es brutal- y sin “humanizar” demasiado -como se podría esperar dado el tráiler- a este súper-mutante cuyo carisma rebosa de eso precisamente…ser muy humano. Cumple entonces con su objetivo de entretener con eficiencia y darnos un abrebocas de lo que viene en el universo X-Men. Así que ni por el carajo se vayan del cine sin ver la escena postcréditos. Un buen geek se emocionara al verla y hará cuentas rápidas para que llegue 2014.

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Comentarios

  1. Adrian Pena

    Como ya dije en mi crítica, decepción total. Todo está en el trailer ampliado durante dos horas. Darren Aronofsky debería haber sido el director, hubiera hecho una gran película. Habrá que esperar a 2014 y la X-men de Bryan Singer.

  2. Javier Burbano

    Creo que entre tanta irregularidad de los blockbusters de la temporada, esta película distingue como una propuesta alejada del mainstream, exageradamente humanizador y exageradamente efectista, pero respeto tu opinión Adriana. En cuanto a lo de Aronofsky, creo que es un gran director pero no lo veo sometido a los caprichos de un estudio como Fox, pues su visión de Logan si que hubiera sido profundamente psicológica y hasta filósófica, es decir para un número más limitado espectadores

Escribe un comentario