Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Plan de escape

Por Jon San José Beitia

Silvester Stallone y Arnold Schwarzenegger vuelven a compartir protagonismo en una película de acción que ubica su argumento en una prisión de máxima seguridad donde tendrán que unir sus fuerzas para escapar ilesos. Dos grandes iconos del cine de acción que a lo largo de muchos años han mantenido una curiosa amistad en la que la rivalidad era patente, comparten de nuevo cartel. Tras el éxito cosechado por la película ideada y dirigida por Stallone, Los mercenarios, Stallone y Schwarzenegger, hacen uso de su gancho y carisma para atraer al público, demostrando que los viejos roqueros, nunca mueren.

Tras un periodo de tiempo en el dique seco, en lo que se refiere a éxitos de taquilla y películas de cierta calidad, Stallone y Schwarzenegger, han elegido un proyecto que les permite explotar al máximo sus cualidades en un relato de cárceles y fugas, dinámico y entretenido, haciendo las delicias de sus seguidores.

plandeescape2

El argumento juega con los tópicos habituales del cine de prisiones en las que se incluyen fugas, consiguiendo ofrecer un novedoso enfoque, al introducir un personaje especializado en fugas, encarnado por Stallone, capaz de escapar de cualquier recinto dotado con los más sofisticados y férreos sistemas de vigilancia con una facilidad pasmosa. El relato capta la atención del espectador desde el comienzo, convirtiendo a Stallone en el mismísimo Houdini de las prisiones. Parte de una premisa sencilla y atractiva, que posiblemente tenga un desarrollo simple y previsible, como ya ocurriera en el cine de acción de antaño pero que, sin duda, funciona gracias al tono desenfadado del conjunto y a que ni los propios responsables de la película se la toman en serio.

Stallone y Schwarzenegger cumplen con lo que se espera de ellos, compartiendo protagonismo con naturalidad, sentido del humor y todo su carisma, logrando crear una química formidable. Cuenta con la participación estelar de un gran James Caviezel, en el papel de malo malísimo presente en cualquier película de acción que se precie, dotando a su personaje de la inteligencia maldad y frialdad, gracias a una correcta interpretación. Se sigue con atención y facilidad como se va fraguando el plan de fuga, desarrollando y exponiendo, desde la sencillez, un plan que se antoja excesivamente complicado, casi imposible.

Presenta un ritmo dinámico con momentos de tensión y acción bien planificados, logrando ofrecer lo que se espera de ella, un cine de entretenimiento desenfadado y ligero, en el que Stallone y Schwarzenegger, dejan a la altura del barro a las recientes estrellas del cine de acción y reclaman su trono.

Jon San José Beitia

Escribe un comentario