Image Image Image Image Image Image Image Image Image

¿Se irá con él a Australia?

Por Enrique Fernández Lópiz

La película El maestro del agua es un auténtico drama de guerra, que cuenta una aventura basada en hechos reales, que se desarrolla cuatro años después de la catastrófica batalla de Galipoli (o de los Dardanelos) de 1915, en Turquía, país metido de lleno en la I Guerra Mundial. Connor (Russell Crowe), un granjero con habilidades de zahorí, tras el fallecimiento de su esposa viaja a Estambul para descubrir qué ha sido de sus tres hijos, los cuales han sido declarados desaparecidos en el combate de la mencionada batalla de Galipoli; su misión es traerlos con él o darles honrosa sepultura. A lo largo de su angustiosa búsqueda, se tropezará con innumerables dificultades. Crowe se tendrá que abrir paso, de forma obcecada, en medio del tenso equilibrio de fuerzas entre británicos y otomanos. E incluso conocerá y tendrá un romance con una bella mujer turca (Olga Kurylenko), a la sazón propietaria del hotel donde se aloja. Siempre con la esperanza de saber sobre el destino de sus hijos y con la ayuda de un oficial turco (Yılmaz Erdoğan), Connor recorrerá el país para conocer la verdad.

Russell Crowe debuta como director con una obra realizada según los cánones de la vieja escuela. A Crowe no le falta casi de nada en cuanto a medios materiales: enorme equipo técnico, decorados, vestuario y montaje para recrear los paisajes y escenarios de Australia y Turquía en la época de los inicios del siglo XX en que se desarrolla el film; cuando aún daba sus últimos coletazos el Imperio Otomano.

El actor neozelandés se maneja bien con la cámara, pero sin alardes; sabe dirigir a sus actores con energía y encuadra los planos con cierta elegancia. Y no olvida subrayar las secuelas de la Primera Gran contienda, trayendo de nuevo a la memoria algunos extraños olvidos históricos, como la cruenta batalla de Galipoli y la participación en ella de una joven e inexperta tropa australiana. El guión de Andrew Anastasios y Andrew Knight está bien, con un exceso de melodramatismo quizá. Gran música de David Hirschfelder, y la fotografía de Andrew Lesnie un tanto plana. Sin embargo, como ahora explicaré, la historia no termina nunca de arrancar ni de enganchar al espectador.

elmaestrodelagua2

En cuanto al reparto, Russell Crowe resulta tan versátil, interesante y carismático como siempre. Olga Kurylenko está estupenda y bellísima como mujer turca viuda, o casi, el nuevo amor de Crowe en el film (aunque su rol resulte forzado en la trama); Yılmaz Erdoğan es para mí uno de los principales y más sólidos actores de la cinta, como oficial turco, el Mayor Hasan, que puede comprender al australiano venido de lejos, y que como militar se coloca al lado de la gran patria turca que habría de venir de la mano de Mustafa Kemal Atatürk; borda su rol (por cierto, no hay que olvidar que Mustafa Kemal se consagró como general de renombre al mando de una división justamente en la batalla de Galípoli, lo cual habría de catapultarle como Padre de la moderna patria turca; pero nada sobre eso se habla en el film). Jai Coutney correcto. Y acompañan perfectamente Isabel Lucas, Dammong Herriman, Jacqueline McKenzie, Ryan Corr, Cem Yilmaz (sargento Jemel), Wyllie Akdeniz, Steve Bastoni y James Frazer, entre otros. Todos bien.

Creo que Crowe tras la cámara no sabe bien o no puede mostrar un sello propio, dotar de personalidad a su obra, resultando finalmente un film correcto pero anodino y titubeante. La historia, que apuntaba al lado trágico y doloroso de las cosas, sin embargo no mueve la sensibilidad ni las emociones del espectador, y apenas se mantienen las escenas en la retina; o sea, que pasa como un serial, sin dejar huella. Tiene un ritmo irregular y la fotografía carece de profundidad y de matices. Y el resto va lastrado por estos aspectos: falta de originalidad, ritmo variante, escasa capacidad empática y regular fotografía. Si acaso, hay que ensalzar, a modo de mensaje, el tono conciliador que Crwe quiere dar entre los bandos enfrentados, subrayando un mensaje antibelicista que habla del horror de toda guerra, donde nadie gana ni nadie pierde, pues la derrota es algo compartido por todos. Este extremo está encarnado en el oficial turco que acompaña al protagonista, el más afortunado de los personajes y el rol más estimulante del relato.

Puesta en escena, vestuario y paisajes naturales y urbanos espléndidos. Es de agradecer el paseíto por Estambul, los escenarios australianos, la tormenta de arena, las escenas escalofriantes de guerra y los dramáticos episodios en las trincheras.

A este drama que pretende ser histórico, familiar y de guerra, le sobra el edulcorado tratamiento de una historia de amor traída de los pelos por los guionistas, y que nada aporta a la película, salvo unas buenas dosis de empalago metidas con calzador y que se desvía de lo sustancial del film. Como escribe Marañón, Crowe: … se cubre de melaza antes de adentrarse en las procelosas aguas de los Dardanelos para reabrir la herida de la memoria histórica australiana en la I Guerra Mundial.

Crowe aporta un insólito colorismo a lo que fue una gran tragedia, y las trazas del libreto apuntan la idea de la “alianza de civilizaciones”; y para colmo, como decía, la presencia racial de Olga Kurylenko, subraya la sensación de esa especie de cuento en bruto que empapa toda la película. Incluido el simpático y espabilado hijo de la bella mujer turca, a modo de niño tipo Waly Disney.

Yo la quería ver, la vi, no me disgustó, incluso a ratos la disfruté, sobre todo por cuanto es una película que habla de la esperanza; el maestro que encuentra agua, que vive con esa ilusión esperanzada, que en el caso de la historia, es la ilusión no del agua, sino de encontrar a sus hijos perdidos en tierras lejanas. Y eso no está mal como mensaje en el encuadre de un cine bien construido técnicamente. Lo malo es que no hay mucha originalidad y que en ocasiones derrapa de su objetivo metiéndose en sub-historias que son añadidos sin demasiado sentido. Quitando, eso, pues claro, un final feliz siempre es más agradecido cara a la venta del film. O sea, Crowe colgado del brazo de una nueva, flamante y hermosa mujer ¿Se irá con él a Australia?

Puedes ver un avance aquí: https://www.youtube.com/watch?v=8CkLC4Zr2Mw

Escribe un comentario