Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Película mediocre salvada por grandes actores y por su mensaje

Por Enrique Fernández Lópiz

Estamos ante la segunda obra cinematográfico fruto de la “Papamanía”. Primero fue Call me Francesco/Il Papa della gente, del italiano Daniele Luchetti, con Rodrigo de la Serna que interpreta a Francisco; luego el documental Francisco de Buenos Aires (2014), de Miguel Rodríguez Arias; y ahora esta de Francisco, el padre Jorge.

Francisco, el padre Jorge es en esencia un biopic a mayor gloria del Papa Francisco, y con toda justicia, pues es una personalidad singular, única, portadora de un mensaje de fe en la vida y en Dios para todos sin exclusión, lo cual cobra más relevancia que nunca en los tiempos que corren de desigualdad, corruptelas e inmoralidad por doquier. Mi parecer es que el actual Papa Francisco es la figura más importante de nuestra historia reciente, con un caudal arrollador de bondad y esperanza, y una capacidad de enorme de sintonía con las gentes de toda condición, amén de llamar a las cosas por su nombre, todo ello desde la doctrina cristiana.

El film relata el itinerario de un adolescente primero y luego adulto Bergoglio, que siente la llamada de Dios desde una enorme vocación para el sacerdocio, todo ello con escenas a modo de flashback. Un cura, el cura Jorge (Darío Gandinetti), que acaba siendo el mismísimo sucesor de Ratzinger tras la irrevocable dimisión de su función como sumo Pontífice de la Iglesia Católica en 2013.

Es la historia del viaje escarpado de un cura jesuita que llega a ser arzobispo de Buenos Aires durante muchos años. Todo ello investigado por la joven periodista de origen italiano y afincada en Argentina Elisabetta Piqué (Silvia Abascal), tras haber conocido a Jorge Mario Bergoglio en el Cónclave de 2005. A partir de ahí la periodista escribe un libro sobre él que habla de su compromiso con los pobres, con los habitantes de las “villa miserias”, su lucha contra el narcotráfico, la prostitución, las nuevas formas de esclavitud y la mismísima cúpula militar durante el Proceso de la dictadura que asoló la Argentina desde 1976 con el general Jorge Rafael Videla, hasta 1982 con la penosa Guerra de las Malvinas promovida por el general Galtieri de infausto recuerdo.

franciscoelpadrejorge2

Mas no sólo dio la cara por sus hermanos jesuitas durante la dictadura, tampoco calló la corrupción en la época de los Kirchner. Como dice el propio director del film, Beda Docampo: Viene luchando contra la corrupción, cuando nadie hablaba de ese tema. ¿Por qué? ¡Porque eso afecta a sus pobres! A los más desfavorecidos. Llevarse el dinero público tiene sus consecuencias. Obviamente a un abogado le daña menos que a quien vive en una chabola, pero a sus pobres más. Les podían haber construido cañerías para darles agua corriente, pero un político se ha embolsado el dinero, y el proyecto se ha ido al traste.”

El director gallego Beda Docampo Feijóo ha dirigido cinco películas antes que esta con irregular fortuna, pero sobre todo es un consolidado guionista donde ha cosechado numerosos premios.Este film lo realiza de forma clásica y con elementos –todo hay que decirlo- que atentan a la calidad narrativa y a la veracidad de los hechos. Por ejemplo, al inicio, en vez de enfocar el Buenos Aires pobre de las villa miserias, Docampo nos regala un gratuito tour turístico en autobús, guiada por la renombrada actriz y vedette Leticia Brédice a modo de guía turística, recorrido que va desde el Obelisco a Caminito, del Puente Avellaneda a la Catedral, y de fondo Balada para un loco, de Astor Piazzolla. Como apunta Boetti: La vida del cura oriundo del barrio de Flores, entonces, como entidad falsa, lavadita, aséptica, estanca, museística y predeterminada. Lo mismo que la película toda. Hay otras partes del film que pueden resultar acartonadas o edulcoradas, pero al final, la obra sale adelante en un tono que puede incluso resultar emotivo, sobre todo por el acierto en el casting y por tratarse de la figura de que se trata: nada menos que el Papa Francisco.

