Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Para esta “modernidad líquida”

Por Enrique Fernández lópiz

Como ya he dicho otras veces, el cine es un arte, el séptimo, pero es también una industria donde se invierte y arriesga mucho dinero, pues para hacer una peli hace falta un capital importante, de ahí el crucial papel de las productoras. Pues bien, a veces, tal el caso de este film, no se entiende bien cómo se justifica el esfuerzo y el dinero gastado.

Tratase de una comedia romántica en que Julianne Potter, una chica que trabaja como crítica en el mundo de la gastronomía, cae en la cuenta del gran amor que le profesa a su mejor amigo (de ahí el título), justo el día en que éste le comunica que va a contraer matrimonio con una joven de clase alta. A partir de aquí y en tres días que le quedan antes de la ceremonia, se propone por todos los medios impedir la boda.

La boda de mi mejor amigo es una película dirigida más o menos por P.J. Hogan, con un guión ramplón y simple de Ronald Bass; decente fotografía de Laszlo Kovacs y una música aceptable, tal vez lo mejor de la cinta.

labodademimejoramigo2

En el reparto están dos actrices que a mí me resultan de regulares para abajo: Julia Roberts y Cameron Díaz; y sendos actores hieráticos y más bien mediocres según mi parecer: Dermot Mulroney y Rupert Everet (quizá el que más se salva de la quema).

Ya sé que a algunos les resulta simpática, entretenida o divertida esta comedia, pero a mí me parece tediosa, mediocre y cándida como un caracol. Tal vez tenga cabida en esta “modernidad líquida” de la hablan Bauman y Touraine, tal vez encaje en este mundo fluido y volátil, en esta sociedad que surfea en las olas de su propia liquidez ramplona y en su simplicidad. Pero conmigo, que no cuenten.

Curiosamente, en 1997, entre premios y nominaciones obtuvo, para mi pasmo, los siguientes. Nominada al Oscar: Mejor banda sonora original (Comedia o Musical). 3 nominaciones al Globo de Oro: Película comedia, actriz comedia, actor de reparto. Nominada Premios BAFTA: Mejor actor secundario (Rupert Everett). Extraordinariamente curiosas estas nominaciones: ¡Ay! Cuánta burla hay en esto de los premios y las nominaciones, y cuántos intereses.

Es una obra lineal y desabrida en su desenlace, nada hay, ni un solo elemento que sorprenda o que rompa la reiteración; nada que aleje el film de los tópicos y clichés más ajados del género. Todo lo cual hace que la peli aburra, sin que logre rozar el corazón del espectador ni por el forro.

Por cierto ¿sabemos cuántas obras realmente de arte se hacen en el cine actual? Pues yo digo que aproximadamente el treinta por ciento son de decentes para arriba, de las cuales auténticas obras maestras se cuentan con los dedos de las manos; el setenta por ciento restante de medio buenas para abajo. Y por supuesto, un treinta por ciento insufribles. Pues bien, aunque algunos digan que esta cinta es simpática, con un guión sugestivo y gran sentido del humor, para mí, esta peli está en la franja baja del listón.

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Comentarios

  1. Miguel Ávalos

    *De nuevo una gran crítica gran Enrique!!

    *A mi esta película me resultó en su día bastante entretenida, aunque es cierto que hace años que no la veo.
    Creo que es un film en el que las Actrices que se dan cita tienen papeles más destacados y lucidos que los Actores(No, no siempre ocurre)
    Dejando claro que no es un peliculón por más presupuesto que tenga, pienso que para una tarde pasa el corte.

    *En cuanto a lo que comentas sobre la cantidad de obras de arte cinematográficas que se hacen en Estados Unidos, bien es cierto que es un pais de infinita producción y que tiene, cantidad y calidad para aplaudir y mediocridad para provocar parálisis mental.
    Ahora que, soy de quienes afirman que el porcentaje respectivo es del 20% y 80% respectivamente(Eso en cuanto a películas, tal vez la Televisión sea otro cantar, puede que si o puede que no…)

    *Un abrazo crack!!

    • Enrique Fdez. Lópiz

      Gracias Ávalos, tus palabras siempre me son de utilidad. Y es cierto que hasta ahora, nadie ha conseguido una industria del cine de calidad como la norteamericana: ¡a ver si espabila Europa! Aunque lo dudo… Un abrazo amigo!!

  2. Miguel Ávalos

    Europa está espabilando creo yo, pero independientemente de eso, Estados Unidos es el país Emperador del Cine. Eso está claro.
    Sin embargo pienso que Europa está avanzando. Un abrazo compañero!!

    • Enrique Fdez. Lópiz

      Yo amo el cine europeo: italiano, francés, alemán, rumano, polaco (menos el español)… pero sólo he conocido un cine en mis proximidades donde proyectaban este tipo de cine y… desapareció para mi gran penar prque a veces me he visto yo ¡solo! viendo una peli. Y vista como es Europa, que está llena de burócratas e indecisos -mira lo que está ocurriendo con los pobres inmigrantes en el Mediterráneo y nadie hace nada-, en fin, que los que sí son resolutivos y audaces son los americanos: ¡qué le vamos a hacer! Es así, y ojo, que el cine americano bueno es archibueno, o sea, que yo no soy anti… nada, y reconozco las cosas. De nuevo gracias por tus comentarios. Un abrazo

Escribe un comentario