Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Ted sigue en forma

Por Javier Fernández López

Desde que vi la película original dirigida por Seth MacFarlane en 2012, las ganas por ver una secuela de este osito de peluche de lenguaje vulgar eran incalculables. Realmente la historia no era gran cosa, y sin embargo me convenció desde los primeros minutos, sobre todo gracias a Mark Wahlberg, actor muchas veces infravalorado y que ojalá se le reconozca su trabajo en el futuro por su versatilidad.

De nuevo tenemos a la pareja de protagonistas, Johnny y Ted, que después de los sucesos de la primera película están más unidos que nunca, aunque ahora con Ted casado con Tami, la dependiente del supermercado. Johnny está soltero después de divorciarse (recurso fácil para justificar la no presencia de Mila Kunis), pero en general todo marcha bien hasta que a Ted le informan que ante la ley, no es un ser humano y no tiene derechos. ¿A qué nos enfrentamos al ver la película? A un despliegue de humor sexista, machista, adolescente, friki, negro, absurdo… Ted 2 se presenta como la meca de lo políticamente incorrecto. Un cúmulo de chistes bien escogidos, permitiéndose el lujo, quizá a propósito, de hacer un homenaje de verdad a Jurassic Park (porque lo del “homenaje” de Jurassic World es para estudiarlo). La presencia de Amanda Seyfried suma puntos al conjunto de la película, sabiendo aportar dosis de humor a esta comedia gamberra. Otro punto a favor son los cameos que aparecen, que tienen la habilidad de causar más risa después de haberlos visto, en lugar de reírte en el momento. Es algo así como “¿de verdad ha pasado esto en esta escena?”, con lo que el espectador, si es de mente abierta y le gustó la original, puede sentirse seguro a la hora de ir al cine, porque se lo pasará en grande.

ted2_2

Como la original, la historia no se deja llevar por premisas complejas. El guión no es gran cosa, pero no importa. Lo único que interesa aquí es ver al dúo protagonista (trío si sumamos a Seyfried) y ver con qué nos pueden sorprender en la siguiente escena. ¿Lo peor de la película? Quizá alguna trama secundaria allá por el final que no encaja demasiado bien. Por lo demás, la película cumple su cometido, dejándote además con ganas de que hagan una tercera entrega, porque viendo el final de Ted 2, lo cierto es que no tendría desperdicio ninguno.

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone
Tags

Escribe un comentario