Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Only God Drives

Por Diego Bordonau

CRITICAR POR CRITICAR

Sólo Dios conduce y en este caso sino conduce… casi, como tal semi-Dios, Nicolas Winding Refn nos vuelve a sacudir sobre todo visualmente, en su más que esperadísimo nuevo trabajo para no defraudar, aunque alguien puede sentirse  así ya que quizás esté algo lejos de la admirada por muchos Drive pero lo que no podemos negar es la notable labor del director que posiblemente no sea la mejor del año, puesto que falta mucho todavía por ver, pero de lo que estoy seguro es de que no dejará a nadie indiferente.

Si Drive, utilizando un símil literario, era más prosaica, esta lo es más lírica y subjetiva para en ciertos momentos legar a ser onírica, provocando seguramente en el espectador el rechazo, de aquellos que una vez lo aplaudieron desesperadamente para ahora abuchearlo sin razón aparente alguna, esos mismos que fueron a Cannes y que encumbran con la misma facilidad que olvidan. Lo que es imposible obviar es la calidad de un director que si bien lo ponía en duda hasta su nuevo trabajo para otorgarle la categoría de grande tras su loable Drive, es ahora cuando se confirma y me reafirmo en catalogarlo como uno de los directores con más proyección y más interesantes de este nuevo milenio. Seguramente crearé muchas expectativas entre los que lean esto pero lo mejor es que una vez leído, lo olvidéis y como dije al principio dejaros sacudir y que tu retina sea capaz de aguantar la poética y bella propuesta del danés.

onlygod2

Muchos serán también los que coincidirán al verla en que lo peor es su historia que aún siendo corta es potente pero quizás su ritmo y narrativa dejen algo insatisfecho al espectador, pero yo me pregunto: “¿Cuántas películas asiáticas cuentan bien poco, queriendo aparentar ser una grandísima historia de amor en la que constante y machaconamente suena una preciosista melodía, o dos, una de ellas en castellano, en lo que parece más bien un videoclip retro y son elevados a los altares como la obra cumbre de nuestra era?, ¿cuántos?” Quien sepa de cine sabrá a cuál y quién me estoy refiriendo y no quiero ser un sacrílego sino más bien contar una realidad. Pues sí,  Refn deja de lado un tanto la historia para ofrecernos un desfile de imágenes imposibles de borrar y que cualquiera desearía colgar en su salón cual obra pictórica de reconocidos artistas y no me refiero a paisajes, sino a obras de arte.

Si ya me ocurrió con Drive, en esta me sigue pasando lo mismo, en donde son reconocibles influencias con las que, como buen director, debe nutrirse para no copiar y dotarlas de su estilo propio y que, casualmente, siguen siendo las mismas ya que posee sórdidas secuencias que recuerdan a Lynch, violencia no gratuita, sangre y dolor que rememoran a Scorsese y planos y encuadres que te llevan fugazmente a Kubrick. Su labor es posiblemente mejor en lo cuidado y el perfeccionismo de los detalles aunque el resultado no sea el esperado al no ser tan redondo como su anterior film.

Interpretativamente también lo que más llama la atención es el poco protagonismo de Gosling que lo tiene pero es más bien testimonial, con muy poco diálogo que no es una novedad pero que no está a la altura de su solitario conductor a sueldo que inundaba la pantalla, si no consiguió nada con aquel, difícilmente lo haga con éste, aunque es una gran interpretación quizás solapada por otras dos secundarias, la del policía tailandés con su oculta y certera catana y, por supuesto, la de una magnífica y malvada Kristin Scott Thomas con un exagerado complejo de Elektra hacia uno de sus hijos y un odio visceral hacia el otro que más tarde se descubrirá, ofreciendo una de las interpretaciones del año digna de ser reconocida, otra cosa es que lo logre ya que falta mucha carrera por delante.

onlygod3

La música en Drive ya era de vital importancia en el film y aquí también ocurre lo propio aunque menos reconocible y más banda sonora, pero la canción final explica musicalmente a modo de epílogo lo que has estado viendo, esa particular melodía de caja de música que poco a poco, sin prisas, se te va clavando en el cerebro hasta el punto de exacerbar porque no hay dios que la pare, siguiendo su curso a modo de compás que como el tiempo es, inexorable.

onlygodvideo1

It's only fair to share...Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone

Comentarios

  1. Jose Luis Ferreirós (XLiS)

    La he visto hoy y no he encontrado mucho, más allá de una buena fotografía y una gran dirección cameral. Incluso la BSO se me hizo algo reiterativa, un poco pesada. En cuanto al contenido me pareció un vacuo ejercicio de continuas escenas empapadas de sangre.

    En fin, que me decepcionó. Una pena. Aún así es un agradable entretenimiento. 5 de 10.

    Buena crítica Diego. Percibo que te ha gustado un poco más que a mi. Lo que está claro es que la nueva de Refn había que verla, y hemos cumplido… :)

    ¡Saludos!

  2. Diego B

    Hola Jose Luis, sabia que a ti te pasaría eso y a muchos más, que la verían vacua pero yo veo vacuo y reiterativo grandes hitos que me dejan impasible, esta precisamente no, ya que sacude de una manera u otra al espectador.

    A mi me parece notable, un 8 pero se que muchos renegaran al verla y que como me pasó con “To the wonder” dije que era Malick a pesar de todo y aquí también es a pesar de todo, Refn. Muchas gracias por lo de la critica, un saludo.

Escribe un comentario