Image Image Image Image Image Image Image Image Image

¿Pueden pensar las máquinas?

Por Javier Fernández López

En el texto de Alan Turing titulado El juego de la imitación, el autor, una de las mentes más brillantes del siglo XX, reformuló la cuestión “¿Pueden pensar las máquinas?” por otro interrogante mucho más sofisticado: “¿Existen computadoras digitales imaginarias que participarían bien en el juego de la imitación?” Turing mostraba la inteligencia de las máquinas, computadoras digitales, a través de este juego, sosteniendo que la primera cuestión planteada sobre si pueden pensar las máquinas carecía de sentido. Turing no ignoraba el carácter social de la pregunta, por el cual se advierte a su vez lo despectivo de la pregunta hacia las máquinas. Él simplemente afirmaba que una máquina no puede pensar como un ser humano (la pretensión original de la pregunta) porque no es un ser humano, y no por ello carece de inteligencia.

Ante la objeción de que imitar no sería lo mismo que mostrar inteligencia, uno podría contestar sencillamente que gran parte de nuestra educación desde que crecemos se basa principalmente en imitar lo que vemos alrededor, es decir, gran parte de nuestro proceso de aprendizaje viene de la capacidad de imitar desde que nacemos.

theimitationgame2

Alan Turing fue un hombre perseguido injustamente, algo que se muestra en Descifrando Enigma, la adaptación del libro de Andrew Hodges. Cabe señalar que tanto la película como el libro muestra a un Alan Turing muy diferente al hombre que existió realmente, pero lo cierto es que poco importa. La idea está ahí, su pensamiento, su perspicacia, su ambición. Morten Tyldum ha construido un producto no sólo interesante, también juega a ser delicioso, en gran parte gracias a Benedict Cumberbatch, uno de los hombres de moda en el panorama cinematográfico. También es cierto que la cinta no se para tanto en el pensamiento del matemático británico, apenas hay amagos, pero el espectador puede notar hacia dónde va cada línea de diálogo, qué es lo que se está contando. Descifrando Enigma nos narra el momento en el que Turing fue designado por el gobierno británico a descifrar el código secreto nazi y así conseguir ventajas sobre el enemigo de la época, cambiado así el curso de la guerra.

El film también se mueve por terrenos románticos, con una Keira Knightley en el papel de mujer que acaba junto al protagonista, en una relación un tanto intelectual e inusual a partes iguales. El padre de la informática moderna no obtiene con Descifrando Enigma la película más fiel sobre su vida, pero sí que obtiene un homenaje sumamente entretenido, bien construido, elegante, convincente… Detrás de toda la complejidad que rodea a la Máquina de Turing, se esconden los recuerdos esenciales de un hombre que buscaba algo más que ayudar a ganar la guerra. Producto más que recomendable.

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Escribe un comentario