Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Película imperdible

Por Enrique Fernández Lópiz

La película Centauros del desierto se sitúa en Texas en el año 1868, tres años tras la Guerra de Secesión. En la historia, Ethan Edwards es un hombre abatido y solitario que ha luchado y perdido la guerra contra el norte. A la vuelta a su hogar se encuentra que los comanches han raptado a una de sus sobrinas. De ahí en adelante su vida consistirá en perseguir a los indios para recuperar a la joven. Se le unirá un muchacho mestizo adoptado por su familia de nombre Martin, que le ayudará en esa búsqueda incansable que se ha convertido en su obsesión y en su modo de vida. Es impresionante la escena en que Wayne, en un punto de inflexión en la búsqueda de la sobrina dice en un maravilloso diálogo: El indio, tanto cuando ataca como cuando huye, es inconstante, abandona pronto. No comprende que se pueda perseguir algo sin descanso. Y nosotros no descansaremos. De modo que al final daremos con ella, te lo prometo. La encontraremos. Tan cierto como que la tierra da vueltas.”

Podría parecer un mero argumento, como escribe Kurt: en un viaje al centro del odio y la intolerancia a cargo del mejor John Wayne.” Y es que, efectivamente, en la mirada fatigada de Ethan Edwards el racismo va latiendo cada vez con más fuerza, casi imperceptiblemente. Unos ojos cabizbajos, caídos, con la mirada de un perdedor que a duras penas esconde un desprecio tan feroz como poco explícito. En este film, Ford, el gran maestro demuestra de nuevo por qué es uno de los mejores directores de la historia del cine. Esta película es un relato excelente cargado de fuerza, aflicción, inspiración y esmero. O sea, una auténtica obra de arte.

Pues si la dirección de John Ford es genial, como siempre es Ford, igualmente extraordinario es el guión de Frank S. Nugent, adaptación de la novela de Alan Le May, The Searchers (que traducido sería Los buscadores pero cuyo título en español, igual al film fue: Centauros del desierto, y no me pregunten por qué. Una novela que inspira al film porque es un relato de gran colorido, perfecta ambientación, colonos, comanches, los grandes desiertos de Texas y Nuevo México con sus inhumanas distancias, y una gran profusión de detalles, elementos y situaciones. La música de Max Steiner es maravillosa y excelente la fotografía de Winton C. Hoch, repleta de composiciones brillantes para narrar esta historia épica.

centaurosdeldesierto2

El reparto es de lujo, sobresaliendo por encima de todos la figura de un John Wayne de lujo, una bella Natalie Wood esta vez asilvestrada, Jeffrey Hunter que lo hace muy bien, y acompañando Ward Bond, Vera Miles, John Qualen, Olive Carey, Henry Brandon, Ken Curtis, Harry Carey Jr., Hank Worden y Walter Coy. Todos estupendos.

He visto por enésima vez Centauros del desierto y destaco es la redondez interpretativa de John Wayne que está impresionante en su papel de hombre hosco, intolerante, solitario y comido por el odio. Algunos dicen que hace el papel de un individuo racista: ¡Pues claro que sí! ¡Cuántos lo eran en aquel entonces del mil ochocientos sesenta y tantos, colonos, hombres y mujeres que sufrían el acoso indio, comanche o el que fuera sin la perspectiva que ahora tenemos de los hechos! Como anécdota diré que tanto Ford como Wayne fueron siempre muy queridos de los indios.

No eran tiempos fáciles, era época de postguerra, una dura guerra que enfrentó a hermanos de norte con los del sur, una guerra económica y que enfrentaba también diferentes visiones del mundo, una contienda que supuso mucho sufrimiento para todos, particularmente para los conservadores del sur que perdieron. Así, Ethan, soldado perdedor, intuía que su futuro no era muy halagüeño como luego diré. Frank S. Nugent, el gran escritor de novelas del lejano oeste, en la que se inspira el film, dejo negro sobre blando lo siguiente, refiriéndose a hombres como los personajes de la película: «Esas gentes poseían una clase de coraje que bien podría ser el mejor don de cualquier hombre; el coraje de aquellos que simplemente perseveran día tras día, poniendo todo de su parte, más allá de cualquier resistencia razonable, raras veces teniéndose como mártires, y nunca creyéndose valientes».

Ethan Edwards, el personaje interpretado por John Wayne, yo sé por conversaciones con otros cinéfilos y colegas que produce, bien atracción, rechazo o ambivalencia, pero nunca deja impávido, dada la melancolía, amén de la dureza e impiedad a veces de su personaje. Este síntoma revela que Ford y Wayne han conseguido la perfecta conjunción a la hora de retratar a un “hombre histórico”, la complejidad psicológica de un vaquero de aquella época, abatido, mayor, solitario, amargado y que ve claramente que su vida no va resultar nada fácil, que su proyección futura estará llena de tristeza e incluso de soledad. Y a propósito de este personaje, el singular Boyero, en una entrevista dijo así de Ethan-Wayne: Es un racista, está machacado, sabe que su soledad será inmensa cuando encuentre a su sobrina y la entregue a la familia, intuye que se le van a cerrar todas las puertas y que se va a quedar bajo el sol del desierto. Yo quiero mucho a Ethan Edwards, siento piedad por él, a veces me pone de los nervios, me parece un hombre, le comprendo demasiado bien. La capacidad de sugerencia de John Ford, de expresar los sentimientos más íntimos con un gesto, vivió en ´Centauros del desierto´ un permanente estado de gracia. Es una película muy compleja, muy cabrona, muy hermosa, muy triste.” Dicho queda.

Yo diría que es un western imperdible para cualquier amante del cine en general y más aún a quien le gusten las películas del oeste. Una obra en la que Ford explora los contrastes de la identidad nacional, con su búsqueda de orden y su necesidad de violencia, su espíritu de comunidad y su búsqueda de independencia, como escribe Kehr. Pero que además contiene algunas de las imágenes más iconográficas que se han rodado nunca con una cámara de cine, grandes escenas, la presencia inapagable de Wayne, momentos de gran emotividad, como el plano final. En definitiva, una historia dura y maravillosa que es sin duda una obra maestra del género.

Puedes ver el tráiler y comentarios aquí: https://www.youtube.com/watch?v=6tocieSkzDU.

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Escribe un comentario