Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Prejuicios en el cuadrilátero

Por Jorge Valle

La búsqueda de redención a través del boxeo es un tema tan explotado en el cine, y además de forma brillante –la excelente Warrior (2011) podría ser el ejemplo más reciente-, que cada nuevo retorno a la idea requiere originalidad y autoridad para desmarcarse de lo anterior y ofrecer algo nuevo. No es el caso de Alacrán enamorado (2013), la película del español Santiago A. Zannou basada en la novela homónima de Carlos Bardem. En efecto, uno sabe desde el principio todo lo que le va a suceder a Julián (Álex González), un neonazi perteneciente a un grupo de jóvenes convencidos de que el racismo y la xenofobia son el camino correcto para mejorar la sociedad española.

alacranenamorado2

Su odisea está bien narrada y es conmovedora, en parte por la esforzada e intensa interpretación de su protagonista, pero todo suena a demasiado visto, no hay emoción ni sorpresa en ese sendero que recorre Julián hacia la afirmación de uno mismo y la salvación de su alma, atormentada y condenada a un infierno de violencia y autodestrucción, gracias a la amistad de su entrenador Carlomonte (Carlos Bardem) y el amor de la mulata Alyssa (Judith Diakhate). Si la película falla en la presentación del conflicto principal de su protagonista, es en las relaciones entre los personajes, dominadas en un principio por los prejuicios, donde gana en fuerza e intensidad.

El odio que siente Julián hacia las personas de color, aunque se deduce que su sentimiento de rechazo carece de fundamento y es más bien una forma de autoprotección, se va tornando en comprensión y tolerancia; al igual que el miedo de Alyssa deja paso finalmente al cariño y el amor. Alacrán enamorado conmueve, la vida solitaria y triste de sus protagonistas, encadenados al cuadrilátero donde no hay apenas distinción entre el triunfo y el fracaso –Carlomonte es el mejor ejemplo de ello-, es desoladora; todos los actores realizan un gran trabajo, incluido Miguel Ángel Silvestre como el cruel cabecilla del grupo nazi secuestrador de almas descarriadas; Zannou logra rodar algunas escenas poderosas; pero todo está tan visto y oído que lo que cuenta esta historia de triunfo y superación no perdura en la mente mucho tiempo después de su visionado.

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Escribe un comentario