Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Película mala y panfletaria

Por Enrique Fernández Lópiz

Pearl Harbor, película de guerra sobre la muy conocida y polémica invasión japonesa a Pearl Harbor. En el film Rafe y Danny son amigos de infancia con una trayectoria de larga de amistad. Ambos ingresan como pilotos en las fuerzas aéreas. Rafe conoce a una bella y la vez valiente enfermera, Evelyn, y se enamoran ambos. Pero al poco Rafe es llamado para servir en la Fuerza Aérea Británica (RAF) contra los alemanes. Mientras tanto, Danny y Evelyn son enviados a la base aérea de Pearl Harbor en Hawái. El resto, la invasión del siete de diciembre de 1941 y todo eso es bien conocido y no merece la pena abundar en este acontecimiento.

La película no aporta en realidad nada nuevo a la multicontada historia de Pearl Harbor, pero su director Michael Bay da el tipo como realizador de oficio, y junto a él un guión “normalito” tirando a malo de Randall Wallace, una música que es de lo mejor del film y que acompaña bien las escenas de guerra, música de Hans Zimmer; excelente fotografía de John Schwartzman. Y quizá lo más destacable sean los aspectos técnicos y de sonido.

El reparto es de lujo pero caótico y plagado de estrellas sin ton ni son, y no siempre en su mejor momento: Ben Affleck, Josh Hartnett, Kate Beckinsale, Cuba Gooning Jr., Alec Baldwin, Jon Voight, Tom Sizemore o Dan Aykroyd. Todos están en su sitio… más o menos.

pearlharbor2

Tiene premios y menciones este film, en 2001, curiosamente, aunque alguno no es con mucho muy grato: 1 Oscar: Mejores efectos de sonido. Nominada Sonido, Efectos Visuales y Canción. 2 nominaciones al Globo de Oro: Mejor banda sonora original, canción original. 6 nominaciones a los Razzie Awards: incluyendo peor película y actor (Affleck).

Es decir, película con grande y deslavazado reparto, enorme equipo técnico, mucha tecnología, efectos especiales, escenas de guerra por doquier. Da la impresión que se trata de un producto equivalente a una de esas películas que se rodaban en los años cincuenta donde americanos buenos le aguantan el tirón a los japoneses malos, y encima con la manida historia de la invasión a Pearl Harbor: ¡por Dios! Aparte de que sobre esta historia no están todos los extremos aclarados.

Quiero decir que tal vez podría haber aportado algo nuevo, una versión nueva, un argumento desconocido que explicara bien a las claras o mejor esta loca invasión de parte del ejército nipón al imperio americano. Hasta un Almirante japonés llega a decir en la película, que da hasta risa: “Creo que hemos despertado a un dragón dormido”, o algo así ¡Pues claro! Y es que, repito, a día de hoy el capítulo de Pearl Harbor está rodeado de un halo de misterio que pasa hasta por decir que fueron los propios americanos quienes incitaron este ataque, e incluso que la flota que había en Pearl Harbor estaba compuesta por barcos de deshecho y que la provocación y posterior ataque, sirvió a los EE.UU. para meterse de lleno en la Segunda Gran Guerra. Recuerdo que fue al día siguiente del ataque cuando gobierno Norteamericano bajo el mando del Presidente Franklin D. Roosevelt declaró la guerra a Japón, y al poco, fueron los alemanes los que le declararon la guerra a los EE.UU. Y no olvidemos que Roosevelt pudo hacer esta declaración por el fuerte impacto que este ataque tuvo entre la población, pues antes, había una masiva oposición a que el país entrara de nuevo en guerra en Europa o donde fuere.

Pero bueno, volviendo a la película, se trata de un film que yo calificaría de técnico y poco más, una obra fría, sin sentimiento, con muchas escenas de guerra para quien le guste el cine bélico, el fondo de la historia, los gélidos personajes, la incapacidad para transmitir alguna sensación de frío o calor en el espectador, son notorias.

Su parte central más llamativa consiste en cuarenta minutos de los ciento setenta eternos minutos que dura la cinta, dedicados de pleno a efectos especiales redundantes de aviones disparando, barcos explosionando o soldados saltando por los aires; y junto a tamaño caos de pirotecnia, una historia de amor pasmosamente trivial.

En resolución, película mala de solemnidad, panfletaria a favor del ejército norteamericano, mucho efecto especial y poca sustancia, elección de actores a gogó, romanticismo empalagoso y para no continuar, película que yo desaconsejo de todo punto, pues nada aporta, ni para aclarar la Historia, ni aporta tampoco nada al espectador.

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Comentarios

  1. Mª José

    Totalmente en desacuerdo. Sin duda “Pearl Harbor” se trata de una película a reivindicar. Su machaque continuado y en el tiempo se debe única y exclusivamente a que es un producto enfocado al entretenimiento que tiene como director a Michael Bay, artista a quien todos tratan de despreciar por su estilo “videoclipero”, presente más que nunca en esta película.

    Si estas escenas de guerra son malas, me gustaría saber cuáles son buenas…

    Y sí, el guión no es su punto fuerte y los minutos pueden ser excesivos, pero el mérito es que Bay lo cuenta de maravilla y con Zimmer se te saltan las lágrimas.

    ¡Gracias por la crítica!

    • Enrique Fdez. Lópiz

      Para gusto los colores, dice el refrán. Gracias por tu comentario. Enrique

  2. Cinepata

    Pues yo coincido con los dos, tanto con Mª Jose como con Enrique. Por un lado pienso que la dirección de Bay es espectacular y la música del film es de lo mejorcito pero por otro lado el guión es pésimo por lo que ni con un buen director, músico ni actores salvan que la película carezca de alma.

Escribe un comentario