Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Otro buen debutante que se atraganta con el gran presupuesto

Por Natxo Iraceburu

En su salto a la serie A, Niell Blomkamp, avalado por el éxito de su notable y original opera prima District 9, un film algo irregular pero valiente y carente de concesiones comerciales (por lo menos obvias y burdas) entrega una técnicamente esplendorosa superproducción que enseguida comprobamos que ni siquiera anhela salirse de la más pura comercialidad, el peaje del gran presupuesto, los millones de dólares que amansan a tantos buenos debutantes, y que, tras un primer acto en el que se esboza un argumento interesante, progresivamente se sumerge en el esquematismo extremo de los personajes y en la superficialidad de la historia en aras de entregar finalmente una action- movie veraniega muy convencional, jalonada de risibles elementos de guión, de esos que tranquilizan a los ejecutivos de los grandes estudios, como toda la ñoña historia de amistad entre los protagonistas cuando eran niños, la maldad sin matices de Jodie Foster y sus simplistas e inverosímiles  intrigas políticas, la estupidez absurda de William Fichtner, el histrionismo exacerbado de Wagner Moura o la conversión de Sharlto Copley de fascinante mercenario en convencional malo malísimo. Por no hablar de la niña y su enfermedad como vehículo dramático, facilón recurso de exaltación emotiva tan falso como el resto de líneas argumentales.

Como relato de ciencia ficción tampoco funciona por la extremada simplicidad, y en algunos aspectos completa incoherencia interna, con que están expuestos y resueltos los problemas y las implicaciones de la situación futura del mundo que nos propone al argumento.

elysium2

La alegoría social intenta ser un vínculo temático con District 9, pero se queda en un expediente que hay que cumplir como resguardo de las señas de identidad autorales de aquella y que resulta inane fundamentalmente debido a que actúa únicamente como un telón de fondo que no transmite nada por excesivamente obvia y porque no es genuina, la mala conciencia de hacer una mera película de acción, y que queda sepultada por las rutinarias y tediosas secuencias de peleas del tercer acto.

 Evidentes problemas de ritmo que se manifiestan en la atropellada y dubitativa narrativa (nadie ya se toma su tiempo para que te impregne lo contado) no permiten que el relato atrape, y se constata por enésima vez que el montaje rápido y la cámara loca además de marear no impiden la llegada del tedio cuando tenemos arcos narrativos y secuencias prefabricadas, pueriles y predecibles.

 A pesar de todo Blomkamp ofrece todo un recital de cómo gestionar los efectos especiales y el gran presupuesto de la forma más eficiente para lograr una fantástica y minuciosa recreación tanto de un Los Angeles de aspecto postapocalíptico como de la estación espacial, aunque resulte en exceso evidente la elección de la cámara en mano para lo primero y los planos serenos para lo segundo. Y realiza alguna notable set piece, como la intensa y espectacular secuencia en la que se derriba y se asalta la nave de Fichtner, la mejor del film, así como algún glorioso momento de gore bélico bien resueltos (rostros que estallan, cuerpos que revientan) En fin, que si en los grandes estudios cedieran las labores de escritura a escritores (guionistas) propiamente dichos y fuesen un poco más valientes, directores con talento como el sudafricano podrían rodar historias un poco menos idiotas.

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Comentarios

  1. Adrian Pena

    Anda que… este año crítica y público vienen con el mazo. A mi Elysium no me pareció mala, más bien todo lo contrario, de lo mejor del verano. No creo que haya que ser tan exigentes con el cine. Cumple las expectativas y no defrauda, a mí al menos no.

  2. Adrian Pena

    No todo va a tener la profundidad de las películas de Nolan. Nolan ha hecho mucho bien por el cine y mucho mal por la crítica. Parece que si no se hace cine al estilo Nolan no vale. Blomkamp ha hecho una cinta de ciencia-ficción con mensaje, algo de agradecer y sin la simplicidad de muchas cintas. Parece que en este mundo sólo pueden filmar los Nolan, Tarantino y Scorsese de turno.

    Disfrutar más del cine.

  3. Adrian Pena

    Respeto tu crítica pero no la comparto.

    • Natxo Iraceburu

      Hola Adrian.
      Lo primero, detesto a Nolan. No por su propuesta estética, con su defensa del celuloide frente al digital, como Spielberg, o la reivindicación del 2-D y su exquisito gusto fotográfico… Pero sí por su indigesta solemnidad. Es un pretencioso que no me cuenta nada y me aburre. La exigencia la marca la forma en la que una película se adapta al segmento en el que se supone que se enmarca. “Los vengadores” es una completa imbecilidad pero no se toma en serio a sí misma, al igual que los notables “Iron Man” de Favreau. Y me lo paso bien viéndolas porque son entretenimientos muy bien hechos y razonablemente divertidos y no pretenden ser otra cosa. Nolan pretende ser Kubrick o Coppola y hace el ridículo claro. Elysium no termina de definirse, quiere aparentar ser algo más serio de lo que resulta ser finalmente y por eso la critico. Intenta colarme ciencia ficción seria y con mensaje pero de eso nada, y ante todo que no me engañen.

      Un saludo.

  4. Urbinaga

    Un fiasco, tener a mat demon y jodi foster en plan deng de bond y hacer este medio pestiño no tiene sentido, hasta las peleas digitales eran irreales, hasta la moralina final sanitaria sobraba, si es ficcion es ficcion , sin moralina. Comparando con “ahora me ves , no le llega ni a los talones. Sobreactuacion de damon para tapar los fallos del guion.
    Quizas esperaba demasiado, la pelicula del verano.

  5. Adrian Pena

    Ahora me ves si que me pareció un sinsentido. Entretiene, pero no tiene ni pies ni cabeza.

Escribe un comentario