Image Image Image Image Image Image Image Image Image

SCREAM 4 ¡Yo no soy el puto Trevor!

Por Miguel Ávalos

Puede que fuese por el hecho de que antes de verla no tenía muchas esperanzas depositadas en ella. Posiblemente también influyera el hecho de que hacía un montón de tiempo que no veía ninguna secuela de Scream, ni la 2, ni la 3. Sea como sea, el caso es que la vi y me entretuvo, no me dejó sensaciones negativas para nada en absoluto y aunque tengo claro que con Scream pasa lo mismo que con las madres, no hay más que una, lo cierto es que Scream 4 es la secuela que más justicia hace a la película original.

Dejando una vez más claro que Scream es la primera de todas las películas y que GhostFace siempre será Billy Loomis (Skeet Ulrich), lo cierto es que esta cuarta parte incluso te llega a sorprender en diferentes escenas, en especial en el prólogo tan original y en el final de la trama. Otro punto a su favor es que se vuelve a desarrollar en el pueblo natal de la protagonista Sidney Prescott (Neve Campbell), Woodsboro.

Han pasado 10 años desde los acontecimientos de Scream 3. Dewey (David Arquette) ahora es el Sheriff de Woodsboro y lleva casado con Gale (Courteney Cox) dicha cantidad de tiempo. Ironías del destino, las cosas entre ella y su amiga Sydney (Neve Campbell) se han dado la vuelta. Gale no tiene ni la más remota idea de qué escribir, amén de que un pueblo tan pequeño no ayuda mucho en ese menester. Sidney por su parte ha escrito un libro llamado Desde la Oscuridad y ha obtenido un éxito altísimo con él. Sin embargo, todo cambia debido a la última parada que realiza en su gira triunfal para la presentación de su libro, Woodsboro. Sidney regresa a su pueblo natal. Poco imagina las consecuencias que ello conllevará. Esta vez no será la única en peligro, también sus familiares restantes, entre ellos su prima Jill Roberts (Emma Roberts).

scream4_2

La película no está carente de una cierta crítica hacia la sociedad de hoy en día, aludiendo al hecho de que actualmente estamos tan viciados a las redes sociales que éstas han acaparado tres cuartos de nuestra existencia y más. Da incluso la impresión de que el Facebook o el Twitter hacen que una persona se vuelva famosa por una simple publicación o comentario. El Youtube no se queda corto, parece que con tan sólo un simple vídeo de comedia barata se suben a tu red millones de usuarias y usuarios. La película parece querer decirnos que los canales de videos y las redes sociales no están para abusar de ello.

No falta la comedia. El prólogo tiene alguna dosis, pero se lleva la palma el susodicho Trevor (Nico Tortorella). A Ghostface lo confunden varias veces con él y éste al final se harta de tanto Trevor. Al mismo tiempo, el personaje de Nico Tortorella llega a intrigar un poco en alguna escena. Otro personaje con una escena sospechosa es la ayudante del Sheriff Judy Hicks (Marley Shelton) cuando ésta le recuerda a Sidney que fueron juntas al instituto.

Por lo demás, el asunto es de sobra conocido. Asesinatos, la búsqueda y captura del nuevo Ghostface, jóvenes adolescentes frikis y alocados/alocadas que van de fiesta en fiesta, con maratón incluido de la ficticia saga Puñalada. No hay que olvidar a los típicos polis atontaos, a los periodistas que acuden como una estampida hacia las malas noticias, ni tampoco a las típicas chicas guapas que duran en la película lo mismo que un macarra enfrentándose a Chuck Norris.

En la dirección nos encontramos con el maestro Wes Craven, en el guión con un consagrado como Kevin Williamson, mientras que a cargo de la banda sonora otro genio, en este caso Marco Beltrami.

En cuanto a las interpretaciones, a destacar al clásico triunvirato constituido por Neve Campbell, Courteney Cox y David Arquette. Por parte de los nuevos fichajes destacan los actores Rory Culkin, Eric Knudsen y Nico Tortorella. Por parte de las actrices, Hayden Panettiere, Emma Roberts y Marley Shelton.

Scream 4 se puede considerar desde dos puntos de vista.

1. La tercera explotación a una película que si no hubiese tenido continuación podría ser un mito entre las de terror y aun así está en la lista de clásicos. En consecuencia, no se disfrutará mucho.

2. Se puede tener asumido que todas las sagas de terror han sufrido, sufren y sufrirán la misma explotación a base de secuelas. La pasta es la pasta. Sin embargo, podemos pasar de politiqueo y entretenernos con una cinta que no llega a la original, pero que deja buenos alicientes, hasta el punto de que de las secuelas es la que mejor parada sale. Eso pienso yo al menos.

Sinceramente me decanto por la segunda opción, veo el vaso medio lleno y le doy mi aprobado.

Por cierto, ¿cuál es vuestra película de terror favorita?

Escribe un comentario