Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Película sobre el impredecible destino

Por Enrique Fernández Lópiz

La película cuenta varias historias interrelacionadas. En un viaje de negocios, un hombre (Jude Law) duda sobre la opción de serle infiel a su mujer (Rachel Weisz). Una bonita joven eslovaca (Lucia Siposová) da sus primeros pasos como prostituta de lujo en Viena, contra las críticas de su hermana (Gabriela Marcinkova). Una bella brasileña (Maria Flor) se dispone a abandonar a su novio (Juliano Cazarré) y retornar a su país después de descubrir que le es infiel. Un hombre edad madura (Anthony Hopkins) ha viajado a los EE.UU. para para buscar a su desaparecida hija. Un recluso extremadamente peligroso (Ben Foster) es transportado a Denver para iniciar su reinserción social. Finalmente, una mujer rusa (Dinara Drukarova) decide abandona a su marido (Vladimir Vdovichenkov), un hombre metido en negocios dudosos.

360 Juego de destinos es una película mezcla drama, romance y thriller de vidas cruzadas, de encuentros y desencuentros, de amor y de redención, de tomar la encrucijada que se presenta al vuelo, de cambiar de vida en pocos minutos, de encuentros inopinados y amores ficticios y reales, de conflictos religiosos y déspotas mafiosos, en definitiva, como su palabra indica, el film habla de un círculo de relaciones que se cierra con un complejo entramado de personajes diversos.

360juegodedestino2

El brasileño Fernando Mirelles, el que fue director de El jardinero fiel, 2005; o Ciudad de Dios, 2002, ha realizado una excelente cinta en la que compone su singular mosaico globalizado, sin caer en el tremendismo, ni en la mirada condescendiente sobre las diferencias de clase y raza,; es una especie de fábula transnacional. El guionista Peter Morgan (que aquí abandona su especialidad de mostrar con verosimilitud y sentido del detalle los entresijos del poder) hace una adaptación libre de ‘La Ronda’, novela de 1900 del escritor austriaco Arthur Schnitzler, que en su momento fue polémica por la temática sexual presente en la obra. Tiene una buena fotografía de Adriano Goldman y excelente música. Como escribe Costa: Meirelles y Morgan trazan un mapa de bifurcaciones, que en algunos casos propician la redención o la justicia poética, y en otros desembocan en punto muerto, o en la posibilidad de tragedias que no serán consumadas.”

Un excelente reparto coral en el que destacan actores y actrices de reconocido prestigio como Anthony Hopkins, Jude Law o Ben Foster, y no van a la zaga artistas que hacen muy bien su labor como Rachel Weisz, Moritz Bleibtreu, Jamel Debbouze, Marianne Jean-Baptiste, Lucia Siposové, Gabriela Marcinkova, Juliano Cazarré, Maria Flor, Dinara Drukarova y Vladimir Vdovichenkov. Todos muy bien en general, aunque algunos personajes o situaciones son demasiado forzados, “irreales” y poco creíbles.

Pero el film hace sospechar que su ansioso mecanismo narrativo no tiene una fundamentación sólida en un discurso consistente; tampoco parece encontrar base en una percepción del mundo y de la vida acreedora de tamaño despliegue, resultando un producto onírico sobre el impredecible destino, sobre las oportunidades que tenemos en la vida, pero con un exceso de aparatosidad. No quita para que esté rodada con gusto, escrita con oficio –aunque sin alardes- e interpretada con justa solvencia. Yo la recomiendo.

Puedes ver el tráiler aquí: https://www.youtube.com/watch?v=NBl8-R1LF9I.

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Escribe un comentario