Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Regreso a una galaxia lejana, muy lejana…

Por Víctor Lozano

Año nuevo, crítica nueva. Después de un 2015 cargado de buen cine en lo que a blockbusters se refiere hoy le toca el turno a la posiblemente película más esperada de aquel año, Star Wars: El despertar de la Fuerza.

Lo que empezó hace casi 39 años cuando George Lucas, un joven cineasta californiano que aún saboreaba las mieles del éxito de su anterior trabajo, American Graffiti, estrenó una fantasía espacial titulada Star Wars (llamada después Episodio IV – Una nueva esperanza), cuya esperanza no tenía mucha cabida a priori en muchos estudios de Hollywood hasta que la 20th Century Fox le dio una oportunidad. Esa aventura de ciencia ficción se convirtió de la noche a la mañana en un éxito sin precedentes gracias al gran manejo de unos efectos especiales muy pocos habituales en aquella época y en un fenómeno mundial que dio lugar a dos secuelas
también exitosas (en 1980 y 1983) que cerrarían la llamada trilogía original, un abundante merchandising, el conocido Universo Expandido (referido a cómics, novelas, videojuegos, series de TV y otros medios generados independientemente de las películas) y a la creación de una segunda trilogía a modo de precuela enfocándose en la vida del icónico villano Darth Vader cuando era el aprendiz Jedi Anakin Skywalker, desde su infancia hasta su caída al Lado Oscuro, y con Lucas de vuelta en la dirección. Los episodios I, II y III (estrenadas entre 1999 y 2005) cosecharon también buenos datos de taquilla pero fue muy decepcionante para la mayoría de fans debido a esa orgía visual de efectos visuales que destacan más que la trama de cada episodio y por culpa de cierto personaje torpe con apariencia de anfibio que es inútil nombrarlo porque sabréis de quien hablo. El episodio III fue el más exitoso de esa trilogía y el único que se salva de la quema gracias a su épica segunda mitad y a la conexión con el siguiente episodio cronológico.

el-despertar-de-la-fuerza2

Acabado este resumen, toca hablar ya del famoso episodio VII que dará comienzo a la trilogía secuela. El despertar de la Fuerza es el primer fruto de la unión entre Disney y Lucasfilm tras la adquisición de la segunda hace tres años, y el primera entrega de la saga en no ser distribuida por Fox (que se encargó de distribuir las seis primeras películas). J. J. Abrams (quien supo llevar a buen rumbo el reinicio de Star Trek, la eterna rival de Star Wars, hacia público no familiarizado a esa franquicia) ha sido el afortunado de llevar las riendas de esta esperada séptima parte orientada a llenar de alegría a los fans admiradores de la trilogía original y a haters de la trilogía precuela, y como era de esperar ha cumplido su palabra. “El despertar de la Fuerza” es una pasada de película que cumple con las expectativas de mantener ese aire artístico y texturizado de la trilogía clásica y no caer en el batiburrillo CGI de la moderna, efectos visuales limitados a la par que impresionantes, monstruos y demás seres intergalácticos con personas dentro y no creados por la magia del ordenador, toda esa esencia de acción y aventura que se echaba en falta, el retorno de personajes clásicos a pesar de tener tres nuevos protagonistas, etc. Pero todo esto no significa que me parezca mejor que las antiguas, al contrario. Lo que si es verdad es que supera con creces a los tres primeros episodios cronológicos. Esta película no sería lo mismo sin su habitual y escasa dosis de humor por parte de Han Solo (Harrison Ford), con su carisma y canallismo todavía acorazados, y Chewbacca (Peter Mayhew). La mejor de toda esta aventura es Rey (magistralmente interpretada por la guapa debutante Daisy Ridley), una joven chatarrera muy habilidosa que se come la película gracias a su valiente y fuerte personalidad, que hace que Finn, el stormtrooper desertor y coprotagonista interpretado por John Boyega (“Attack the block”), parezca la damisela en apuros; aunque del villano de esta entrega, Kylo Ren (Adam Driver), solo puedo decir que es un personaje interesante pero que no le llega a Vader ni a la suela de los zapatos.

A pesar de que El despertar de la Fuerza me haya encantado a mí y a mucha gente no cabe duda de que su trama es bastante similar o incluso una calcomanía del episodio IV, y eso se nota además en cada personaje, cada planeta, cada situación o cada diálogo pero aderezándolo un poco con unos cuantos guiños simpáticos. Esto nos sitúa entre la espada y la pared, ya que si algunos fans les gusta este método de rescatar la saga galáctica mientras que otros no y preferían algo nuevo y diferente, daría lugar a una nueva decepción como pasó con las precuelas. En fin, este regreso a una galaxia lejana, muy lejana en modo retro ha resultado una auténtica delicia que ya se convertido oficialmente en la película más taquillera de la historia en Norteamérica, destronando a Avatar. Ya solo queda decir que espero que la fuerza también acompañe a los episodios VIII y IX, que llegarán en 2017 y 2019 respectivamente y quita de en medio el tradicional intervalo de tiempo de un nuevo episodio de trilogía cada tres años.

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Comentarios

  1. Miguel Ávalos

    Muy buen artículo, coincido plenamente con lo que dices. Star Wars Episodio VII El Despertar de La Fuerza es muy buena película y ha devuelto a la Galaxia Muy Muy Lejana a su sitio. Sin embargo no llega al nivel de la Trilogía Clásica, aunque se quede cerca, debido a que la originalidad de la misma y el carisma de sus personajes protagonistas en sus tiempos mozos tienen el listón la leche de alto.
    Ahora que, al mismo tiempo supera con claridad a la Trilogía de 1999 a 2005, incluido el Episodio III que es el único que merece contarse como un film digno y efectivo.
    Creo que para ser el primer proyecto de Disney/Lucasfilm la experiencia ha resultado satisfactoria, pero desde luego también espero que los Episodios VIII y IX den un paso más y sean mejores.

    Por cierto, mucho ojo con Star Wars Rogue One porque si Disney/Lucasfilm se lo montan bien, podremos presenciar un peliculón. Esperemos que así sea.
    Enhorabuena de nuevo por el artículo y un saludo!

    • Víctor Lozano

      Gracias, me alegra que te guste mi crítica. Pues de momento no tengo mucha fe en Rogue One y las dos siguientes películas independientes que planean hacer intercaladas en cada episodio. A lo mejor también me acaba gustando cuando la vea, quién sabe…

  2. Miguel Ávalos

    Veremos que ocurre, todo puede ser, pero si lo hacen como es debido puede incluso ser mejor que Episodio VII al estar mucho más aproximada cronológicamente a la Trilogía Clásica. El tiempo lo dirá.
    Saludos.

Escribe un comentario