Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Taxi Driver

Por Diego Bordonau

EL OLIMPO (PARTE I)

No Tengo Escapatoria…Soy Un Hombre Solitario: Taxi Driver (1976) es el quinto largometraje del director italoamericano Martin Scorsese y la segunda colaboración de un total de ocho de su gran amigo y mejor actor Robert De Niro. La película consiguió la Palma de Oro en Cannes a mejor película y cuatro nominaciones a los Oscar de 1976, en las que incomprensiblemente no figuraba la de mejor director, si la de mejor película y actor, sin obtener galardón alguno, siéndole arrebatado el Oscar por el Rocky de Stallone y un Peter Finch por Network, Un Mundo Implacable, recientemente fallecido.

El Film esta considerado de culto, siendo ésta, la mejor de toda su dilatada y elogiosa carrera. Taxi Driver es un retrato socio-político de una época que aunque parezca algo lejana resulta cada día más cercana. Scorsese intenta plasmar en imágenes la degradación de una sociedad desencantada y perdida frente a la soledad de un individuo que intenta sobrevivir a todos sus fantasmas provocados por ese mismo sistema, un taxista que tras su regreso de la guerra de Vietnam sufre insomnio crónico que lo lleva a ser espectador de primera fila de esa sociedad plagada de corrupción, desde política a social, provocando en él un estado psicótico que lo impulsará a cometer actos no del todo aceptables por esa sociedad y creerse el salvador de la misma.

Su aislamiento, su soledad  y su comportamiento obsesivo hacen de su personaje que, a priori, muchos lo tachen de paranoico, incluso de psicópata, pero la maestría detrás de las cámaras del de Queens consiguen que lleguemos hasta simpatizar con el personaje y su historia, hasta el punto de poder llegar a entender su comportamiento y justificar, si cabe su fin, elevándolo a la categoría de “héroe americano”.

taxi2Scorsese ya abordó el tema sobre la sociedad americana, haciendo una denuncia de esa lacra que fue Vietnam para toda la juventud americana y sus posteriores secuelas, en su primer trabajo cinematográfico, su cortometraje The Big Shave (1967), un trabajo que tuvo que realizar al finalizar sus estudios para la Escuela de Cine de la Universidad de Nueva York.

Para su primera experiencia ante las cámaras quiso plasmar en imágenes lo que estaba ocurriendo en aquel momento en su país, el sufrimiento de toda una sociedad, la americana, a causa de la Guerra de Vietnam. Muchos se quedarán en la parte violenta o sangrienta del corto, craso error también cuando se habla de su cine, pero hay que ver mas allá, el cine es un arte y como tal debe ser interpretado, o por lo menos el objetivo de un director es trasmitir al espectador mediante imágenes y sonidos aquello que quiere contar o en este caso denunciar, de ahí el sobrenombre que acompaña a este corto: Viet´67.

Scorsese no lo puede hacer de la mejor y más brillante manera, no se puede contar algo de forma más explícita y a la vez más implícita. Vemos a un hombre en su baño ante una situación cotidiana, rutinaria y aparentemente normal, el afeitado, pero poco a poco el gran maestro introduce lo que realmente quiere hacernos ver: El hombre sería la sociedad americana que sin darse cuenta sigue con su tarea habitual ante la impasividad de la normalidad sin apenas darse cuenta, comenzando a desangrarse hasta convertirse en una automutilación aunque su rostro y su apariencia siguen siendo de autentica normalidad. Una y otra vez repitiendo la misma acción hasta llenarlo todo con su sangre, sangre de todos los hijos de América, de una generación que estaba cayendo por su patria en una guerra absurda.

Una obra pequeña pero tan enorme que debería estudiarse en todos las escuelas de cine y que todo el que aprecie el cine como tal debería admirar ya que el mensaje que nos deja es claro y contundente: Una sociedad que por mucho que se la masacre no se la oye gritar y sigue tan vigente hoy en día que estremece, no tenemos muertos, pero si mudos que es como estar muerto. La Visión de un Genio… Un Visionario.

Así que solo el tándem formado por un De Niro en su mejor interpretación y un Scorsese en una dirección magistral, novedosa y creativa podría conseguirlo, empatizar con un personaje como el de Travis, haciendo de esta una obra de tal calibre que la convierten en una Obra Maestra del Cine Moderno que todos deberíamos ver y que a nadie dejara indiferente. A nivel técnico, el empleo de la cámara lenta para remarcar situaciones o gestos, algo ya habitual en sus films anteriores como posteriores (Malas Calles o Toro Salvaje), dejan la marca de uno de los mejores realizadores de los últimos tiempos. A destacar la escena final, antológica y quizás el punto de partida para sus posteriores películas como Uno de los nuestros o Casino y también el gran epílogo en el que nace el Héroe y comienza el Mito… “Adiós Matador”.

taxi3Como curiosidades, cabe apuntar que el trabajo de De Niro fue tan riguroso, dentro siempre del famoso método Stanislavski impulsado por Lee Strasberg en el famoso Actors Studio, del cual él y muchos otros grandes de la interpretación formaron parte (Dean, Brando, Newman..), que llegó a sacarse la licencia de taxista y paseo su taxi por las calles de Nueva York durante el turno de noche, al igual que su personaje y en una ocasión un joven actor subido en dicho taxi al reconocerlo exclamó: “¡Así es la vida del actor, un día ganas el Oscar y al siguiente te ves trabajando como taxista!

taxi4Otra nota curiosa es su famosa frase “You talkin´to me?”, y sus posteriores escenas que nacieron de la improvisación del propio actor dando rienda suelta al personaje enfermizo de Travis. O la interpretación del mismísimo Martin Scorsese como el cliente cornudo que sube al Taxi, algo característico tanto en sus films como en los de otros amigos suyos, ya que a Martin también le gusta interpretar. Y no solo eso, también hace un cameo  a la entrada de la sede en la que trabaja el personaje de Betsy (Cybill Shepherd), algo que otros muchos grandes ya lo hicieron y él no podía ser menos.

Por último, la nota musical, una composición del gran Herrmmann, uno de los más grandes dentro del panorama cinematográfico que culmina su carrera con este excelente trabajo póstumo la obra de Scorsese, con un tema contundente e inquietante, señas de identidad en sus trabajos, mezclados con notas de jazz, recreando una atmosfera única de una ciudad de Nueva York nocturna y trasnochada, nunca mejor filmada y retratada que por la mano del maestro y el genio del GRAN MARTIN SCORSESE. Continuará…

video1taxid

Leer EL OLIMPO (PARTE II)

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Escribe un comentario