Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Somos prisioneros de nuestros actos

Por Adrián Pena

¡GUAU! Esa fue mi sensación al salir de la sala tras ver Prisioneros, el último trabajo del para mí casi desconocido Denis Villeneuve. Su cinta es una exquisita obra digna de los mejores cineastas, y no son palabras mayores. Su solidez en la dirección y el minucioso trabajo tras la cámara le hacen parecer un autentico veterano en este arte centenario. Villeneuve hace de Prisioneros su particular Mystic River con tintes de Zodiac, historia similar a la cinta de Clint Eastwood con diferentes situaciones.

Prisioneros aparece en escena como un thriller más, correcto, pero que va creciendo con el paso de los minutos, pasando entonces de ser correcto a bueno y de bueno a soberbio. La sinopsis nos deja bien claro lo que vamos a ver, un secuestro de dos niñas de 6 y 7 años. Dos familias rotas por el dolor, dos maneras de vivirlo, y todo un pueblo volcado con esa desolación. Dolor compartido en un pueblo de la América profunda, donde el frío y la lluvia forman parte de una atmósfera perfecta para un film de semejante temática.

Las dos familias son un claro reflejo de cómo es vivida una situación tan dramática, la fidelidad a la vida real es enorme. Por un lado se nos muestra a la familia Dover, la de Hugh Jackman, creyentes y devotos, donde la madre (Maria Bello) vive la situación de manera triste y depresiva, unida a la cama por el fuerte dolor que la pérdida de su pequeña ha creado; por otro ladre tenemos al padre, Keller Dover, un excelentísimo Hugh Jackman, que sin llegar al nivel interpretativo de Sean Penn se le aproxima demasiado, con una actuación que podría suponerle el primer Oscar de su carrera; él es el vivo retrato de un padre que es capaz de hacer lo que sea por un hijo, capaz de romper con su moralidad para hacer lo que cree correcto, saltándose las leyes y aplicando las de un padre herido y lleno de furia y rabia; la mejor actuación de Jackman y probablemente la del año.

prisioneros2

Por otro lado tenemos a los Birch, un matrimonio compuesto por unos buenos Terrence Howard y Viola Davis, otra forma de vivir la situación, pero igual de comprensible que en el caso de los Dover.

Tras las dos familias nos encontramos con el resto del reparto, donde tras la de Jackman, están las mejores interpretaciones. Jake Gyllenhall, Melissa Leo y Paul Dano completan un reparto bueno de por sí para redondear la película. El primero interpreta al detective Loki, encargado del suceso, un policía que ha resuelto el 100% de sus casos de manera implacable, un halo de esperanza en la vida de las dos familias. Una magnífica actuación del protagonista de Donnie Darko, que aquí se muestra mucho mejor y en un papel diferente al que vimos en Zodiac de David Fincher. Paul Dano, interpreta al sospechoso principal del caso, brillante y en un papel difícil y duro, y que bien podría suponerle su primera nominación al Oscar, su Alex Jones sufre y “hace sufrir” durante gran parte del metraje, él y Jackman aparecen juntos en las escenas más duras y brillantes de la cinta. Junto a él y como apoyo del chico está Melissa Leo, irreconocible en su papel de tía ficticia, una muy buena actuación, a las que ya nos tiene acostumbrados, pero eclipsada por las de Jackman, Dano y Gyllenhall. Un trío que bien podría ser el de Mystic River, similitudes no le faltan, el padre que pierde a la hija, el policía que realiza bien su trabajo y el sospechoso “especial”, muchas cosas parecidas pero con grandes diferencias que hacen que Prisioneros sea una de las mejores cintas en su género.

Si las actuaciones son brillantes, cosa que no es de extrañar con semejante reparto; la dirección está a la altura, Denis Villeneuve ha llegado a Hollywood para quedarse, la influencia de David Fincher en él es más que clara, y como buen cineastas ha sabido plasmarlo muy bien en pantalla. La fría atmósfera en la que nos sumerge, la lluvia y los bosques, y los planos y secuencias tan bien montados y planeados hacen destacar aún más el suspense del film. La fotografía, a cargo de Roger Deakins, un habitual de los Coen, ayuda a crear ese clima de 10 en la cinta.

Villeneuve nos secuestra y angustia durante más de dos horas, nos hace sudar y nos agota, para finalmente dejarnos extenuados y con la satisfactoria sensación de que acabamos de ver una gran obra del cine. Sin duda uno de los thrillers del año. Sobresaliente.

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Comentarios

  1. Lourdes lueiro

    Lo siento Adrián pero no estoy nada de acuerdo contigo ;( . A mi compararla con Mystic River me parece un insulto de los grandes, ya le gustaría! No le llega ni a la suela del zapato! Y que conste que no la considero mala, pero si una más, está muy bien construída esa atmósfera triste, oscura, malsana y depresiva, los actores están bien simplemente, excepto Gyllenhall que está brutal, esos tics y ese mundo interior que parece tan negro, el actor nos lo muestra mejor que bien, la trama creo que se podría haber aprovechado mucho más y desarrollarlo todo mucho mejor, desde luego no nos muestra tampoco nada nuevo, además deja demasiados cabos sueltos, y por lo menos yo, ya sabía quien era el/la malo/a casi al inicio de la película y no me costó mucho (más bien nada) atar cabos…no sé, a mi la verdad no me convenció del todo, por destacar algo que si me gustó, la escena final, creo que fue precisa y que, aunque no me esperaba que terminase así, no necesitaba nada más, todos nos imaginamos que pasó después y no era necesario más. Un saludo!

  2. Acabo de verla chicos y he de decir que me ha parecido una grandísima película.

    De menos a más, de más a brutal. Una cinta tenebrosa, oscura, maléfica y que acaba por enterrarte en su última parte. El guión puede ser discutible en algunas cosas pero sus giros son tan efectivos en dejarte boquiabierto que al final poco importa. Sumas Mystic River (padre luchando por sus hijos, estética grisácea) + Zodiac (El Psycokiller, la investigación) y Seven (Los giros en el guión y ese final) y te sale esto.

    La Vida de Adele me impresionó de tal manera, que es difícil que vea una pelí mejor este año pero ésta me ha hecho dudar. “12 años de esclavitud” es una peli contundente y con varias interpretaciones SUBLIMES pero ésta no es peor película. El Oscar desde luego sería merecido.

  3. Adrián

    De momento está siendo injustamente olvidada en todos los aspectos por la crítica norteamericana y los Globos de Oro. Muy buena película y con grandes actuaciones (Jackman, Gyllenhaal, Dano y Leo). Se merece estar entre las mejores, sin duda.

  4. La verdad es que sí, sobre todo en los Globos de Oro. Veremos que pasa con los Oscar pero no pinta bien.

    En lo que no estoy de acuerdo es en que Hugh Jackman hace la mejor interpretación del año. A falta ver de alguna película, tengo muy claro que el mejor papel del año es el de Chiwetel Ejiofor. Jackman está muy bien pero lo de Ejiofor no se puede definir.

Escribe un comentario