Image Image Image Image Image Image Image Image Image

The Prince

Por Alejandro Arranz

-Una película terriblemente mala; no se salva ni el reparto y en 93 minutos no hay absolutamente nada que merezca la pena ver. Al menos el cartel está chulo.
-Una de esas copias formato serie B con cameos para engañar en taquilla, carente de ritmo y calidad. Hasta las escenas de acción son una desfachatez.

En una semana con tal número de estrenos y en la que además volvemos a tener la magnífica “fiesta del cine” para poder visionar películas atrasadas, es evidente que nuestro trabajo se ha complicado mucho, por esa razón mis críticas semanales verán reducida su extensión para poder tener más tiempo con el que analizar el máximo número de estrenos posibles. No sé si conocéis el trabajo de Brian A. Miller, un director que se caracteriza por entregar películas de poco presupuesto y aún menos calidad que nos llaman la atención por los interesantes “cameos” que aparecen en ellas, ese tipo de cine que ya prácticamente es un género en si mismo, que con un trailer minimamente decente e intentando hacer creer a los espectadores que el Bruce Willis de turno va a salir más de 3 minutos se las arregla para subsistir, si es que se puede usar ese adjetivo pues cada año salen cientos de películas con estas propiedades, se hacen rápido y de cualquier manera, no necesitan grandes sumas monetarias y si consiguen estrenarse en el cine en lugar de salir directas a dvd pues mejor que mejor para los responsables. En esta ocasión la cosa pintaba mejor de lo habitual aunque los que ya llevamos un tiempo en ésto estamos completamente desengañados, de todas maneras había ciertos detalles que podían hacer interesante esta típica y trillada historia de venganza. Saltémonos nombres irrelevantes que ni le van ni le vienen a nadie y hablemos del supuesto reparto, encabezado por un inexpresivo Jason Patrick, al que acompañan Bruce Willis, John Cusack, Jessica Lowdes y Curtis “50 Cent” Jackson.

theprince2

El filme de Miller tiene el logro de ser mejor que su trailer, algo sorprendente sin duda alguna, más aún cuando hablamos de este tipo de películas, sin embargo fuera de ese mérito no tiene ninguna otra cosa interesante que aportar. Es un pastiche cutre y deprimente de otras películas como Venganza o Cara a Cara, una serie B realmente mala que cuenta con un aburrido cameo de Bruce Willis, malas interpretaciones, un guión terrible y una dirección horrosa, al igual que el montaje, el maquillaje y básicamente todo lo que rodea la cinta. Puede que si no habéis visto esto muchas veces (algo difícil) y tengáis un nocivo sentido del gusto os parezca entretenida, o en un nivel algo menor le notéis el ritmo en alguno tramos, pero la verdad es que es una porquería de principio a fin. Comienza tontamente y directa al grano, dibuja sus personajes-estereotipos en a penas dos frames y plaga el guión de chascarrillos y frases lapidarias que provocan vergüenza ajena. No es sólo una copia impersonal sino que está realmente mal hecha, casi todo lo que la cámara captura es irrelevante ya que la trama se podría zanjar en a penas 10 minutos, el resto es paja y momentos absurdos que desconciertan por completo al espectador.

Patric, sin el carisma de Neeson, se pasea cual fantasma soltando -y repitiendo- las ignominiosas frases del guión y matando a cualquiera que se le ponga en medio, la subtrama de Willis que era la idea más interesante se queda en nada y él en 3 minutos sobreactua lo que puede, Cusack se salva relativamente del desastre y el resto pues tan malos como os podáis imaginar. Lo único resultón que podéis encontraros es ver a Bruce Willis ejerciendo de villano de la función y un monólogo de John Cusack que aunque se debate sobre si resultar patético finalmente se convierte en el mejor momento-diálogo de la película. Ahí tienes a esos actores tan malos haciendo esas cosas tan típicas, soltando esos diálogos tan trillados y absurdos, en esos lugares tan habituales, y para colmo la dirección es bochornosa y el trabajo de montaje aún peor, y no es que todo sea típico y malo sino que ni siquiera logra entretener lo más mínimo. Incluso las escenas de acción que son uno de los pocos mínimos que deben cumplir este tipo de cintas son de cachondeo, están terriblemente mal rodadas, no tienen energía, no son creíbles y mucho menos divertidas, y que la gente sepa que los chinos no tienen porque saber dar patadas, los malos no tienen porque dar discursos eternos y desde luego que un mafioso no es lo mismo que Jason Bourne. Para colmo el final es una basura incluso mayor que el resto de la película.

En definitiva, que con el desorbitado número de estrenos de esta semana no deberíais malgastar vuestro tiempo ni vuestro dinero en semejante chorrada, la cual no es la nueva película de Bruce Willis ni tampoco la nueva de John Cusack, sólo es un horrendo pastiche de serie B sin la más mínima calidad, y una de las peores películas que me he llevado a la boca este año.

Alejandro Arranz

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Escribe un comentario