El guión escrito por Beda Docampo y César Gómez Copello, resulta de una adaptación de la obra biográfica de Elisabetta Piqué: Francisco. Vida y revolución, una obra en la que la periodista y corresponsal de La Nación en el Vaticano cuenta, desde la cercanía con el papa Francisco a quien conoce desde 2001 en que fue nombrado cardenal por Juan Pablo II, su recorrido vital hasta llegar a líder máximo de la Iglesia Católica. De manera que el guión es pasable, aunque a veces adolece de cierta sensiblería, junto a algunos agujeros en la narración, pues contar la vida perfecta de un hombre, pronto se concierte si no hay contrapunto en algo plano.

El reparto es el gran valor de este film. Darío Grandinetti, un actor excepcional, realiza una interpretación de primera fila, un trabajo que soporta en gran medida el peso del film. En su bien-hacer, Grandinetti ha hecho suyo el texto e incluso ha conseguido hacer suyas la forma de andar y las gesticulaciones de Bergoglio, como afirma DocampoSilvia Abascales la periodista Piqué que en este caso resulta ser agnóstica pero gran admiradora del Papa; muy bien llevado este rol por la bonita Abascal; como dice Docampo: necesitaba inventarme un antagonista, dada la falta de puntos negros en la vida de Bergoglio. Y trabajan en el film hasta quince actores y actrices de gran prestigio, gran parte de los cuales se prestaron a hacer cada uno un día de rodaje, entre otros: Carlos Hipólito, Alejandra Awada, Jorge Marrale, Emilio Gavira, Blanca Jara, Alan Ferraro, Leonor Manso, Naia Guz Sánchez, Laura Novoa, Emilio Gutiérrez Caba, Marta Belaustegui, Leticia Brédice y Carola Reyna. No hay que olvidar una aceptable música de Federico Jusid y una gran fotografía de Kiko de la Rica, junto a una pasable puesta en escena.

Lo que ocurre en esta película es que carece de claroscuros, de matices, el personaje es perfecto, un santo en toda regla sin el menor amago de duda; al fin, en la película todo es funcional a la construcción hagiográfica. Pero el relato filmado de la vida de un hombre, incluso de los mejores como Bergoglio, necesita drama. Y para que haya drama tiene que haber flaquezas, fracasos, puntos de incertidumbre, pues como dice Martínez: Intentar contar la vida perfecta de un hombre se parece demasiado a no contar nada. Es por ello que el propio Docampo admite que viene muy bien al film el personaje de:Silvia Abascal, agnóstica y crítica con la religión. Necesitaba a una actriz que pudiera establecer una relación con él casi paternofilial. No es que se dirija a la conversión, pero sí va admirando poco a poco al hombre.” O sea, que Docampo, consciente de la dificultad que apunto,se inventa la trama paralela de la periodista que investiga la vida del Pontífice. Y como dice Martínez: … lógicamente, ella sí se equivoca y ofrece al relato la posibilidad de un mínimo de conflicto”.

Cuando se hace un biopicde un personaje vivo, creo que no hay que apresurarse. Como apunta Vidal: … lo que ocurre cuando el biopicado está vivo y en activo es que los biopics de convierten en un género resbaladizo, poco objetivo, con una tendencia a glorificar sin matices al protagonista de la película. Es lo que sucede con este Francisco que intenta contar la historia del Padre Bergoglio desde su temprana vocación hasta el papado.

En resumen, yo, a pesar de las deficiencias del film, que no es una buena película, sin embargo la recomiendo. Yo siempre he entendido que de cualquier película, aun de las malas, se pueden extraer ideas, elementos de reflexión o mensajes aleccionadores. Pues bien, eso ocurre en esta, aunque este film no sea malo, simplemente mediocre. A cambio, aporta un mensaje de amor fraterno, de solidaridad y de compromiso social, que sirve a religiosos de todas confesiones e incluso a personas que no sean creyentes. Y en ocasiones, la verdad, la cinta resulta emocionante. Creo hay un exceso de malas críticas, que no reparan en esta otra dimensión ética y de esperanza aporta esta obra.

Tráiler aquí:https://www.youtube.com/watch?v=MiF4syfL5oI.

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Escribe un comentario