Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Recuerdos sin alma

Por Javier Fernández López

Oblivion puede verse desde dos perspectivas: desde el optimismo del mayor amante del cine de ciencia-ficción o desde la duda escéptica del crítico más sangrante. Claro, esto se podría hacer con todas las películas del género, pero resulta que Oblivion era un proyecto que prometía bastante. Sin quererlo, se había convertido en la cinta que iba a hacer olvidar a los del primer grupo en mal trago que sufrieron con Prometheus. Lástima, misión fallida, porque al final esta película no quedará en el recuerdo. Una cinta más para completar una larga lista de éxitos del consagrado Tom Cruise (Misión imposible).

Un presupuesto más que decente, un plantel de actores prometedor y experimentado, una historia -a priori- prometedora. ¿El problema? El error se encuentra en una presentación ya manida, ya demasiado reciclada. No es un cuento que ya tenemos muy repetido, sino más bien una película que transmitirá al espectador la sensación de que esto ya lo ha visto antes. Los primeros minutos, aunque interesantes, no promueven el interés del público cinéfilo. Aunque bien es cierto que los compases finales muestran síntomas de querer sorprender (y seamos sinceros, la película lo logra mayormente), al final todo queda en confusión por la pobreza de un guión que no se ha sabido llevar correctamente.

Corre el año 2077 en la Tierra, y el señor Jack Harper, acompañado de una hermosa secretaria que vigila cada movimiento, tienen que proteger unas grandes máquinas que succionan el agua del planeta. Hubo una guerra contra los alienígenas, ganaron los humanos y el precio fue un planeta inhabitable. Premisas sobre la mesa, la película se proyecta sobre un fondo distópico y apocalíptico que nos sonará demasiado. Lo mejor es ver la calidad de los efectos especiales en cuanto a las naves y algún que otro aparatito más.

oblivion2

Una lástima la poca importancia que tiene el personaje de Nikolaj Coster-Waldau (Juego de Tronos), porque a él le siento mejor las ropas que al propio Cruise. Personalmente, creo que éste es uno de los mejores actores que ha visto la historia del cine, pero estoy prácticamente seguro de que si Nikolaj hubiese protagonizado la película, estaríamos ante algo un poco más fresco, porque a Cruise lo conocemos ya de sobra. Que descanse un poco y nos siga dando tan buenos films como Jack Reacher. Del resto del reparto, únicamente diré que Olga Kurylenko (Hitman) siempre sale agraciada con una cámara delante. Aunque tampoco se puede olvidar uno al señor Morgan Freeman (Million Dollar Baby), que se ha ganado el estatus de “hombre que siempre lo sabe todo”.

En conclusión, la cinta es interesante. El guión puede resultar divertido al final, pero la sorpresa no tiene por qué significar que uno va a salir contento después de ver la película. Realmente, lo más seguro es que suceda lo contrario, que toda esa complejidad argumental se vuelva en contra de ella. Pero así es el género de la ciencia-ficción. Y como final de la crítica, diré que toda película con estas pretensiones necesita de un villano sólido. Es posiblemente el error central de la película.

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Escribe un comentario