Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Película sencilla para pasar el rato

Por Enrique Fernández Lópiz

Un gran equipo es una película del tipo comedia, sin más pretensiones que para pasar un ratito medio bueno de humor y sin calentamientos de cabeza, lo cual que a tanta gente gusta.

El protagonista, Patrick (José García), una vieja estrella del fútbol, ve a los cincuenta años que ha fracasado: alcohólico, arruinado, sin familia, salvo su hija que él adora, etc. Patrick se ve obligado por asuntos con la justicia a buscar un trabajo digno. La única salida que encuentra es ir a una pequeña isla bretona para entrenar al modesto equipo de fútbol de la localidad. Los del pueblo necesitan ganar los próximos encuentros para hacer acopio de dinero y salvar de la ruina a la fábrica conservera de la isla. Para ello, Patrick ha de contratar con engaños y artilugios a jugadores consagrados de su generación, o sea, ya mayores para esos trotes. Y lo consigue.

Dirigida con oficio por Olivier Dahan, cuenta con un libreto escrito por muchos autores (Philippe de Chauveron, Marc de Chauveron, Olivier Dahan e Isaac Sharry), una trama llana e incluso espontánea. La música de Guillaume Roussel y la fotografía de Alex Lamarque, no merecen mayores comentarios: correctas.

ungranequipo2

En cuanto al reparto, son actores con su vis cómica que hacen bien sus roles y logran empatizar con el espectador. Actores algunos de ellos muy conocidos internacionalmente y sobre todo en el cine galo. Al fin, esta película está realizada para el lucimiento y a mayor gloria de este grupo de cómicos-estrella franceses de última (y penúltima) generación como José García, Omar Sy, Jean-Pierre Marielle, Franck Dubosc, Gad Elmaleh, Joey Starr, Ramzy Bedia, Sami Ameziane, Cléentine Baert, Fréderique Bel y Jean Reno, todos en un conjuntado equipo, nunca mejor dicho.

Película sobre fútbol, algo difícil y que pocas veces sale bien, este film, como dice Marañón: … con el influjo de ´Bienvenidos al norte´ y la comedia francesa buenrollista logra el milagro (en la ficción) de rescatar el espíritu de unidad de la selección francesa multirracial que ganó el Mundial de Francia en 1998. Una especie de metáfora sociopolítica de un país en plena crisis (como todos).

Resulta ser una película sencilla, quizá en exceso, con ciertos gags de humor más o menos bien recibidos, con amores superficiales, con personajes que cumplen en sus interpretaciones. La historia no cuenta grandes cosas, salvo el ambiente rural y depauperado de una modesta isla bretona que carece prácticamente de todo cuanto la modernidad posee. Es en ese sentido en el que le encuentro un mayor valor testimonial al film, pues habla de la reruralización, algo tan necesario en nuestros días, pues que no todos vamos a tener que estar en Madrid o Barcelona, los pueblos necesitan repoblarse, necesitan incentivos para que la gente vaya a las zonas rurales.

En cierto modo es una comedia inmadura, y sobre fútbol, con una idea legítima que aborda de manera pertinente. Como escribe Ocaña: Cine fácil, sin sutilezas ni complicaciones, blando, más simple que sencillo y, por qué no, quizá eficaz.”

En fin, un ratillo de entretenimiento para quien tenga seis u ocho eurones a disposición. Pero a pesar de todo, creo que merece la pena: ¡te hace olvidar los telediarios!

Puedes ver el tráiler aquí: https://www.youtube.com/watch?v=15vKmzi0QtM.

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Escribe un comentario