Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Se queda corta

Por Enrique Fernández Lópiz

En El clan de los irlandeses Terry Noonan (Sean Penn) regresa al conflictivo barrio de Hell’s Kitchen en Nueva York, después de diez años de ausencia. Al poco entra a formar parte de un grupo mafioso irlandés, cuyo jefe es el sanguinario Frankie Flannery (Ed Harris). Trabajan para él antiguos amigos de infancia de Terry y también Jackie (Gary Oldman), el propio hermano de Frankie, que es un tipo exaltado e impetuoso. Coincidiendo con estos acontecimientos y la incorporación a la banda de Terry, se produce un renacer de los sentimientos amorosos de éste por Kathleen (Robin Wright), la hermana de los Flannery.

Estamos ante un thriller, una película con mucha acción dirigida por Phil Joanou con un guión de altos y bajos de Dennis McIntyre. Nadie puede negar que la acción es trepidante, el montaje bueno, la violencia presente por doquier, fotografía fríamente expresiva de Jordan Cronenweth adecuada al film y la excelente música insinuante del maestro Ennio Morricone. La película en general tiene un tono sombrío que pocas veces se rompe, lo cual que produce una cierta sensación de desasosiego que va unida a una trama igualmente angustiante de crimen y engaños.

Las interpretaciones de Sean Penn, Robin Wright, Gary Oldman, Ed Harris o John Turturro están en general en el nivel esperado de excelencia, destacando quizá la electrizante interpretación de Gary Oldman y la prestancia de Ed Harris; en cambio Penn está más flojo de lo habitual, más que nada debido a la poca entidad que su personaje tiene en el guión.

elclandelosirlandeses2

No obstante lo dicho, el film resulta tener su interés. Es una de esas obras pertenecientes al subgénero gansteril de segundo orden, delincuentes que entre copa y copa hacen un trabajito por aquí y otro por allá. A pesar de ser una cinta interesante, sin duda otro director con mayor maestría le habría sacado una mayor rentabilidad. Así, lo que queda es una pasable-buena película de género, con un excelente reparto y buenas interpretaciones, y momentos bastante conseguidos, aunque un tanto insustanciales y carentes de genuino ingenio.

También se observa que siendo las escenas de acción y tensión meritorias, la cinta cae notablemente cuando se introduce en el terreno amoroso, afectivo, el mundo de las pasiones, los afectos antiguos, los sentimientos de culpa o la desazón como elementos de la trama. Como digo, en este terreno, el film no sale airoso.

No obsta lo que digo que piense que esta película, a tenor de cómo está el cine hoy, agradezca que la visionemos de nuevo. Se da el curioso detalle de que este film tiene puntos en común con la película Mystic River de Eastwood de 2003.

En conclusión, de una película con los ingredientes mencionados se espera más de lo que da El clan de los irlandeses. La película no acaba de cuajar y es que, como ya he señalado, el guión queda corto en detalles importantes, como Sean Penn de policía infiltrado o los ramalazos tipo western que no encajan en la historia ni con cola. Se echa en falta la figura de un Penn en el nivel de calidad que le corresponde. Esto, unido a un desenlace previsible en el que cae hasta el apuntador, pues la verdad, queda un poquito corta.

Comentarios

  1. anonimo

    ¿Sean Penn flojo? Sean Penn no es nada flojo es una de sus mejores papeles de toda su carrera , ¿Gary Oldman? Oldman no le llega a los talones a Sean Penn ,es muchisimo mejor actor que el.
    Lo unico que no encaja es decir que esta Sean Penn flojo cuando su actuación es excelente , su nivel es de muy alta calidad y su papel si encaja en la pelicula.

Escribe un comentario