Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Sin pies ni cabeza

Por Enrique Fernández Lópiz

Un mal día lo tiene cualquiera es una comedia en la cual, su protagonista, Grégoire Moulin, ha sufrido en su Infancia toda suerte de calamidades: quedó huérfano apenas nacer, fue criado por una abuela loca y un tío alcohólico, y con estos antecedentes es un pobre hombre acobardado que logra por fin un trabajo en Paris en una agencia de seguros. Allí conoce a la distancia a una profesora de danza llamada Odile Bonheur, de la que se enamora platónicamente. Debido a su timidez, inventa una argucia a fin de obtener una cita con la joven a una hora de un día en que se juega un importante partido de fútbol.

A partir de aquí la cinta se disloca. El protagonista, que ha convenido un lugar y una hora para el encuentro se ve envuelto en una cadena de acontecimientos y sucesos que hace imposible que pueda llegar a la cita con la joven. Las mil aventuras urbanas que acontecen con su carga de inquietud, fascinación y peligrosidad –pero mal llevadas- me recordó por un instante a la famosa película de Scorsese Jo, qué noche (After Hours, 1985). Pero mientras aquella resultó ser toda una metáfora social y psicológica de nuestra época metaparanoide, ésta, la obra del deficiente y novel director Artus Penguem, se queda en una precipitada historia de tipo surrealista en la que los gags resultan poco creíbles y tienen poca gracia.

El guión endeble es del propio Artus de Penguern junto a Jérôme L’Hotsky, y cuenta una historia, que de absurda y fatalista llega a cansar. Entre medias, la protagonista lee y lee a Flaubert, concretamente Madame Bovary, lo que hace que aparezcan algunas escenas imaginadas de la tal novela que, a mi modo de ver, es lo más original y graciosillo de esta cinta, pues refleja el talante romanticón de la protagonista que llora y llora con la conocida historia, mientras los lugareños lloran porque ha perdido su equipo de fútbol.

unmaldialotienecualquiera2

Así, dirección y guión mediocres. Música de Benoît Pimont más o menos, y sí me parece adecuada la fotografía de Vincent Mathias.

El reparto es profesional pero sin alardes con un equipo de actores y actrices que cumplen como pueden, como Artus Pengern, Pascale Arbillot, Didier Bénureau, Marie-Armelle Deguy, Antoine Duléry, Élisabeth Vitali, Clovis Cornillac y Philippe Manan.

En lo que a mí toca la veo una película con un libreto alocado, sin pies ni cabeza y que antes de la mitad del metraje de noventa minutos, se anhela que acabe pronto.

Los últimos cinco minutos son absolutamente delirantes, cuando el protagonista consigue al fin encontrarse con la chica y sale a la calle a esperarla: aparece entonces alguien que le quiere matar, otros cuatro ídem, después una mujer y su amante ya conocidos de antes, cuatro policías a tiros con los anteriores, mueren todos, incluido el dueño del Bar aledaño, el joven con la escopeta en la mano, la brigada anti vicio, le arrestan, es condenado a cadena perpetua, en la cárcel comparte celda con un médico acosador, un año después se escapa, corre por las calles con su amada, y a la luna… de Valencia.

Dice Corral, y transcribo porque es duro y claro, así: Si vale como definición, esta película parece la violación de ´Jo, qué noche´ a cargo de un Santiago Segura francés con mucha menos idea de lo que es dirigir una película. Y si a esto le añadimos su petulancia y alargamiento, nos encontramos con uno de esos títulos de los que huir como de un programa de José Luis Moreno, que provoca mucha risa a los que lo hacen, pero que sumerge en la náusea a los que la tenemos que sufrir; una comedia de graciosillos sin maldita gracia, de la que sólo podrán decir algo en su defensa los que no disfruten en estos tiempos de fútbol, del balón-pié. Y, personalmente, dudo mucho que hasta esas personas lo digan realmente convencidas. Tal es la calaña de ´Un mal día lo tiene cualquiera´”. Nada más que añadir. Si lo hiciera sería ensañamiento.

Tráiler: https://www.youtube.com/watch?v=a_mtfB7mZYg.

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Escribe un comentario