Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Rivalidad, Riesgo y Redención: Rush

Por Javier Fernández López

Mucha “R” en el título, lo admito, pero no he podido evitar aludir a estar palabras a la hora de definir una de las películas que más me han emocionado este año. Poco a poco, veo que el 2013 no es tan flojo como lo pintaba. Sobre la mesa había muchos títulos, pero el panorama era el de un año sin sorpresa alguna. Rush, sin embargo, ha resultado ser una experiencia muy agradable, tanto que me atrevería a decir que es una de esas películas que uno no se cansa de ver.

Ron Howard, director de Una mente maravillosa, dirige con precisión y eficacia un film hecho al gusto tanto de los amantes del deporte como del buen cine en general. Logra, igual que sucedía en la película de Tom Hooper titulada The Damned United, que el apartado deportivo sea quizá lo menos interesante. No es una película de carreras ni tampoco de coches. Por supuesto, los amantes del deporte disfrutarán con las decenas de referencias hacia la Fórmula 1. Pero la clave está en dos actores que merecerían más reconocimiento del que han tenido, dos hombres que aportan dinamismo y entrega. No sé decir si el papel de Daniel Brühl (Malditos bastardos) es fiel a la persona de Niki Lauda, pero esos gestos y la forma de transmitir los diálogos me han parecido impecables.

En la versión doblada ha habido cierta polémica, cuando en los avances mostraron una voz con acento extranjero por su nacionalidad austriaca, mientras que en la versión final el acento desaparece. El actor de doblaje finalmente fue Juan Logar Jr., quien un par de años atrás pudimos disfrutar haciendo la voz del profesor Charles Xavier en X-men: Primera Generación. En parte, puedo comprender esa decisión, quizá porque se podía dar la posibilidad de que el resultado fuese un poco cargante durante la película.

rush2

Fuera detalles como estos, tanto Daniel Brühl como Chris Hemsworth (Thor) han hecho un trabajo magnífico. Uno representa la disciplina, la seriedad y la dedicación, mientras que el otro es un personaje juerguista, no con menos talento, que prefiere sentir cada minuto de su vida. Pero ambos tienen una cosa en común: los dos aman correr.

Hemsworth hace el papel del británico James Hunt, y sienta bien verlo en un papel con más matices. Hay otros papeles más anecdóticos, como el de Olivia Wilde (Tron Legacy) o el de Natalie Dormer (Juego de Tronos), quienes encarnan a dos de las parejas que tuvo Hunt durante su carrera.

Y si ya de por sí el trabajo de los dos protagonistas es bueno, creando un vínculo entre ellos que pocas veces se ve, tanto que llegas a disfrutar cada escena en la que están los dos juntos, la cinta termina apoyándose en una excelente dirección. Ron Howard sigue un relato lineal, sin flash-backs de por medio. Logra ser dinámica, fluida, todo gracias a un ritmo bien escogido. Y ya con los actores y la dirección, sólo faltaba el excelente y maravilloso trabajo de Hans Zimmer, el que nunca falla.

Creo que ha sido una decisión correcta darle más importancia a la relación entre los protagonistas que a la propia competición deportiva. Se separa así de cintas como aquel fiasco titulado Driven, protagonizada por Sylvester Stallone, que para nada representaba el mundo de la Fórmula 1. En Rush se juega con el miedo, con el riesgo, se puede sentir el pánico de los pilotos por una simple lluvia que puede convertirse en tu mayor enemigo durante una carrera. Es un cuento sobre el perdón, la culpabilidad por querer ser mejor que el otro y llevar tu vida casi a su fin. Es una preciosa historia sobre la rivalidad entre dos hombres, totalmente contrarios, y que por ello son más amigos de lo que la gente cree.

Una magnífica película basada en hechos reales que ha merecido más, mucho más. Los diálogos son una delicia, el plano audiovisual convence, la ambientación está lograda. Sencillamente, para cualquier amante del cine esta película merece estar en cualquier estantería. La pasión contra la obsesión, un fiel relato sobre la dureza y lo fantástico del deporte. Casi diría que se trata de una película del género western. Sea como sea, un disfrute haber visto una película.

Comentarios

  1. Desiré Soriano

    Es una pena como se han olvidado de esta película en la temporada de premios. Para mí una de las mejores del año sin duda, y además aunque Hemsworth está muy bien, Daniel Brühl da una de las mejores interpretaciones del año.

Escribe un comentario