Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Paseando por el espacio

Por Jorge Blas

Las grandes películas son aquellas que, cuando se apagan las luces del cine y empieza la proyección, te cogen con fuerza por la solapa de la chaqueta y ya no te sueltan hasta que las luces vuelven a encenderse. Consiguen que te olvides de todo lo externo a la película y que durante 100 minutos vivas una historia que no es la tuya. Y lo de menos es si lo consiguen haciéndote reír o llorar, provocándote tensión, terror o emoción, porque una gran película es tu vida durante 100 minutos y la vida no tiene género.

En Gravity tu vida es la de un privilegiado astronauta que observa muy de cerca a Sandra Bullock y George Clooney en su épica aventura en un espacio no muy lejano. Alfonso Cuarón, conocedor de que el espectador ya ha vivido en una sala de cine muchas otras épicas aventuras, decide tratarlo como la persona inteligente que probablemente sea -por elegir ver esta película- y cuenta la historia con los detalles justos y necesarios para transmitir lo que está ocurriendo sin edulcorantes, artificios o adornos. Los trabajos de realización, efectos visuales, montaje y diseño de sonido son sobrecogedores y sirven para transmitir un realismo que nunca antes habíamos visto en una película ambientada totalmente en gravedad cero. Pero realismo sin emoción no sirve de nada y conseguir llegar a ello, a la emoción, sin esos artificios es algo que está en poder de muy pocos directores actuales. Alfonso Cuarón demuestra, una vez más, que es uno de los portadores de ese superpoder y sabe convertir en realidad increíbles secuencias que otros directores no se atreven ni a soñar, porque muy probablemente jamás podrán realizarlas.

gravity1

Esta es la mejor película que ha hecho Sandra Bullock, no creo necesario repasar su filmografía para ratificarme, y George Clooney vuelve a estar genial como casi siempre últimamente –aquí si he mirado su filmografía, por si acaso-.

El único detalle que, en mi opinión, separa a esta película de la denominación de “Obra Maestra” es una construcción narrativa quizás demasiado sencilla que no nos permite empatizar claramente con la historia personal de la doctora Ryan Stone (Bullock). Los supuestos y comentados errores científicos -errorcillos, diría yo- son absolutamente intrascendentes y perdonables. Entiendo que algún científico haya creído que se encontraba realmente en el espacio y por eso haya detectado errores, pero no, Gravity es una ficción y como tal sólo debe ser fiel a sus propias leyes -físicas y narrativas-. En cualquier caso, desde mi ignorancia científica, yo nunca he estado tan cerca de estar en el espacio como viendo esta película.

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Escribe un comentario