Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Sobre la independencia norteamericana de la Gran Bretaña

Por Enrique Fernández Lópiz

El patriota se desarrolla en 1776, durante la Guerra de la Independencia entre los colonos de Nueva Inglaterra y las tropas británicas del rey Jorge III (1760-1820), rey que será recordado por la pérdida de las colonias, que formarían el núcleo de los futuros EE.UU. En la historia, en Carolina del Sur, el colono y viudo Benjamin Martin (Mel Gibson -inspirado en el oficial del Ejército Continental Francis Marion y otras figuras de la Revolución estadounidense), un reputado soldado en Francia y la India, ha decidido ante todo cuidar de sus siete hijos, para lo cual renuncia a las armas. Mas la vida apacible de la familia Martin se ve truncada cuando su primogénito Gabriel (Heath Ledger) se alista en el ejército y cuando matan a su segundo hijo mayor, Thomas. Entonces, Benjamin decide tomarse la justicia por su mano y luchar contra los “casacas rojas” británicos, poniéndose al mando de la Milicia Colonial. Además, los ingleses, al mando del cruel coronel Tavington (Jason Isaacs), van a llegar a su casa poniendo en riesgo a toda su familia, lo cual desencadenará toda una vorágine de lucha, riesgomy toma de posiciones políticas en el marco de la revolución estadounidense contra el Reino Unido.

Roland Emmerich, un director experimentado y potente a la vez que insoportable en ocasiones (p.e. Godzilla, 1998), consigue dar a luz un film enardecedor y entretenido, con acción, mensaje político y el retrato de un valiente que cansado de los abusos del poder británico en aquellos años de mil setecientos en la nueva tierra del norte americano, resuelve jugarse el todo por el todo para conseguir una digna y liberadora independencia. Tiene un excelente guión de Robert Rodat, estupenda música de John Williams y una esplendorosa fotografía de Caleb Deschanel.

En realidad la película está realizada para el lucimiento de un Mel Gibson arrollador, que da el tipo, siempre dentro de sus limitaciones como actor. Como apunta Turan: “La película se beneficia del carisma de Gibson; si eso es suficiente o no es otra cuestión.” Además, el papel de Gibson destaca más aún por la presencia de su antagonista Jason Isaacs, el ignominioso coronel William Tavington, un gran villano. Heath Ledger, ya desaparecido, se consagró como uno de los actores con más futuro de su generación protagonizando a Gabriel Martin, el hijo mayor de Benjamin. Joely Richardson está hermosa y deliciosa como como Charlotte Selton, que cuidará los hijos de Benjamin en su ausencia. Y a su alrededor un reparto de lujo con actores y actrices de reparto como Tom Wilkinson y Tcheky Karyo (que destacan), junto a Joely Richardson, Chris Cooper, Rene Auberjonois, Lisa Brenner, Gregory Smith y Logan Lerman.

En el año 2000 tuvo 3 nominaciones al Oscar: Mejor sonido, fotografía y banda sonora original.

el-patriota-2

Estamos ante una película épica, que posee los ingredientes de este tipo de obras, sobre todo su espectacularidad en las escenas de acción y guerra. Y además, la película: “Parece incluso más larga de lo que es porque casi una tercera parte es a cámara lenta, como si la violencia de por sí no fuera suficiente [...] un film lento y sombrío, o mejor dicho que transcurre lenta y sombríamente, como si ello le diera consistencia” (Mitchell). Una obra que tiene fuerza interior y capacidad para movilizar los sentimientos del espectador. Y lo va haciendo en un “in crescendo” paulatino, poco a poco, de manera progresiva. Al inicio los personajes son contenidos y luego esos mismos protagonistas se ven atrapados por un momento histórico real en que era evidente la descarada prepotencia británica frente a los colonos llegados del otro lado del charco. Por ello, que aquellos hombres estaban obligados a tomar las armas y pelear con furia y saña por lo que ya, con el tiempo y su trabajo, se había convertido en su propio país, y en lo que era también su orgullo; o sea, que ya querían la independencia de los ingleses que siempre fueron más listos de lo preciso y más prepotentes de lo necesario, más aún con un monarca (Jorge III) que si no me equivoco acabó demente. Por eso el título “El patriota” es una especie de metáfora de lo que fue la legítima lucha por la emancipación de aquellas colonias del norte americano.

En este sentido, quienes tachan de “patriotera” la película confunden las épocas y la Historia. La mayoría de los espectadores que han visto el film se identifican con el protagonista y sus afines en la ingente tarea de enfrentarse a las fuerzas de su graciosa majestad. Y para quien desconozca este período de la Historia norteamericana, me permito estos sucintos apuntes que hablan del germen del conflicto armado que enfrentó a las Trece Colonias británicas originales en América del Norte, contra el Reino inglés. Esto ocurrió entre 1775 y 1783, finalizando con la derrota británica en la Batalla de Yorktown (1781) y la firma del Tratado de París en 1783, producto del cansancio de los participantes y la evidencia de no había otra solución que el cese de las hostilidades, lo que reconocía la independencia de las Colonias como los Estados Unidos de América, a los que se unió el norte de Florida, sur de Canadá y este del río Misisipi. Recuerdo que tanto Francia como España ayudaron a los revolucionarios estadounidenses. Los primeros con afamados militares como Rochambeau y por el Marqués de la Fayette, junto con las flotas bajo el comando de marinos como Guichen, de Grasse y D´Estaing. España con Bernardo de Gálvez y de forma abierta a partir de la Batalla de Saratoga, mediante armas, suministros y abriendo un frente en el flanco sur. Ya vemos, pues, que la cinta tiene un refrendo histórico real, que no es una propaganda yanqui como dice algún ignorante. Además, quiénes mejor que los americanos para contar su propia Historia. Por eso, y así acabo este apartado, a quienes ven negativamente la presencia de la bandera americana, a quienes pretenden hacer un análisis capcioso de este film, que sepan que introducir ideas políticas sin venir a cuento, es algo que se antoja desgraciado. Habla de confusión en quien lanza estas arengas anti… ¿anti qué? Cuando eso ocurre, se corre el riesgo de deshonrar gratuitamente obras que merecen un respeto, productos como esta película que valen la pena.

Lo dicho, no se trata de una clase de Historia stricto sensu, tampoco puede decirse biográfica, mucho menos es tendenciosa, ni tampoco cine del GRANDE, pero es entretenida, espectacular, está bien realizada y es de esas películas que se dejan ver en varias ocasiones.

Tráiler: https://www.youtube.com/watch?v=P5u1am7pmrw.

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Escribe un comentario