Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Pasajeros del tiempo

Por Jon San José Beitia

Curioso e ingenioso relato de viajes en el tiempo que presenta en una misma trama al joven H.G. Wells y a Jack el destripador, en una persecución a través del tiempo que conecta a dos grandes personajes.

El punto de partida del relato está plagado de ingenio y atractivo, captando la atención del espectador en una ingeniosa y atractiva persecución a través del tiempo de uno de los grandes criminales, Jack el destripador.

Tras cinco años de inactividad, Jack el Destripador, vuelve a las andadas. Huyendo de la policía, el asesino entra al laboratorio del joven H.G. Wells y huye en su reciente invento: una máquina del tiempo. Después de recuperar su ingenio, Wells descubre que El Destripador escapó al futuro: ahora deberá ir tras él.

De una forma sencilla, el director sienta las bases del relato, presentando a Jack el destripador bajo una ambientación inglesa plagada de niebla, ofreciendo un toque gótico clásico, para dar paso a un relato de ciencia ficción con el que juega con los hechos reales, dando cierto sentido a los hechos históricos.

lospasajeerosdeltiempo2

El relato se sigue con atención en todo momento, gracias a los puntos novedosos del mismo. Puede que los efectos especiales no estén a la altura de los del cine actual, pero es un punto que debe valorarse en su justa medida, puesto que en este caso lo importante reside en la ingeniosa historia que desarrolla.

Los responsables de la película saben darle un toque desenfadado, jugando con el humor como un punto de apoyo, para desarrollar el relato, ofreciendo imágenes que contrastan con el estilo de vida de la época pasada, convirtiendo a H. G. Wells en un caminante del espacio tiempo. Desarrolla una trama ingeniosa, dando paso a la aventura y el amor, plasmando los riesgos de los viajes en el tiempo y dando paso a un atractivo juego, donde las mentes mueven ficha en función de los movimientos del pasado y futuro.

 Destaca la presencia en el reparto de dos grandes intérpretes de renombre como son Malcolm McDowell y David Warner, dando vida a los personajes principales, aportando su prestigio y elegancia al relato. Como anécdota, mención especial merece la intérprete Mary Steenburgen, que años más tarde volvió a participar en un relato de viajes en el tiempo como, Regreso al futuro. Puede que el apartado romántico robe demasiado espacio a lo que podría haber sido todo un relato de aventuras, pero bueno, supongo que el amor es algo que sobrevive más allá del tiempo.

El toque desenfadado del conjunto del relato, ayuda a no analizar en profundidad lo que presenta y a seguir la trama con interés, logrando crear un relato fantástico que juega con los acontecimientos ocurridos en la realidad alrededor de los personajes principales.

Los pasajeros del tiempo es una obra a reivindicar que merecería una revisión en la actualidad y que ofrece numerosas posibilidades atractivas.

Jon San José Beitia

Escribe un comentario