Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Pseudothriller simple y de poco voltaje

Por Enrique Fernández Lópiz

Sin tener noticia de ella, decidí ver Wasabi: el trato sucio de la mafia, película francesa. Y me acordé mucho de los auténticos y genuinos thriller de los duros de Hollywood de ayer y hoy: Charles Bronson, Bruce Willis, Chuck Norris, Sylvester Stallone, Arnold Schwarzenegger, Jason Statham y otros que han hecho obras memorables del género para aquellos a quienes les gusten los golpes y las miradas que matan. Pues bien, esta película es una especie de “aprendiz de brujo” de esos filmes que todos conocemos.

En este pseudothriller, un inspector de policía violento y poco ortodoxo en sus métodos, un duro de nombre Hubert Florentini (Jean Reno), se desempeña a piña limpia con cualquiera que se le ponga por delante. El tal policía vive además añorando un amor de juventud que tuvo en Japón 19 años atrás, de cuya mujer que nada volvió a saber; y sigue así, anhelante, a pesar de tener una bonita pretendiente en ciernes (Carole Bouquet).

Debido a un desaguisado que hace donde se ve involucrado y herido sin razón el hijo del Gobernador, su Jefe le da unas vacaciones. Cuando lleva dos días plan inactivo, recibe una llamada de un abogado desde Tokyo. Por teléfono le informa que debe viajar apresuradamente pues la mujer de su vida que había desaparecido años atrás, ha muerto y le ha dejado asuntos en su testamento de los que debe hacerse cargo. Apresuradamente viaja a Japón y se encuentra como regalo principal a una hija que sin saberlo había tenido con su ya difunta novia. Yumi (Ryoko Hirosue) es una extravagante adolescente adicta a las compras y con una cantidad ingente de doscientos millones de dólares en el Banco, de los que podrá hacerse cargo en dos días cuando cumpla la mayoría de edad. Pero la mafia japonesa está detrás de la muerte de su antiguo amor, de modo que Hubert junto a su antiguo compañero, Momo (Michael Muller), tendrán que afrontar la embestida de los sicarios que les persiguen día y noche. El viaje será más movido de lo que Hubert suponía.

wasabi-el-trato-sucio-de-la-mafia-2

El irregular y mediocre director Gérard Krawczyk, hace lo propio con este film rodado con escasa inteligencia, recursos técnicos manidos y poca emoción pues la trama se ve ficticia y más bien en clave de extraño humor. El guión de Luc Besson es de los que seguramente se escribió en un fin de semana. Poco trabajado y pelado, con algunos toques de humor, y acción poco difícil de tener en cuenta; historia típica, tópica y convencional. La música de Eric Serra pasará sin pena ni gloria. La fotografía de Gérard Sterin es buena, más no así una cámara que parece hiperquinética y que oscila, va y viene, sin orden ni concierto.

El reparto es sobre todo la presencia de un Jean Reno a quien le falta un hervor para llegar a la altura de los duros a los que me refería antes tipo Statham o Willis, por no repetir. A Reno ya lo conocemos de sobra y creo no equivocarme al decir que si bien tiene cierto carisma ante la cámara, es, no obstante, limitado en su repertorio actoral. Está bien y cumple Michael Muller. La cantante Ryoko Hirosue está graciosilla y poco más. Y a la pobre Carole Bouquet le dan pocos minutos de cinta, pero da tiempo para admirar su belleza. Como dice Palomo: El actor Jean Reno presta su poderosa presencia, Luc Besson escribe el sencillo guión y el director agita mucho la cámara. Mejor no se puede decir.

La película es bastante tórrida y cansina, amén de tener pocos alicientes, pues prácticamente carece del necesario crescendo y suspense para este tipo de filmes. Hay exceso de disparos y porrazos, pero el relato carece de tensión. Como escribe Fernández Santos, es un: Seudo thriller lleno de vaciedad, escrito con sosería, dirigido de manera plana y interpretado con insinceridad. Dicho sucintamente, resume el film tal cual es. Fernández Santos (1934-2004), un maestro de la crítica q.e.p.d.

No diré que estemos ante lo peor. El producto pasa el nivelito para distraer, repito, a quien le divierta este tipo de cine de puñetazos, tiros, gags cómicos de medianía, un recorrido turístico por Tokio y alguna escena trepidante como esta. Pero este cine francés de acción, se queda años luz del cine americano del mismo género con formato equivalente. Pero bueno, eso ya lo he dicho al principio.

Tráiler aquí: https://www.youtube.com/watch?v=l0BtQUa4EYI.

Escribe un comentario