Image Image Image Image Image Image Image Image Image

The Monster Squad, cuando Fred Dekker estampó su huella

Por Miguel Ávalos

En el año 1987 Fred Dekker, un cineasta enamorado de los clásicos monstruos de la Universal, decidió dar un homenaje a sus personajes favoritos y filmar una película con todos ellos reunidos. Así nació The Monster Squad, traducida en España como Una Pandilla Alucinante.

En una misma sopa nos encontramos con Drácula, El monstruo de Frankenstein, El hombre lobo, La Momia y La criatura de la laguna negra. El primer mérito que se le debe atribuir a Fred Dekker y a “su monstruo”. Otro mérito es el hecho de que Dekker supo muy bien escoger a las personas encargadas de ser los brazos diestros en su proyecto. Dos buenas referencias de ello son Bruce Broughton para la banda sonora y el mítico Stan Winston para los efectos especiales y un muy original diseño para todos y cada uno de los monstruos.

The Monster Squad no tiene precisamente el guión más sobresaliente, tampoco rompe barreras en cuanto a efectos especiales y en lo que respecta a presupuesto mejor no compararla con la inmensa mayoría de las producciones decentes de Hollywood. Vamos que no es la peli ochentera más lúcida. Sin embargo algo tiene, algo que le ha permitido sobrevivir en el tiempo, junto con otras películas de los 80 que están por encima de ella. Algo que la hecho acreedora de la etiqueta “película de culto Serie B”. Quizás el motivo, aparte de la reunión de estos 5 personajes míticos, sea esa mezcla casi perfecta de aire tenebrista y espíritu teenager ochentero que almacena y que la única manera de no añorarlo es tener a buen recaudo esta clase de cintas en nuestra filmoteca, pues para quienes vinimos al mundo en dicha década fueron las películas de nuestra tierna infancia y ¿Qué mejor manera de eternizarla que el conservarlas o volverlas a adquirir en DVD o Blu Ray?

Otro aspecto vital de The Monster Squad es el argumento, cuanto menos curioso y que puede plantear distintas preguntas a quienes vean este film.

Las fuerzas del bien y del mal fluctúan constantemente, tan solo una vez cada siglo están en equilibrio y se desafían para proteger al mundo y para conquistarlo respectivamente. Dicho equilibrio gira en torno a una especie de joya conocida como “el amuleto”. Quién o qué lo forjó es todo un misterio, al igual que cómo, cuándo y dónde. Sin embargo sabemos lo más importante, porqué. También sabemos que este objeto es, en términos generales, benigno. Una especie de talismán que ahuyenta el mal y en 9,9 de 10 ocasiones indestructible. Si quienes representan al bien se apoderan de él antes que sus rivales, tienen dos opciones de derrotar al mal:

  1. Cada siglo al dar las doce de la noche El Amuleto se torna vulnerable y puede ser destruido, de esta manera el bien será el que prevalezca.
  2. Un pasaje que, recitado al pie de la letra y en alemán por una muchacha virgen, abrirá un agujero en el limbo. El Amuleto liberará todo su poder formando una especie de vórtice o remolino capaz de tragarse todo a su alrededor. Este pasaje debe ser recitado también al dar la media noche. Esta es la opción por la que las fuerzas del bien se decantan.

monstersquad2

El representante de las fuerzas del mal en el siglo XIX es aquel conocido en un principio como el Príncipe Vlad el empalador” y posteriormente como el Conde Dráculael rey de los vampiros”. Mientras que por las fuerzas del bien tenemos a Abraham Van Helsing (interpretado por Jack Gwillim, un mítico actor inglés de Teatro) , erudito Doctor en Filosofía y Metafísica y cazador de vampiros y monstruos en su tiempo libre. Es precisamente en este siglo donde el prólogo nos traslada. Van Helsing y sus hombres, en compañía de una adolescente virgen, logran entrar en el castillo de Drácula. Después de algún sustillo, el ritual se efectúa y el vórtice es abierto, sin embargo la victoria no es completa pues la joven recibe como recompensa a sus esfuerzos convertirse en su primera víctima y dos de los hombres de Van Helsing no tardan en seguir el mismo camino. Drácula ni se molesta en aparecer por allí y la suerte de Van Helsing es todo un misterio. Así finaliza un prólogo muy interesante, pero que genera más dudas que aclaraciones.

