Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Somos los Miller

Por José Manuel Morales

Una de las cosas que más me gustan de la vida es la ficción. Prácticamente de lo poco que me gusta de ella y es porque es capaz de llevarte a mil y un lugares y te mejora la realidad tanto que te dan ganas de vivir en ese universo paralelo. Imagínese lector de mi crítica, que usted es un camello de drogas blandas y que contrae una deuda con su mayor proveedor que además es bien peligroso y muy hijo de puta. Y le pide que para resolver el entuerto le hagas un trabajito de traer unas dos toneladas de marihuana en coche desde México… Vamos, se puede encontrar la temática emocionante y si encima se le ocurre al protagonista (muy bien protagonizado por Jason Sudeikis), para no ser pillado, hacerse pasar como cabeza de familia de una familia modelo, pues te pone la cosa más interesante. Metes al tipejo en un pedazo de auto caravana con una familia falsa graciosa y ya lo tienes. Yo no sé si es que por tener de madre falsa a Jennifer Aniston (mi perdición desde crío a través de la serie “Friends”) la pinto muy buena, pero a mí me gusta la película porque, no sé… Es que tiene más que eso si te paras a pensarlo bien. Porque Will Poulter es un chavalín que cae bastante bien y la que hace de su hermana que es Emma Roberts, también tiene su aquel con su pinta de malota de barrio. Creo sí, que es el conjunto de los cuatro que hacen de los Millers los que elevan el interés del film.

somoslosmiller2

Para ser una familia falsa lo hacen muy bien y simplemente se meten en una serie de líos importantes al quitarle de forma errónea la droga a un importante narcotraficante mexicano. No puede uno negar que hace mucho para que el film tire para arriba la presencia de la familia buenaza de turno, donde hacen de padres la actriz Kathryn Hahn y el actor Nick Offerman dando un toque chispeante y enternecedor al asunto. Una pareja ya madura que se quiere, pero que ha perdido la pasión con una chica en la misma edad que Will Poulter para el buen disfrute de éste que se enamora de ella desde el minuto 1. No tiene mucha magia general aparte de eso. Muchas de sus situaciones son forzadas y vistas de otras pelis de camino por carretera solitaria, pero la personalidad de sus protagonistas hace mucho para que se eleve hasta la categoría de película aceptable.

Un camino donde todo parecía más o menos controlado y donde tienen que hacer pasar un fardo de marihuana por una hijita pequeña que no deja ser vista por la madre, un policía mexicano que quiere su comisión para dejar pasar la auto caravana y que quiere “ternura masculina” si no se le puede ofrecer sus mil pesos, una pareja madura que quiere intercambio de pareja en una tienda en el bosque, un noviete que trabaja en la feria que sólo dice “¿me entiendes?” y sin hablar del cariño que acaban cogiéndose por mucho que se metan el uno con el otro. No es una “road movie” familiar clásica. Es de estos tiempos. Tú ves una peli de las de Chevy Chase con su familia americana por las carreteras de américa camino de un parque de atracciones llamado Walley World y te meas con ella, pero sus personajes no son así. La vida cambia, se modifica todo y mejora o empeora, pero ya el típico film familiar de viaje en coche donde tomo como ejemplo esa “Las vacaciones de una chiflada familia americana” (1983), ya no se ve. Ahora todo cambió como se determina según el tiempo y los críos son más cabrones,  más sexuales, juegan al móvil y la droga está más que mostrada. Eso es  Somos los Miller, donde hace su papel de cabroncete Ed Helms que se destapó como prudente y trabajador Andy Bernard en la serie The Office que fue una revolución y muy sencilla de rodar (su disposición de diario grabado en una oficina lo permitía) y donde destacó un artista cómico muy singular como Steve Carell.

En conclusión: La película sin ser gran cosa entretiene bastante y es gracias no tanto al guión que no es muy malo tampoco, sino al buen reparto y al “feeling”, sobre todo entre Jennifer Anniston y John Sudeikis. Deben llevarse bien entiendo yo. Aunque Aniston demuestra en sus declaraciones a la prensa tener un carácter un tanto complicadito. ¡Total! Sea como sea Somos los Miller es una buena película para el entretenimiento que ya tiene su segunda entrega. Yo trataré de verla.

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Comentarios

  1. Enrique Fernández Lópiz

    Me gusta lo que dices de la tal peli; a ver si la pillo al vuelo. Felicitaciones José. Abrazos

    • Jose Manuel Morales

      Pues te la recomiendo se pasa un buen rato… Saludos!

Escribe un comentario