Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Showgirls. La película más caliente del año… de cualquier año

Por Manuel G. Mata

Allá por el verano del 95, recuerdo que en el mítico cine de mi pueblo de veraneo la ponían. Ver en la columna central del cine “Rias bajas” los carteles negros en los que se veía una larga pierna asomar era algo que despertaba una especie de ansiedad en mi inocente mente de 10 años recién cumplidos. “La película más caliente del año, de cualquier año” rezaba el cartel, y la protagonizaba la rubia de Salvados por la campana, Elizabeth Berkley.

 - ¿La rubita? ¿Que está buenísima?
- Sí sí, Jessica.
- ¿Y se le ven las…?
- Se le ve hasta la campanilla.

A la vuelta del verano, recuerdo leer una entrevista en un suplemento dominical, en la que se veía una foto de la joven actriz lamiendo una barra de baile, esa imagen la tengo grabada a fuego. Por la edad, nunca jamás pude ver esa película en el cine. Por la edad, nunca la pude alquilar, y por la edad, nunca pude verla por la tele cuando la ponían. Ahora, a mis 28 años, curado de espantos, cuando ya no me queda absolutamente nada salvaje por ver (los vídeos que rulan los grupos de whatsapp han acabado con la poca inocencia que le quedaba a mi generación) he decidido verla, no sin antes informarme. La crítica la ponía como una auténtica bazofia, la peor película de la última década del siglo XX, galardonada con millones de premios Razzies (Los antioscar) un monumento a lo kitsch… Bien, tras verla, he comprendido que todo se debe al puritanismo radical estadounidense, que se encargó de dilapidar la película y mandarla al paredón sin juicio previo, pues a mí, Showgirls me ha parecido un peliculón.

showgirls2

El planteamiento es cutre, básico, chica sin futuro ni porvenir decide irse a Las Vegas para triunfar como bailarina, decide irse a apostar y a ganar. Cómo no, en el minuto uno, es estafada, pero en la ciudad del pecado siempre hay cabida para ángeles, y Nomi va a encontrar el suyo nada más se lleve el primer varapalo. A partir de ahí todo parece ser un camino de rosas para Nomi, pues en relativamente poco tiempo consigue encontrar trabajo. Mientras se gana la vida bailando y mostrando sus virtudes, es muy seguida de cerca por Cristal (Gina Gershon) que se fija en ella por sus aptitudes y por su físico, y convence a su jefe Zack Carey (El inigualable agente especial de Twin peaks Dale Cooper (Kyle MacLachlan)) para que les haga un baile privado. Ese baile es “el baile”. Se han hecho pocas escenas en el cine que rebosen un erotismo tan salvaje, casi porno, en cada fotograma. Viva y bravo por Nomi. A partir de ahí, Nomi conoce a un chico que le quiere enseñar a bailar y que previamente se había fijado en ella, James (Glenn Plummer) con el que también se pega un buen baile y con el que tiene una escena subida de tono que ni la de Nicholas Cage y Elisabeth Shue en Leaving Las Vegas (bueno, tanto no, esa escena del motel es casi insuperable). A partir de ahí, Nomi se fija en Zack y comienza su escalada hacia el estrellato, aunque como todos podemos imaginar, la ascensión en la ciudad del vicio suele ser amarga, sucia y estar llena de trampas, y es entonces cuando se pone a mil por hora el argumento de la cinta, que ya había arrancado previamente con las revoluciones bien altas.

Paul Verhoeven sorprendió al mundo con esta cinta, pues venía cargada de polémica, ya que es una pasarela constante de senos, lentejuelas, y peleas entre chicas para ver quién es la más (con todos mis respetos, pero me baso en el argumento) zorra de todas, pero no zorra en el sentido de zorra, zorra en el sentido de malvada. Al bueno de Verhoeven le machacaron y le crucificaron, pero lo cierto es que nos regaló una cinta cargada de bailes sensuales (y sexuales) bastante trabajados, con una gran labor de escenografía, y aunque la historia es soez y degradante, lo cierto es que cuenta con algunos diálogos zafios pero que despiertan simpatía (muy parecidos a los de una película española de cine “quinqui”), tiene mucho ritmo, es muy dinámica, sabe mantener las subtramas al margen y retomarlas cuando la cinta lo pide.

Me ha parecido una película muy completa, me gustaría verla en versión original para poder juzgar las interpretaciones, pero lo cierto es que el aire de chula y de grosera que emplea Berkley no me ha decepcionado, y menos aún cómo lame la barra y cómo mira y se muerde los labios mientras baila desnuda sobre MacLachlan…y (spoiler) cómo se lo tira en la piscina. Hasta me dieron ganas de encenderme un pitillo después.

Muy entretenida, no se hace larga a pesar de durar poco más de dos horas. Buenos bailes y muy buenas escenas cargadas de erotismo, beber champán ya no será lo mismo tras la escena de la piscina.

Por fin he conseguido quitarme una espina que tenía clavada desde la preadolescencia, y puedo decir que fue la película más caliente del año.

De cualquier año.

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Comentarios

  1. Cinepata

    Película mítica para los que seguíamos Salvados por la campana, aunque algunos preferíamos a la morena de la serie pero Elizabeth Berkley se esforzó en que la olvidáramos, jeje.

    Creo que hizo ese papel para desencasillarse de la serie de la que venía, es algo bastante recurrente y actualmente tenemos un ejemplo de lo mismo aunque de una forma un tanto más burda a Miley Cirus.

  2. Se demonizó de una manera exagerada a la protagonista y a la película incluso la actriz no encontró trabajo en el mundo del cine por este papel siendo que vemos en muchas series escenas mucho más fuertes. Parecía que si te gustaba la película tenías que pedir perdón, a mi me pareció divertida e interesante, hay muchas películas que explotan el morbo sexual pero no todas lo consiguen con calidad, particularmente Showgirls me parece una buena película

  3. Toni Ruiz

    Siento disentir, pero en mi opinión ‘Showgirls’ me parece bastante malilla. No me indigna ni nada de eso, y como ‘guilty pleasure’ lo entiendo, pero cinematográficamente hablando… Y no es por ponerme del lado de la mayoría de los críticos, pero es que Elizabeth Berkley estaba buena pero su interpretación me parece muy pobre. Y además yo en ‘Salvados por la campana’ siempre fui más de Tiffani Amber Thiessen que de la Berkley. Y mira que como secundaria en ‘La maldición del escorpión de jade’ o en ‘CSI: Miami’ me ha gustado. En fin, para gustos colores.

    Interesante artículo d todos modos.

Escribe un comentario