Image Image Image Image Image Image Image Image Image

R3sacón, fin de ciclo

Por Adrián Pena

Hará unos cuatro años cuando Todd Phillips trajo a nuestras vidas cinéfilas la película más gamberra y cachonda de los últimos tiempos. En ella, nos traía a su peculiar manada de lobos para sumergirnos en una de las juergas más locas jamás vividas con Las Vegas como testigo de excepción. Ese grupo formado por Alan, Stu y Phil consiguió que su director pasara de ser un director más con comedias del montón  (Road trip, Aquellas juergas universitarias, Starsky y Hutch y Escuela de pringaos) a ser uno de los directores favoritos de la Warner, que tras el éxito cosechado en 2009, Globo de Oro incluido, le dio unos más que generosos presupuestos para sus dos secuelas posteriores y la road movie Salidos de cuentas. Este a su vez no les defraudó, consiguió contar con Robert Downey Jr. para su siguiente película y unos grandes beneficios con la secuela a la tailandesa de Resacón en Las Vegas. Pero no es oro todo lo que reluce y esa comedia fresca delirante y divertida ha terminado desembocando en una parte final injusta en cuanto a calidad para sus seguidores.

resacon3_2

Porque Resacon 3 no termina siendo el épico final de la trilogía. No hay nada de grande en ella, el brillo del cineasta americano se quedó en Las Vegas en su primera parte; cierto es que no repite fórmula con cambio de localización incluida como en la segunda y que une con coherencia esta tercera parte con las dos primeras; sin embargo, lo que llama escandalosamente la atención es que una película denominada comedia no consiga apenas sacarnos un par de sonrisas (que no carcajadas) en toda la película. Para empezar, el peso vuelve a recaer en Zach Galifianakis, un personaje gracioso y mítico, que es el único con afán de divertir al espectador; otro gran problema es que cuenta con el gran John Goodman entre sus filas y apenas le sacan partido, desaprovechando de manera descarada un personaje que podía haber aportado mucho más; pero el mayor problema de esta parte es sin duda la “desaparición” de Ed Helms y Bradley Cooper, dos de los pilares fundamentales de la saga.

resacon3_3

Lo que hace cuatro años vino como algo fresco, divertido y diferente, hace dos como algo repetitivo pero ameno, ahora no es más que una trilogía más del montón. Y es que Todd Phillips no ha sabido culminar con grandeza esa dulce resaca que nos dio en la ciudad del pecado, convirtiendo a esta tercera parte en una película más del montón, que a pesar de no ser mala no es más que una pequeña sombra de lo que fue Resacón en Las Vegas. Resacón 3 es una comedia que morirá en el desierto de películas olvidables.

Escribe un comentario