Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Parker, la venganza de Jason Statham

Por Adrián Pena

Prácticamente todos los años nos encontramos en nuestras carteleras con películas de acción donde el británico Jason Statham es el protagonista, 2013 no podía ser menos y nos deja este intenso thriller de Taylor Hackford (Oficial y caballero, Sangre por sangre, Pactar con el diablo, Ray…) llamado Parker. En esta cinta nos encontraremos con un ladrón de ciertos principios códigos éticos, como sólo robar a los ricos o no hacer daño al que no se lo merece, que es traicionado por una banda de delincuentes que intentan deshacerse de él tras el último golpe, ese es el principio de toda la trama, tras esto un ascenso hasta la venganza de sus ex-compañeros de conveniencia.

Parker es un thriller de acción simple pero efectivo, con el causa efecto de traición- venganza. Taylor Hackford no sale de de ese esquema, yendo directamente al grano del asunto, cosa que por otro lado ya nos tienen acostumbrados las últimas cintas de Statham. Su duración puede que sea algo larga en ese sentido, casi dos horas, pero a cambio vemos a un Jason alejado de los registros de superhombre con golpes de ironía a los que nos tenía acostumbrados, en Parker le veremos ser golpeado, sangrar como nunca e incluso a punto de morir en más de una ocasión, y eso es algo de agradecer al guión y a la dirección.

parker2

Hackford dota a este film de un ritmo endiablado y un buen pulso durante sus primeros 45 minutos, con un atraco bueno, pero muy lejos de los de gran nivel, hasta el momento de la aparición de Jennifer López en escena con un personaje totalmente prescindible, o al menos en gran parte del metraje. Siendo entonces cuando todo empieza a perder gran parte del interés, amén de que el final es figurable 45 minutos antes del desenlace. Es entonces cuando Jason Statham saca su carisma de especialista de acción y soporta todo el peso de la película. Sin él en pantalla ésta podía haber sido un petardo en manos de un experimentado director.

No hay duda de que el británico es el claro heredero de Bruce Willis en el cine de acción, podríamos denominarlo como el hijo de John McClane, porque ya no sólo pega, sino que también recibe. Parker es un entretenido thriller recomendable para los fans de Jason Statham, a pesar de que no está a la altura de cintas como Snatch, Lock & Stock, Transporter, Crank o Los mercenarios.

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Escribe un comentario