Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Se pasaron con el gas

Por Javier Fernández López

Reunir a un montón de actores conocidos está de moda. Parece que está siendo una norma para garantizar una buena recaudación. A todo gas 6 sigue con el rumbo de las dos anteriores películas pero, mientras la quinta entrega fue una muy buena película de acción, esta sexta entrega se ha estrellado de forma humillante. Vin Diesel, Paul Walker, Dwayne Johnson, Tyrese Gibson, Michelle Rodríguez, Elsa Pataky, Jordana Brewster, Gal Gadot, Sung Kang y Ludacris vuelven a escena, acompañados de los nuevos fichajes Luke Evans, Gina Carano y alguno que otro más.

La filosofía de la película es sencilla: más, más y más. Lo que empezó con una humilde película allá por el 2001 ha terminado por convertirse en algo parecido a la saga Mercenarios de Sylvester Stallone. ¿Pero dónde queda la coherencia? Precisamente lo bueno de la quinta entrega fue que no había escenas demasiado exageradas, exceptuando el momento de la caja fuerte. La película tenía sentido, las relaciones entre los personajes funcionaban (siempre teniendo claro que no es una saga de grandes actuaciones) y el argumento se sostenía bastante bien. Sin embargo, A todo gas 6 prefiere mostrarnos un nuevo nivel. Estos chicos ya no son humanos, son auténticos superhéroes listos para la acción. ¿Llamar a un equipo profesional del FBI o militares especializados? Nada de eso, llamemos a esos que corrían por Los Ángeles en carreras nocturnas, aquellos chicos que se dedicaban a arreglar coches, desayunar sándwiches de atún o beber cervezas en una barbacoa. Vamos a enfrentarlos contra unos tipos que tienen coches más preparados que los Ferrari de la Fórmula 1, que tienen un equipo militar importante, unos asesinos profesionales.

atodogas6_2

Pues hasta ahí, y puesto que el cine no es realidad sino ficción, llego a creérmelo todo. Me llego a creer hasta la resurrección de Michelle Rodríguez. Es más, la primera escena de Luke Evans, villano principal de la película, me parece fabulosa. Todo lo que sucede después ya es pura exageración sin frenos, incoherencia y ganas de meterle adrenalina a un guión insostenible y que quiere ser forzadamente efectista. Escenas metidas con calzador, cosas muy gratuitas,… creo que estoy empezando a pensar que A todo gas: Tokyo Race no era tan mala después de todo (en realidad la considero de lo mejor de la saga).

Ver a Vin Diesel “volar” no es algo que se digiera bien con las palomitas y el refresco. Hay cosas que es mejor ahorrarse. Lo que sucede con esta película es que en mitad de tanta parafernalia ruidosa, aparecen Ludacris y Gibson para hacerse las estrellas de la cinta, y lo consiguen. Son los cómicos, los que nos sacan una risa de vez en cuando. Hacen que el ritmo de la película sea más ameno. Por ello se gana A todo gas 6 un aprobado, porque si es por la acción, mal asunto.

Con respecto a Luke Evans (Immortals), es otro punto a favor de la película, mucho mejor personaje que Toretto, o al menos más real. Porque lo de Diesel y Johnson ya también es exagerado, demasiada chulería de por medio en una misma película. Evans, al menos, resulta ser más sugerente, un buen villano y un desafío.

Los compases finales de la película ya no es que no funcionen, es que ya se llega al punto de que todo se muestra chocante, no logras situar lo que ves en esa misma ficción, lo cual resulta increíble que algo así pase en el cine. Aviso de spoiler, la escena del avión no hay por donde cogerla, ni la del tanque tampoco, pero es que la del avión es de aplauso por lo ridículo.

Sobre otros aspectos de la película, el soundtrack principal es inferior a lo visto en la quinta entrega, incluso los temas que se incorporan de otros artistas. Eso sí, la parte donde nos resumen la saga a modo de videoclip cabe decir que no está nada mal, aunque ya suena algo cómico que pretendan mostrar cierta nostalgia y que la saga nunca termine.

Y para finalizar, tengo que comentar el gran detalle de la película, ese final que hay después de los créditos, la gran sorpresa. ¿En serio? Aparte de que era previsible, dada la conversación que mantienen Evans y Diesel en la película («mi hermano decía…»), lo que nunca llegué a pensar es que fuesen capaces de meter a Jason Statham. ¿Calvo contra calvo en la séptima entrega? Venga hombre, como sorpresa estuvo graciosa, pero me ha quitado todo el interés por ver la séptima entrega. Una lástima, porque no me cansaré de repetirlo, la quinta entrega tuvo un nivel muy notable y decente. Lo de A todo gas 6 ha sido pisar el acelerador y olvidarse del sentido común en el servicio de la gasolinera. 

Comentarios

  1. Marcos Senda

    Para mi es espectáculo puro. Muy entretenida comparada con otras películas de acción del momento así que yo si iré a ver la 7ª entrega porque da lo que promete.

Escribe un comentario