Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Set Up

Por Jon San José Beitia

Enésima película trampa que emplea las sucias artimañas de las productoras, utilizando la imagen de un actor de renombre para atraer al espectador y hacer que consuma un producto televisivo como si fuera cine de calidad. En este caso, tira del gancho y del carisma de Bruce Willis, para ofrecer una trama de traiciones y venganzas en la que, tras dar un golpe importante, uno de los ladrones traiciona al grupo dando paso al habitual trámite de venganzas.

El argumento va directo a la herida y sin anestesia, presentando fugazmente la relación existente entre los personajes principales y la previsible traición, dando paso a un relato de venganza, confuso y enrevesado, por donde se pasean multitud de personajes sin pena ni gloria. La calidad técnica e interpretativa de la película brilla por su ausencia, en un argumento muy manido y explotado, donde el protagonismo recae realmente en el rapero Curtis ‘50 Cent’ Jackson, dejando a Bruce Willis en un discretísimo papel secundario para el que apenas tuvo que rodar dos secuencias contadas.

setup2

La película presenta un aspecto visual descuidado y más propio de cualquier producto televisivo, es más, me atrevería a decir que muchas de las series actuales de la televisión presentan un mejor tratamiento de la imagen y del sonido. El maquillaje, la fotografía, la calidad de la imagen, están a años luz de lo que podría ser un producto satisfactorio. Las interpretaciones del reparto son muy flojas e incluso el propio Bruce Willis empieza a cansar haciendo de Bruce Willis. Últimamente, todas las producciones en las que participa resultan muy decepcionantes.

La aventura cinematográfica de Curtis ‘50 Cent’ Jackson, roza el estrepitoso fracaso, ya que, ofrece una interpretación mediocre y digna de los premios Razzie, recordando el dicho de “zapatero a tus zapatos”, puede que cantando, no de tanto el cante como en esta película. El escaso interés suscitado inicialmente se va diluyendo en una sucesión de secuencias inconexas, con personajes sin aparente relación, cayendo en lo monótono y aburrido. Los responsables de la película cometen el error de tomarse demasiado en serio el argumento que tienen entre manos, haciendo que llegue a resultar ridículo.

A pesar de su corta duración, llega a resultar tediosa y previsible, sin suscitar en ningún momento un verdadero interés por lo que está ocurriendo, ni por su desenlace. Se olvida con la facilidad que se ve, bueno, incluso con mayor facilidad. Un auténtico desastre que no logra entretener ni ofrecer la acción que se podría esperar de ella, verdaderamente lamentable se mire por donde se mire.

Jon San José Beitia

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Escribe un comentario