Image Image Image Image Image Image Image Image Image

The Death of “Superman Lives”: What Happened?

Por Alejandro Arranz

-Es entretenido, sorprendente y muy interesante. Un documental de visionado obligatorio para cualquier cinéfilo y/o amante de los cómics.
-Aunque no es redondo, tiene una gran cantidad de material atractivo. Cualquier persona con dos dedos de frente acabará disgustado por no poder visionar nunca el filme singular que habría hecho Burton.

El productor, director, actor de voz, editor, escritor, dibujante, animador y director de fotografía estadoundense, Jon Schnepp, estrena este año -con muy buenas críticas- este documental sobre el proyecto fallido de Tim Burton y Nicolas Cage (junto con un sinnúmero de fabulosos artistas en sus diferentes especialidades) para llevar a la pantalla un Superman diferente y único en su especie. Así pues Schnepp logró que los principales nombres del proyecto le concedieran extensas entrevistas (a excepción de Nicolas Cage) para de esta forma crear un completo e interesante documento sobre esta cautivadora historia. Y supongo también, que para aparecer asintiendo de forma efusiva e ininterrumpida junto a famosos, porque si no lo hace a propósito debe ir al médico. A día de hoy muchos chavales (y no tan chavales) encienden sus ordenadores o sus móviles y se dedican a incendiar los foros en contra de la elección Ben Affleck como Batman, de Jesse Eisenberg como Lex Luthor, de Gal Gadot como Wonder Woman, Michael B. Jordan como Antorcha Humana, Tom Holland como Spiderman, etc. Los mismos que sentenciaban a actores como Heath Ledger porque era imposible que lograrán superar los roles de sus predecesores. Esto pasa siempre en el género, ni siquiera el señor Keaton fue bienvenido cuando se desveló su elección como Batman. Y son esos mismos “chavales” los que se ríen de este proyecto en base a un par de fotos de una sesión amigable, sin importancia y muy inicial en la que Cage parpadea. Desde luego en todos los comentarios habrá todo tipo de insultos y gracias con respecto a Nicolas Cage, cuando tal vez las únicas películas que hayan visto del actor sean Ghost Rider, La Búsqueda y Bajo Amenaza. Con toda la información que hay actualmente al alcance de todos sorprende que la ignorancia sea mayor que nunca. Y por muchas razones este es un documental que un servidor recibe con los brazos abiertos. Un largometraje que nos permitirá descubrir algunas de las maravillosas ideas de Burton y su formidable equipo, así como infinidad de diseños increíbles (que por desgracia nunca llegaremos a ver) y por último, nos dará a conocer el porqué se canceló este prometedor proyecto. También está genial que cierre las bocas de algunos haters idiotas sin vida social. ¡Ups! Se me debe haber pegado algo de la mala leche de Kevin Smith.

thedeathofsupermanlives2

El filme de Schnepp dura 104 minutos que se dividen más o menos de la siguiente forma: 80 minutos para hablar sobre el proyecto y su evolución y 24 para hablar de su cancelación. En ese tiempo de metraje hay tramos de ritmo más irregular y otros totalmente sugerentes en los que ni siquiera puedes pestañear ante la originalidad de ciertas propuestas. Se suceden las entrevistas con personajes de renombre entre los que se encuentran: animadores/as, directores/as de arte, figurinistas, guionistas, dibujantes, diseñadores y un larguísimo etcétera. Desde luego predominan las entrevistas con Dan Gilroy, Tim Burton y los productores Jon Peters y Lorenzo Di Bonaventura. Es interesante y cómico el enfrentamiento que se respira entre Smith y Peters, pero con las alegaciones de algunos otros queda claro que el ex-peluquero de Streisand (Peters) es bastante rarito. Puede que no sea el mejor documental sobre cine que os vayáis a encontrar, pero resulta fascinante en muchos y alucinantes sentidos. A menudo también es hilarante, en especial cuando habla Jon Peters que parece empeñado en quedar mal ante la cámara. Entre las muchas ideas ridículas que aportó para el filme, estaba la de una capa afilada que fuera lanzada para cortar cabezas y regresara a Kal-El como si de un boomerang se tratara, eso sin hablar de los ninjas. Aparte de los diseños, las ideas, las polémicas y los chistes, observamos una lucha clara entre el arte y el dinero que es uno de los motivos más clásicos de la cancelación de tantos y tantos proyectos de interés, y es que las productoras siempre tienen que meter la mano para “asegurar” su inversión, aunque sea a coste de la calidad del producto. Siempre hay controversia con este tema, ejemplos hay a pares: el despido de Edgar Wright de Ant-Man, los roces entre Whedon y la Marvel que le llevaron a eliminar una hora de metraje de Avengers: Age of Ultron y sin ir más lejos el retoque radical que según hemos leído ha hecho 20th Century Fox al reboot de la primera familia de la Marvel. Pobrecito Josh Trank, al menos ha podido “hacer su película”. Recuerden aquella película de Los Cuatro Fantásticos de 1994 que jamás fue estrenada.

En contra de lo que muchos puedan pensar a día de hoy, Nicolas Cage se revela como una decisión de casting arriesgada en cuanto a físico, pero muy acertada para la versión de Superman que deseaba Tim Burton. Una visión que de alguna forma era cercana a como se había sentido él toda su vida. Y hay que tener en cuenta que por aquella época Cage era considerado uno de los mejores intérpretes de su generación, y no de forma desmerecida. Además era un fanático de los cómics. Toda la mitología y el arte que rodeaba al personaje y el trabajo psicológico en el que deseaban centrarse sus responsables hace de este proyecto perdido algo único y deslumbrante que muchos querriamos ver. Los trajes, los monstruos, los bocetos, los efectos, las escenas de acción planeadas, los escenarios, los personajes; una planificación rica que se fue a la basura a tres días de comenzar el rodaje. Y es normal en la época de problemas económicos que estaba pasando la Warner, pero es que Joel Schumacher es un cataclismo andante y pasarle a ese señor Batman fue el peor error de todos, eso y contratar a guionistas como Akiva Goldsman y los hermanos Batchler (Lee y Janet). Entiendo las consecuencias que podía tener gastar tal cantidad de dinero en un proyecto tan arriesgado cuando todos los estrenos eran un fracaso (aparte del díptico de Batman de Schumacher, se estrenaron El mensajero del futuro, Esfera, Fire Down Below…), pero tal vez era exactamente lo que se necesitaba, y no gastarse ese dinero en hacer otro bodrio de categoría como Wild Wild West. Sea como fuere os recomiendo visionar este filme documental que nos trae el señor Jon Schnepp, es un documento fascinante y muy divertido que hará las delicias de un buen sector de lectores de cómics y amantes del cine. Tras 104 minutos de película he llegado a una conclusión, y es que yo pagaría encantado por ver esta obra de Burton. Y estando como está actualmente la industria, es una afirmación muy importante.

Alejandro Arranz

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Escribe un comentario