Image Image Image Image Image Image Image Image Image

The collection

Por Jon San José Beitia

The collection se suma a la eterna colección de secuelas de películas de terror que funcionaron bien, tanto para el público como para la crítica, de las que las productoras quieren seguir sacando el máximo provecho económico con la mayor celeridad posible, sin atender a la calidad y coherencia de lo que se ofrece.

Esta segunda parte de The collector va directa al grano y se aleja del suspense de aquélla, para dar paso a una carnicería constante, donde pocos serán capaces de salir con todas las partes de su cuerpo consigo. La película recupera las ingeniosas trampas mecánicas, preparadas por un psicópata que se dedica a atrapar y coleccionar a aquéllos que logran escapar de sus siniestros juegos de supervivencia. La excusa para realizar esta continuación, es que el coleccionista ha vuelto a hacer de las suyas y la policía necesita seguir los pasos del asesino, y para ello recurre a una antigua víctima que pueda llevarles al lugar donde tiene a sus presas.

thecollection2

Los responsables de esta secuela, se alejan del suspense ofrecido en la primera parte y optan por ofrecer un baño de sangre, vísceras y miembros cercenados, cayendo en la reiteración de situaciones, que dejarán satisfechos a los amantes del gore, pero que decepciona a aquéllos que esperaban encontrar la tensión y el suspense de la primera parte.

En la calidad técnica e interpretativa del conjunto de la película, se hace notoria la necesidad de rodar cuanto antes esta secuela, con vistas a forzar una nueva resolución con claras intenciones de convertir todo esto en una franquicia al más puro estilo de Saw, Viernes13, Pesadilla en Elm Street y similares, haciendo que cada año y medio haya una nueva sesión del coleccionista en los cines.

El argumento se antoja forzado y las situaciones que viven los protagonistas, junto con su comportamiento y decisiones ante las mismas, se alejan de cualquier tipo de lógica, llegando incluso a resultar cómico. El punto fuerte de la película radica en las numerosas e ingeniosas trampas que prepara el psicópata, pero algunas como la del comienzo en una sala de fiestas pueden resultar excesivamente inverosímiles a la hora de llevar a cabo. La película se disfruta si uno es consciente de lo que va a ver y conoce a lo que se enfrenta, esperando ver todo tipo de atrocidades sanguinarias. Queda claro que los responsables de esta secuela desean seguir estirando el chicle con un desenlace que intenta sorprender, pero que resulta previsible y que abre las puertas de posibles continuaciones.

La película cumple con lo que se espera de ella, no decepciona, pero no llega a superar en ningún aspecto la grata sorpresa que supuso su predecesora.

Jon San José Beitia

Comentarios

  1. Totalmente de acuerdo. The Collector me encantó pero esta secuela me pareció un poco repetitva. A ver qué tal la última entrega, si es que por fin se hace.

    Un saludo.

  2. Viendo lo que han hecho en esta, me temo lo peor y si, la primera me tuvo bien enganchado y atento a todo lo que pasaba. A ver si hago crítica de la primera.

    Un saludo.

Escribe un comentario