Image Image Image Image Image Image Image Image Image

The purge

Por Manuel G. Mata

La noche de las bestias

No soy muy amante de este tipo de cine, ya que lo considero previsible en extremo y, casi siempre, con un final desconcertante y que suele tirar por tierra todo lo vivido anteriormente, no obstante, la temática de The Purge: La noche de las bestias, me atraía. Estados Unidos es un país próspero, sin crisis, con una tasa de paro de un 1% y con una tasa de criminalidad casi inexistente, y todo porque la gente libera su odio y su ira durante una única noche al año, la noche de la purga, en la que el asesinato y la violación son legales. ¿Qué pasa durante esas doce horas de libertad extrema? Que la gente se pone las botas, vaya si se las pone, y desde el punto de vista narrativo, creo que es indiscutible que ahí hay un filón con bastante chicha, pues desde el minuto uno la cinta nos plantea un debate ético y moral que nos afecta a nosotros mismos ¿Seríamos capaces de matar a alguien sabiendo que las consecuencias serían únicamente psicológicas ya que no nos condenarían por ello? ¿Seríamos capaces de matar si viésemos que nuestra familia está en peligro? ¿Mataríamos a una persona inocente simplemente porque supone una amenaza para nuestra vida o la de nuestros seres queridos? Mejor guardarse la respuesta, que luego te tachan de algo que no eres.

La película parte de una idea más que interesante, muy atractiva, las imágenes de gente asesinando a otra a través de cámaras de vigilancia mientras la música clásica inunda la sala ya nos hace ver que lo que vamos a ver en pantalla quizás no sea agradable, tal vez violento y salvaje, pero estas imágenes ya nos aprieta el corazón, nos pegan las manos a los reposabrazos y la columna a la butaca, por lo que uno de los objetivos de la cinta ya está cumplido con creces (Ya se cumple al entrar en la sala tras haber leído la sinopsis): captar la atención del espectador.

Creo que es indiscutible que la cinta consigue con creces su segundo objetivo, que es mantener la tensión narrativa durante todo el metraje, desde el principio hasta al final, pues el desarrollo de los acontecimientos nos mantiene totalmente hipnotizados, y la presencia del debate moral que anteriormente mencionaba sigue ahí, no obstante, creo que a la película de James DeMonaco le falta algo.

No me gusta juzgar las interpretaciones ya que he visto la película doblada, no obstante, la cinta cuenta con un reclamo en pantalla de éxito como es Ethan Hawke y con la guapísima Lena Headey (la malvada Cersei Lannister de Juego de tronos) actores curtidos de sobra en el cine, por lo que saben llevar a buen puerto la construcción de sus personajes que, por cierto, son los mejor construidos, ya que el resto tienen muchas carencias. Los hijos del matrimonio (La hija mayor interpretada por Adelaide Kane y el hijo menor por Max Burkholder) tienen muchos huecos, parecen que no saben de qué va la noche de La Purga, a pesar de contar con un padre experto en temas de seguridad y que les explica el origen y el motivo de esa noche por activa y por pasiva, advirtiéndole en todo momento de su peligrosidad. Sigue surgiendo el debate ético entre padres e hijos, intensifica de alguna manera todo lo que vemos en pantalla, pero el desarrollo de los acontecimientos hace que cojee el resto de la cinta, principalmente por dos motivos: la puesta en escena y la construcción de los antagonistas.

thepurge2

Toda la trama se desarrolla en una única localización, lo cual eso no es problema, pues a pesar de las carencias que puede presentar rodar en un único punto, lo cierto es que no impide que la cinta tenga ritmo y sea dinámica, pero hace que muchas cosas pierdan credibilidad. Vale que es un casoplón de ensueño, pero si se escucha un disparo, o varios, o incluso gritos, creo que cualquier persona puede detectar el origen de dicha fuente, más aun si eres el dueño de la casa, y dejar de lado eso influye negativamente en la trama y en la percepción que tiene el espectador sobre los acontecimientos. Por otro lado, nos encontramos a unos antagonistas construidos de una manera salvaje. La noche de La Purga, en teoría, nace para “purificar nuestras almas”, no para liberar al psicópata que todos llevamos dentro. Una cosa es purificarse, y otra cosa es cargarte a un colega como el que se come las palomitas: sin ton ni son. No haber dotado de humanidad a los antagonistas, por muy hijos de puta que sean, también hace que lo visto en pantalla chirríe.

Conclusión: Hay buen material, hay una historia potente, atractiva, con su invitación a la reflexión y a la ensoñación, pero hay algo que le falta, hay cosas mejorables y que hubiesen funcionado mejor. Me ha gustado, me ha mantenido pegado a la butaca sin apenas pestañear, pero me ha dejado un sabor agridulce.

Manuel G. Mata

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Comentarios

  1. Sara Márquez

    El planteamiento de esta película me parece magistral.

Escribe un comentario