Han pasado 100 años y una nueva batalla entre las dos fuerzas está a punto de comenzar. Por parte de las fuerzas del mal el susodicho escuadrón de los monstruos encabezados nuevamente por Drácula (Duncan Regehr). ¿Y por parte de las fuerzas del bien? pues lo creáis o no, nuestro destino está en manos  de un grupo de muchachos amantes de los monstruos de toda clase, no en vano se hacen llamar “La pandilla del monstruo”  y como en cualquier grupo que se precie no puede faltar ningún tipo de perfil. Tenemos al líder mandón Sean (André Gower). Al segundo de abordo Patrick (Robby Kigger) que siempre le lleva la contraria al menos en los temas referentes al hombre lobo. Tenemos a Horace (Brent Chalem) el gordo de la pandilla, blanco de los matones de su colegio y apodado por amigos y no tan amigos “el cebao”. Tenemos a Rudy (Ryan Lambert) el chulito, ligón y más mayor del grupo. También está Eugene (Michael Faustino) el más miedoso y joven del grupo. Por último y no menos importantes tenemos a los fichajes de última hora, “el ogro alemán” (Leonardo Cimino) un personaje vital y también a Phoebe (Ashley Bank) la hermana pequeña de Sean y muy clave para una incorporación sorpresa y el propio desenlace. Amén de que en toda gran pandilla no puede faltar el perro: Pit.

The Monster Squad es una película que almacena ese espíritu aventurero de los 80 que, quienes nos hemos criado con él, lo adoramos y adoraremos de aquí a la eternidad. Si bien es cierto que no es precisamente la película perfecta de su década, igual de cierto es que ¡ni falta que le hace! puesto que al contrario de muchas superproducciones, ese no es su objetivo. Su objetivo es entretener y lo cumple a rajatabla. Es lo que promete y es lo que da. Gracias a esta y al resto de sus virtudes The Monster Squad se ha ganado no solamente sobrevivir al tiempo, sino también ser considerada un culto de serie B. Enhorabuena Fred Dekker.

PROS

  1. Interesante homenaje a los míticos monstruos de la Universal.
  2. Gran mezcla de aire tenebrista y espíritu teenager made in los 80.
  3. Las escenas duran lo justo y necesario para no exasperar al espectador y a la espectadora.
  4. El clímax final, todo un ejemplo de resolución efectiva con escena mítica incluida.
  5. Muy meritorio y original diseño de todos y cada uno de los monstruos.
  6. La banda sonora, todo un deleite para los oídos……………..

CONTRAS

  1.  ………………Si no fuese por las dos canciones “poperas”, mención muy especial para la de los créditos finales.
  2. Protagonismo muy desigual de los monstruos. Mientras que Drácula, El monstruo de Frankenstein y El hombre lobo se llevan la mejor parte del pastel, La momia y La criatura de la laguna negra pasan a un muy segundo plano.
  3. Algunas escenas rozan el ridículo. Una verdadera lástima.
  4. El prólogo: Tiene muy buenas intenciones, pero confunde más que aclara.

Posdata: Sacadme de dudas: ¿EL HOMBRE LOBO TIENE PELOTAS?

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Comentarios

  1. Miguel Ávalos

    http://brandedinthe80s.com/13592/the-lost-pieces-of-the-monster-squad
    Interesantes revelaciones acerca de los 13 minutos de metraje que el amigo Fred Dekker tuvo que cortar.
    Ahora todo está mucho más claro en comparación. Trozos de guión incluidos por cortesía del propio Fred Dekker.

Escribe un comentario