Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Película insustancial

Por Enrique Fernández Lópiz

El camino de vuelta pretende contar la historia de un adolescente de catorce años de nombre Duncan (Liam James), quien en su verano de vacaciones tratará de encontrar su autoestima perdida asumiendo rasgos y cualidades de un superficial trabajador de un parque acuático, y encontrar a través de esta identificación su ser, su mismidad. Esto le dará fuerzas para enfrentarse a su impresentable padrastro (Steve Carell), que lleva una vida poco ejemplar, y a la vez buscará reencontrarse con su madre (Toni Collette) de la que vive un tanto separado y con diferencias.

Dicen algunos cuyos comentarios he leído que en la peli el adolescente Duncan encuentra en esa especie de monitor gracioso de parque acuático (Sam Rockwell), un modelo sobre el que edificar su personalidad inmadura. Justo en un tipo que en la cinta eclipsa a todos los demás personajes con sus burdas bromas, sus chistes de tres al cuarto y sus intervenciones plan broma de regular gusto. Dicen los mismos a quienes me refiero que es un claro guiño a los Simpson (a quienes no tengo el gusto pues los detesto nada más verlos). Y añaden que mientras Duncan es el muchacho tímido oprimido por su padrastro (¡vaya padrastro!), despreciado, sin carácter ni personalidad, Rockwell es la madurez, la chispa de la vida, la diversión en estado puro y el modelo identificatorio yanqui que el muchacho debe seguir para salir de su marasmo y de su aturdimiento: ¡no se puede creer lo que uno lee! Porque el tal monitor y “modelo de identificación” no es una persona madura o atractiva ética o intelectualmente, sino un pobre diablo que ha encontrado en ese parque acuático su motivo principal en la vida con sus humoradas toscas y diálogos vulgares.

elcaminodevuelta2

Estimados lectores de estas líneas, ante esta película abramos los ojos y tengamos un poco de sensatez cinematográfica: esta cinta es ramplona, tediosa y molesta. Se parece quizá a una especie de serial dramático, más propio de una sobremesa sesteante en casa ante el televisor, que de un auténtico film. No hay frescura, es repetitiva, y no sé si pretende compararse con otras películas que por supuesto han tocado infinitamente mejor el tema que enlaza adolescencia y verano (p.e. Verano del 42, 1971 de Robert Mulligan). Es excesiva con el tema familiar, y además con una familia disfuncional y que yo no quisiera tener de vecinos.

Entonces, me permito calificarla de aburrida, burda, plana, encasillada y encorsetada en los tópicos, salvo si se quiere el final que a tantos gusta curiosamente, cuando la cosa estaba cantada. Pues bien, digo todo y añado que es un film sin prácticamente ningún elemento de distinción, ningún atractivo, al menos para mí..

De manera que si he visto esta película ha sido un tanto engañado por la lectura de críticas y opiniones varias sobre la misma. Aún sigo impactado por los buenos comentarios que he leído de críticos profesionales como Peter Debruge de Variety; Sam Adams de Time Out; Eric Kohn de Indiewire; Claudia Puig de USA Today; Jordi Costa del Diario El País; o Peter Travers de Rolling Stone ¡que califica de sobresaliente la película!. Todos parecen haber realizado comentarios o críticas inexplicablemente amables por no decir buenas, a un film sin dirección, sin guión, con interpretaciones mediocres, con música y fotografía indigeribles, y sobre todo sobre todo, de una enorme vulgaridad americana (del norte), de una insoportable mediocridad, de una moral detestable.

 Pienso que esta película, con el tiempo, tal vez ni sirva para colocarla en una cadena de TV de cuarta categoría y en horario de madrugada. En fin, considero la cosa como un timo para el dinero y el tiempo perdido que cada espectador de buen gusto haya empleado si ha ido a una sala a ver este sancocho. Y no creo quedarme corto. Cuando acabé de verla estaba literalmente enfadado. Si me quieren hacer caso: ¡no pierdan tiempo bajo ningún concepto con este film!

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Escribe un comentario