Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Operación Anthropoid

Por Alejandro Arranz

-Película tan hueca como taciturna y aburrida. En el desastre solo se salvan los intérpretes.
-Mal escrita y dirigida, esta es una película que falla ya en las decisiones más preliminares.

Sean Ellis fue más que elogiado por aquel turbulento drama, Metro Manila, sin embargo ahora se mete en un asunto peliagudo al intentar narrar los hechos sobre el atentado contra el líder nazi Reinhard Heidrich, General de las SS. Fue en 1943 cuando Fritz Lang hiciera lo mismo en su película Los verdugos también mueren. Desde luego Ellis tiene más recursos de los que tenía el legendario director, aunque el talento, el compromiso y otros factores podrían quedar deslucidos en la comparación. En primer lugar no tenemos a Bertolt Brecht como guionista, sino que el libreto corre a cargo de Anthony Frewin, novelista y asistente personal de Stanley Kubrick; que co-escribe junto al propio Ellis. El reparto lo co-protagonizan Cillian Murphy y Jamie Dornan, mientras que entre los secundarios encontramos a: Charlotte Le Bon, Toby Jones, Harry Lloyd y Bill Milner. Aunque lo de superar a Lang sea tarea hercúlea, es interesante observar si Ellis logra narrarnos esta interesante historia con la fuerza y los matices necesarios.

operacion-anthropoid-2

El género bélico pocas veces fue tan aburrido como en este 2016, en especial el thriller bélico. Aún está reciente Allied de Zemeckis, esa soporífera y trivial decepción. Esta Anthropoid en vez de serlo menos, lo ha sido aún más. Cierto es que no se parecen demasiado, aquella tan estilizada intentando emular los viejos tiempos y ésta más apagada, sin ninguna preocupación por la forma o la narración, las cuales en esta ocasión no intentan ser clásicas, pero tampoco son efectivas. En lo que más se parecen ambas en es sus trabajos de guion, tan pobres, planos y torpes. Con esos personajes huecos, las subtramas innecesarias, los diálogos insípidos y una narración tendenciosa. Aunque un problema mayor es que se hace imposible conectar con nada de lo que se cuenta. El director afronta y desarrolla esta historia sin aportarle tensión, ritmo, sustancia, atractivo visual ni nada de lo necesario. En un principio todo parece estar filmado con mera convencionalidad pero pronto se siente la desidia y los trazos de telefilme. Es una película gris en su fotografía, en su atmósfera, pero desde luego no en su mirada histórica, tan maniquea, de esas que pueden ver en cualquier otra parte sin pagar ni un centavo. Solo se salva un contenido Cillian Murphy, puesto que Dornan y la vulnerabilidad de su personaje no me acaban de resultar creíbles, y su evolución menos aún. También salvo una escena que capta mi interés más que el resto del filme, no es ese eterno clímax de acción difusa y filmada sin pulso, sino la escena del atentado, que está bien preparada aunque no funcione especialmente bien en su resolución.

Sean Ellis entrega una de las peores películas de encargo que he visto en mucho tiempo. Las pocas ganas que debía tener mientras rodaba se me transmiten mientras la visiono, siento toda la pereza que desprende. Para enfrentarse a contar una historia de la que casi todos conocen el final, hay demasiada simplicidad y resignación. Lo sorprendente es que al final por fin empatizo con los protagonistas de esta historia real, siento en el fondo de mi pecho que he hecho un gran sacrificio.

Alejandro Arranz

Escribe un comentario