Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Soldado de invierno

Por Rodrigo Aliende

Marvel continúa con paso firme y seguro su Fase 2 de ese gran tejido superheróico que lleva tantos años construyendo. Iron Man 3 puso la primera piedra, de una forma algo irregular para lo que nos había ofrecido antes el vengador dorado, luego le siguió Thor 2, que tampoco alcanzó el listón tan alto que dejó Los Vengadores. Ahora es el turno del Capitán América. Su primera película me dejó un poco frío, a pesar de que era necesaria una historia de orígenes.

Steve Rogers, el alter ego del Capi, dejó atrás la Segunda Guerra Mundial gracias a la criogenización y la nueva aventura se traslada a la actualidad, sólo que con toneladas de tecnología futurista a cargo de SHIELD. Esto acerca mucho más la historia que cuenta, por lo que ya es un plus, además del trasfondo de espionaje y control absoluto, un tema de rabiosa actualidad. No quiero entrar demasiado en detalles del argumento, porque Marvel tampoco ha dado muchas pistas sobre él en los vídeos promocionales que ha lanzado. Se mantiene el tono clásico de superhéroes, pero también tiene un estilo típico del cine de espionaje.

Si fuera por el guión, que no deja de ser resultón sin más, la película no llegaría muy lejos. Abusa de tópicos de ambos géneros y tiene un lastre aún mayor, que no lo puedo decir porque es un spoiler importante de la película. En cualquier caso, quien conozca al Soldado de Invierno sabrá de qué hablo. Dicho sea de paso, este personaje está claramente desaprovechado, al igual que ocurrió con Malekith en Thor 2, y se reduce a la más mínima expresión. Por otra parte, el Capitán América (Chris Evans) sí que ha recibido su dosis de personalidad y también de humanidad. Ya no es sólo el supersoldado de antes, sino un hombre con sus miedos y motivaciones además de salvar al mundo por enésima vez. Y no es el único, porque la Viuda Negra (Scarlett Johansson) también gana muchos puntos en esta película, lo cual no pudo hacer en Los Vengadores porque tenía que compartir protagonismo con muchos otros héroes. Se demuestra que es más que una cara bonita y su utilidad queda fuera de toda duda, a pesar de que todavía no se ha desvelado apenas nada de su trasfondo personal. Por último, la nueva inclusión de Halcón (Anthony Mackie) le sienta muy bien a la película, sin dejar de ser un personaje secundario.

elsoldadodeinvierno2

El Soldado de Invierno comienza muy bien, con garra y gancho. El asalto prácticamente en solitario del Capi al barco está hecho con mucho ritmo y mucha fuerza, la necesaria para retratar a su protagonista. Afortunadamente, las escenas de acción futuras también tienen una coreografía tan efectiva como las primeras. Sólo en contadas excepciones la cámara se mete de por medio y da esa conocida por todos sensación de mareo y no saber quién golpea y quién recibe. El presupuesto queda fuera de toda duda, aunque no basa todo su encanto en imágenes generada por ordenador. Eso no quita con que haya escenas realmente impresionantes de caos y destrucción, que da gusto verlas. La banda sonora es lo que menos brilla, sólo en momentos puntuales y de gran acción. En las secuencias más sentimentales, la música no cumple con su cometido.

Capitán América: Soldado de Invierno es una buena segunda parte, superior a la original, y en la línea de ese cine palomitero del que Los Vengadores se ha convertido en el principal abanderado. Tiene una buena combinación de acción, sentido del humor y entretenimiento puro y duro. Eso no quita que nos permitamos pedirle algo más de contenido a sus guiones, aunque por lo menos sea para hacerlos menos predecibles y carentes de originalidad.

Próxima parada: Guardianes de la Galaxia, de James Gunn.

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Escribe un comentario