Image Image Image Image Image Image Image Image Image

The Master(class)

Por Diego Bordonau

LO MEJOR DE 2012

Como explica el anglicismo, masterclass  es una clase magistral dictada por un experto en la materia, dándose aquí estos requisitos que yo considero lo son porque Paul Thomas Anderson hace con The Master, una obra estilísticamente perfecta, narrativamente compleja, siendo el mejor trabajo de dirección del año, dándonos esa lección que todo cinéfilo debería apreciar ya en el minuto uno de su visionado, lástima que no sea tan redonda como su anterior cinta pero sin duda es CINE con mayúsculas.

La cinta no consiguió lo esperado por muchos, entre los que me encontraba, quedándose sólo en el plano actoral como reconocimiento, dejando de lado la impactante dirección, el conseguido guión, el perfecto montaje, la excelente fotografía y la especial música del integrante del grupo alternativo Radiohead, Jonny Greenwood, apeadas de la competición sin opción a premio alguno. Como director, nos ofrece en ésta unos planos perfectos, muy cuidados y evocadores, en los que impera el silencio rebosando Cine por sus cuatro costados y al que muchos comparan con el cine de otro grande, Kubrick por esa especial manera de acercar las historias a la gente, en la que si no te armas de paciencia, te relajas y disfrutas poco a poco de lo que te va ofreciendo, no lograrás nunca entender, desesperando y llegando a la conclusa definición que muchos comparten pero yo no de: ¡Ésto aburre!

themaster2

Phoenix interpreta magistralmente a un ex oficial naval que sufre de estrés postraumático en el que el actor se siente especialmente cómodo, conocidas sus últimas excentricidades en lo personal, y eso se nota en la pantalla, fijándose en él, el capta adeptos interpretado por un notable Philip Seymour Hoffman, para convertirlo en su atractivo proyecto, adoptándolo como hijo para moldearlo a su antojo mediante premisas freudianas y traumas varios en una coctelera emocional pasmosa. El personaje del psicoanalista predicador, Lancaster Dodd, según dicen, esta inspirado en el creador de la famosa cienciología, L. Ron Hubbard y su doctrina, exponiendo al alcoholizado ex marine a una serie de pruebas manipulando su personalidad y sus sentimientos mientras una puritana y joven esposa es testigo de todo ello, interpretada a la perfección por la encantadora y mejor actriz Amy Adams, provocando en él un desbarajuste emocional que en lugar de ayudarlo, lo empeora todavía más, sufriendo crisis de identidad e infundando profundas dudas en su débil y dañada personalidad.

themaster3

P. T. Anderson ya nos encandilo con la tercera de sus cintas Boogie Nights que reflejaba la vida del actor porno de los años 70, en lo que es un auto-homenaje a su infancia en San Fernando Valley, cuna del cine porno. Continuo con la deliciosa y amarga Magnolia con la que siguió colaborando con Hoffman ofreciendo otra buena interpretación junto a la de otros actores como Cruise, arrancándole una nominación, C. Reilly, H. Macy, el veterano y oscarizado Robards o la espléndida Julianne Moore, en lo que es una obra única. Siguió con su embriagado y extraño Punch drunk love que conseguía en 2002 la palma a mejor director en Cannes con un jurado presidido por el no menos extraño Lynch, apoyado por la actriz Sharon Stone y los directores August y Salles; para finalmente ofrecernos su mejor obra y con la que conseguiría mayores elogios Pozos de ambición en lo que es otro vehículo interpretativo para el tres veces ganador del Óscar Daniel Day-Lewis, en la que había sangre y un sinfín de cosas más, consiguiendo su primera y única nominación como director y perdiendo ante los hermanos Coen y su País para no viejos.

themaster4

Su próximo y esperadísimo regreso esta fechado para 2014 sobre la aclamada novela de Thomas Pynchon Inherent Vice en la que volverá a contar con el disociativo Phoenix, resolviendo crímenes en las maravillosas y coloristas playas de Los Ángeles de los años 60, acercándonos a la novela negra en un trabajo que seguro no pasará inadvertido.

Por último, disfrutar de la no menos extravagante e hipnótica música de Greenwood, con el que ya trabajo en Pozos de ambición sin recibir tampoco ningún reconocimiento, siendo las dos esenciales en el cine de Anderson, posiblemente por la procedencia más mediática de su compositor, pero ambas dos, son obras maestras musicales.

themastervideo1themastervideo2

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Comentarios

  1. Iker Yañez

    Creo que en The master, el director no ha podido controlar su enorme energía y talento. A mí me decepcionó, aunque tiene hallazgos maravillosos.

  2. Diego B

    Ya, como digo no es tan redonda como la anterior pero si uno de los mejores trabajos de dirección del año y una clase de hacer Cine, aunque puede llegar a decepcionar si las expectativas son altas.

Escribe un comentario