Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Ovejas asesinas

Por Jon San José Beitia

Curiosa película de clara serie B que pretende homenajear y parodiar al cine habitual de monstruos y criaturas, en este caso, haciendo que unas ovejas mutantes siembren el terror en un pequeño pueblo de montaña.

Alocada y valerosa producción, totalmente descarada y desafiando todo tipo de lógica, en un relato que se antoja extravagante al tiempo que ridículo, donde unas ovejas mutantes sembrarán el terror allá por donde pasen.

Es más que evidente que los responsables de la película no se toman en serio su propio producto, ofreciendo un relato de terror desenfadado, apoyado en una baja producción para conseguir llamar la atención del espectador, con su enrevesada e inesperada premisa, el ataque de unas ovejas asesinas. De alguna manera, recuerda a otras producciones similares y la primera que viene a la memoria es, El ataque de los tomates asesinos, uniéndose a ese extraño grupo de ideas ridículas y extravagantes que, de alguna forma misteriosa, tienen su encanto.

ovejasasesinas2

No se puede decir que Ovejas asesinas sea una mala película, aunque tampoco es una maravilla tiene su encanto y gran parte de su éxito radica en el sentido del humor que desprende y en su osadía a la hora de afrontar una temática de estas características. Los efectos especiales artesanales no son una maravilla, ni las interpretaciones son memorables, pero, dentro de lo que cabe, resultan mínimamente convincentes, todo ello en clave de humor.

El desarrollo del argumento presenta diversos problemas de ritmo y, en algunos momentos, parece que el relato se estanca en la reiteración de ideas, pero es algo inevitable en este tipo de productos que empiezan muy fuerte y con gancho, pero que, posteriormente, cuesta mantener el interés suscitado inicialmente.

Como curiosidad cómica de terror y sin tomarla demasiado en serio, funciona, pero no es una maravilla visual, ni nada por el estilo, es la típica película cutre y mala que tiene ese encanto especial y que despierta la simpatía del espectador. Como anécdota funciona, pero no es para tener en las estanterías de su casa. Para una tarde de risas con los amigos y poco más.

Jon San José Beitia

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Comentarios

  1. Enrique Fdez. Lópiz

    Ja ka! Verdaderamente extravagante!! Saludos

Escribe un comentario