Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Simpática y afectuosa metáfora de la memoria humana

Por Enrique Fernandez Lópiz

La película Un amigo para Frank se desenvuelve en un tiempo tal vez no muy lejano, cuando los robots sean lo suficientemente sofisticados como para integrar se en la vida de las personas, más aún en el caso de aquellas personas mayores que sufran algún tipo de impedimento físico o mental. En la película, Hunter y Madison ven en un androide especializado en muchas cosas, la solución para que se haga cargo de su padre Frank, un antiguo ladrón que cada vez tiene más pérdidas de memoria. La historia resulta divertida y amena.

El director de la obra, Jake Schreier, en su ópera prima, maneja el material que tiene con sentido del humor y cierto encanto que hacen que la película, con sus carencias, se pueda ver como un producto ameno y cordial: película, así, agradable. Bien es cierto que la película no alcanza la cota de ninguna de las pretensiones que pudiera haber tenido: no es ciencia ficción estricto sensu, no es comedia pues se mezcla rápidamente con tonos de tragedia, no es una obra sobre la tercera edad (la pérdida de memoria del anciano no es motivo por sí misma para ello), y tampoco es un film de robos, pues los robos que se llevan a cabo en el film no tienen el más mínimo sentido del suspense o la tensión que necesita el género; lo que sí tiene esta película es un fuerte carácter dramático y humano. De Schreier vi hace poco, Ciudades de papel, de 2015, que es una película agradable, con su moralina y todo, pero sin mayores pretensiones. El guión del también debutante entonces Christopher D. Ford es bastante bueno, con lances y gags encomiables y una trama bien hilada, aunque a veces adolezca de algunos puntos negros; sin embargo, como escribe Costa del libreto: … va desvelando con un estratégico sentido de la progresión dramática. El primero de esos secretos tiene que ver con la identidad profesional del anciano y transforma la película en un irresistible thriller en miniatura. El último secreto, quizá discutible en su mecánica, acaba intensificando la potencia dramática del desenlace. Música a tono de Francis Farewell Starlite que en la parte final cuenta con Francis and the Lights, grupo del que Schreier fue teclista; el resto de temas, siempre en relación a la memoria, corren a cargo de grandes clásicos como Bach y Mozart (Requiem, Ave Verum, Fuga en do menor). Buena fotografía de Matthew J. Lloyd.

amigoparafrank2

El reparto funciona muy bien con un inconmensurable Frank Langella que da vida a la obra; James Marsden, un guapo con mucho oficio y entregado a su papel; Susan Sarandon, que llena con su presencia, quizá algo desaprovechada; todos estupendos y con gran capacidad de sintonía con la sala; decae un poco la hermosa pero no sustanciosa Liv Tyler; y felicitaciones especiales a Rachael Ma que cumple sobradamente en el papel de robot. Acompañan actores y actrices como Peter Srasgaard, Jeremy Strong, Dario Barosso, Bonnie Bentley, James D. Compton, Ana Gasteyer, Jurt Grelak, Susan Mitchell, Dana Morgan, Joshua Ormond, Jeremy Sisto, Katherine Waterson y Jesse Newman, todos bien y conjuntados. El elenco da solidez a una propuesta eficaz.

En 2012 entre nominaciones y premios obtuvo: Festival de Sitges: Premio del público. Independent Spirit Awards: Nominada a Mejor primer guión.

Estamos ante una película que se ve con gusto, que aborda el tema de la pérdida de facultades vitales y el menoscabo de la memoria, con sutileza y humor, que produce buenas vibraciones, todo ello en esta joyita indie de bajo presupuesto; y además, en diversos pasajes, aparece nuestro inmortal Don Miguel de Cervantes Saavedra, no en vano, como comprenderá quien vea la película. Como dice Cuéllar: … un trabajo que no recaudará mucho, pero que alimentará el corazón de todos por su tono entrañable y su calado emocional.

No es una película arriesgada, y resulta demasiado liviana quizá, pero a cambio, guarda un recodo inesperado en la trama, a modo de As que el director se guarda en la manga. Un dramático giro hacia asuntos de mayor calado. Es entonces es cuando podremos descubrir elementos del film en los que no habíamos reparado. Y es que esta cinta es una afable y franca alegoría de la memoria humana.

La recomiendo. Puedes ver el tráiler aquí: https://www.youtube.com/watch?v=LvXW0qlvJHM.

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Escribe un comentario