Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Riddick

Por Alejandro Arranz

-Aburrida, larga, confusa y ultrajante.
-Vin Diesel está acertado como Riddick, el resto es basura espacial.
-Un intermedio para que la saga saque dos entregas más sobre nuestro Furyano favorito, Riddick sufre casi tanto como nosotros viendo su caída.

David Twohy y Vin Diesel regresan con uno de los personajes más queridos de la ciencia ficción en esta tercera parte de la saga Riddick; ¿la excusa?, que el Furyano vuelva a su planeta y para ello nos cuelan este episodio aislado de la saga sobre el renacer de su lado salvaje.

Diesel mantiene el tipo ante las múltiples adversidades a las que la película somete al personaje pero, incluso con alguna idea imaginativa dentro del género, Riddick no aporta nada nuevo a la saga, ni al personaje, ni a la ciencia ficción, es más, casi se carga por completo a un buen personaje, al que muestra, durante la mayoría del metraje, muy distinto de como es.

riddick2

Los minutos iniciales son geniales, la supervivencia de Riddick ante el entorno hostil y como nos cuenta las causas que le llevaron a ese planeta inhóspito a través de flashbacks, otro punto acertado es la llamada de la baliza, que demuestra que Twohy tiene buenas ideas; el principal problema es que la ejecución es pésima. Con la llegada de los mercenarios todo se viene abajo y es que, a excepción de esos primeros minutos, la primera hora y media es insoportable, los diálogos son desesperantes y los personajes puros estereotipos.

Uno de los mayores problemas de Riddick, (que no son pocos) son sus efectos especiales, son como dibujos maltrechos que no se encuentran en el mismo lugar físico que el personaje, están en una dimensión distinta, y este problema visual hace que te salgas a menudo de la poca historia que contiene esta innecesaria y ridícula secuela.

En la segunda parte la cinta cambia su enfoque hacia un tono más oscuro, vuelve al estilo Pitch Black y todo mejora, aun así sigue sin impresionar, aterrorizar ni aportar nada nuevo, y además sigue siendo tan tonta e insulsa como antes.

Una secuela sin razón para existir que supera en defectos a Las Crónicas de Riddick y se conforma con ser un refrito de lo visto con anterioridad para funcionar de puente con los próximos episodios; prácticamente nada reseñable en una cinta de ciencia ficción que lleva el nombre de Riddick en vano. De lo peor del verano.

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Escribe un comentario