Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Red 2

Por Jon San José Beitia

El éxito de taquilla cosechado por Red hacía presagiar una secuela inminente y así ha sido, aquí llegan de nuevo los veteranos espías dando guerra, pero con menos gracia que en su predecesora.

Parece que el éxito logrado por Los Mercenarios dirigida por Stallone, ha dado paso a una colección de películas donde viejos veteranos se dedican a aparecer en pantalla parodiando sus trabajos pasados. Sin ir mas lejos, se comenta que se está preparando una versión femenina de Los Mercenarios, con Meryl Streep a la cabeza, veremos qué pasa con eso.

Red 2 vuelve a contar con los mismos intérpretes de la primera parte y suma al elenco de veteranos a un grande como es Anthony Hopkins. Además, se suman al carro las recuperadas, Mary Louise Parker y Catherine Zeta-Jones, en papeles secundarios donde ya no lucen como antaño.

red2

La película no termina por decantarse con claridad por un hilo argumental central, se dedica a unir secuencias de más o menos humor con otras de acción, convirtiendo el conjunto de la película en una ensalada de ideas rocambolescas donde se desperdicia el talento para la comedia de algunos de los intérpretes. Le falta cohesión y coherencia en su desarrollo, los intérpretes de renombre que aparecen en la película hacen lo que pueden por sacarla a flote, pero lo hacen sólo por su carisma y fama, lejos de ofrecer grandes interpretaciones.

El guión presenta ideas argumentales ya vistas en otro tipo de películas de espías. No sorprende ni llega a ofrecer momentos de verdadera diversión, son muy limitados los momentos en los que consigue despertar una auténtica carcajada. Llega un momento en el que el gancho de los famosos intérpretes deja de funcionar y es cuando más se evidencian las carencias del argumento, encontrando soluciones inverosímiles y carentes de lógica que quedan cubiertas por el empleo del humor.

Con el reparto que tiene la película en el pasado pocos se atreverían a decir que pudiera ser mala, pero los tiempos han cambiado y esta secuela, junto con todo su elenco de estrellas, hace aguas y se hunde en las profundidades del absurdo.

Floja, ilógica y un cúmulo de “sinsentidos” para ofrecer secuencias de humor ligero y sin chispa. Lo único que tiene alguna que otra chispa en toda la película son las explosiones de las secuencias de acción. Nada más.

Jon San José Beitia

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Escribe un comentario