Image Image Image Image Image Image Image Image Image

The curse of Chucky. ¡Dejémonos de hostias, por favor!

Por Husa Vallecillos

Debo empezar esta crítica diciendo que realmente no lo va a ser. Es imposible que yo haga una crítica sensata de una película de la saga Chucky, no puedo discernir si es muy buena o muy mala, sólo puedo intentar reprimir los espasmos de placer mientras veo sus películas y procurar no hacer mucho ruido para que los vecinos no llamen a la policía.

Dicho esto, y ya poniéndome serio, lo cierto es que no es la mejor película de la saga, ¡pero ni mucho menos la peor! Tiene muchos puntos a su favor, incluso podría decir que tiene una de las actuaciones más memorables de toda la saga a cargo de Fiona Dourif. Está sencillamente espectacular. Y eso que estamos hablando de un producto en el cual muy pocos creíamos, ya que una película hecha por la misma persona que perpetró la saga hace 9 años y que ahora lanza otra película directamente al mercado doméstico, poco jugo creíamos que podríamos sacar de eso. Y es ahí donde se debe destacar la labor de Don Mancini (guionista y director de tanto esta como de La semilla de Chucky, sin duda la más floja de toda la saga) para evitar estereotipar mucho a los personajes, regalándonos unas más que decentes actuaciones, y  cameos y guiños a todas las películas de la saga que le dan un toque exquisito de cara a los mayores fans del muñeco diabólico (y ojo a la escena post créditos…  ¡No se puede imaginar un mejor brochazo final!), dejando además  un final abierto para, con suerte, abrir una nueva etapa para Chucky, con un enfoque y un humor mucho más negro, más serio, más sombrío y más clásico, vamos, completamente a la altura de uno de los personajes más carismáticos de la historia del cine de terror.

lamaldiciondechucky2

En cuanto al guión, decir que es bastante decente, coherente, y aunque algo torpe a la hora de la explicación final (da la impresión que nos quieren contar mucha cosa en muy poco tiempo), deja los cabos sueltos justos para poder atarlos en una (lo más seguro) nueva película…

El film no tiene un ritmo demasiado frenético que digamos (o eso, o es que yo la cogí con demasiadas ganas, no sé), pero se sabe mover bien, sin ser sosa y sin abusar demasiado del gore, pese a que hay muertes, y bastante escabrosas además.

La película comienza con la pronta misteriosa aparición del muñeco, cerca del  minuto 4, cuando una empresa de transporte entrega a nuestra protagonista Nica y a su madre un paquete sin remitente, con un muñeco dentro que a priori no les suena de poco más que de ser un muñeco famoso entre los niños de los años ochenta, y del que acaba prendada su pequeña sobrina, al llegar a casa con la hermana de Nica tras la extraña muerte de su madre. A partir de ahí, y con el resto de la familia en casa de la difunta madre (incluidos un cura y una niñera sexy a la cual ya sabes nada más verla que le espera un extravagante final), comienza una disputa por la herencia de la casa familiar, de la cual Nica no se quiere ir, pero que su hermana quiere vender y quedarse con la mitad del dinero. Desde ese momento, la película no da mucha tregua, y a raíz de la muerte de varias personas, Nica no tarda en darse cuenta que el foco del problema es ese muñeco que llegó justo antes de desatarse la sangría. Lo que Nica no sabe, es que Chucky está ahí por un motivo concreto, sediento de sangre y con ganas de terminar lo que no terminó hace veinte años.

No puedo decir mucho más sin destripar la película, sólo que, pese a sus limitaciones, estamos hablando de un producto de serie B, que además -orgulloso de ello-, encaja perfectamente como producto de serie B, echo con ganas, con espíritu de renacer y, sobre todo, con mucho cariño hacia sus predecesoras. En fin, una película imprescindible para fans de la saga y muy recomendable para cualquier fan del terror, de la serie B, incluso, por qué no, de la caspa y el humor negro.

¡Ah! ¡Y por favor, dejaros de hostias al ver la película! Estamos hablando del gran Chucky, de Lee Ray, de Andy, de Tiffani, de un trozo de nuestra infancia y adolescencia. Simplemente siéntate, prepárate unas palomitas, y disfruta de hora y media de terror del de antes, del eterno y genial MUÑECO DIABOLICO!

Comentarios

  1. Víctor Gómez

    Bravo Husa!
    Eres un crack como crítico de pelis de terror.
    Un abrazo

Escribe un comentario